Notas de viaje > Consejos para viajeros nerviosos por tomar un vuelo

Consejos para viajeros nerviosos por tomar un vuelo

De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Viajar en avión puede ser una experiencia aterradora para personas de todas las edades y situaciones, en especial si es la primera vez que van a tomar un vuelo. Esto no es algo de lo que avergonzarse: no es diferente a los miedos y aversiones personales a otras cosas que tienen muchas personas. Para algunos, comprender algo sobre cómo funcionan las aeronaves y qué sucede durante un vuelo puede ayudarles a superar un miedo a lo desconocido o sobre lo que no se tiene control. Este artículo tratará de ser de apoyo para superar el miedo y para prepararse para un viaje por aire.

Debe dejarse en claro que los accidentes que involucran a aeronaves son muy raros, y debido a esto es que la cobertura mediática sea tan extendida cuando sucede uno. A pesar de lo que se pueda pensar, el transporte aéreo es la forma más segura de transporte disponible para el viajero además del tren de alta velocidad: es más probable sufrir un accidente de camino al aeropuerto que cuando se está en un vuelo.

Las aerolíneas y los pilotos se toman la seguridad muy en serio, e incluso si tuvieran la intención de tomar atajos, ellos están regulados estrictamente por organismos gubernamentales para garantizar que se cumplan con los estándares. Cualquier piloto no comenzará un vuelo si hay cualquier duda sobre la condición del avión o sobre el clima. Como dicen los pilotos, «el despegue es opcional, ¡pero el aterrizaje es obligatorio!».

Comprender[editar]

Un diagrama simple que muestra el aire pasando sobre el ala de un avión y la elevación resultante.
Un diagrama de las partes principales de un avión y sus funciones.

Puede ayudar a aliviar la ansiedad el tener un conocimiento básico de qué hace que los aviones vuelen. El ala de un avión ha sido diseñada para dirigir más aire por debajo que por encima, creando un área de aire de baja presión sobre el ala, haciendo que se eleve y causando una fuerza hacia arriba en las alas. Cuando la fuerza de la elevación compensa el peso del avión, el avión volará a nivel, en tanto que si la fuerza de la elevación excede el peso se elevará, y si el peso excede la fuerza de elevación el avión descenderá.

El levantamiento es proporcional a la velocidad del aire: cuanto más rápido viaja un avión en una altitud dada, sus alas generarán un mayor levantamiento. Entonces, para hacer que un avión ascienda el piloto aumenta la potencia del motor y para hacer que descienda reduce la potencia del motor. La forma de las alas se puede alterar usando flaps (en la parte trasera del ala) y slats (en la parte delantera del ala) que permiten a la aeronave generar más levantamiento a velocidades más bajas, como por ejemplo durante el despegue y aterrizaje. Estos principios básicos de la física son los que sustentan cada vuelo. A menos que haya una falla catastrófica de la estructura de una aeronave —lo cual no es común—, un avión no puede simplemente «caerse del cielo» más de lo que el agua puede fluir cuesta arriba.

La mayoría de las aeronaves —incluyendo a los aviones, pero no a los helicópteros y algunos jets militares— son también en sí estables. Las fuerzas que actúan sobre ellos —levantamiento, peso, empuje y arrastre— tienden a equilibrarse mutuamente, lo que significa que el avión volará derecho y nivelado a menos que el piloto haga algo para alterar aquello. Por ejemplo, si el piloto aumenta la potencia, la aeronave se elevará, aunque finalmente la velocidad se reducirá, lo que significa que la elevación se reducirá, lo que conducirá a que el avión se estabilice. Aún cuando el piloto suelte los controles por completo, el avión finalmente alcanzará este equilibrio derecho y nivelado. Hay límites más allá de los cuales el avión no se corregirá automáticamente. Por ejemplo, si vuela demasiado lento o si asciende abruptamente, se detendrá (lo que hará que el ala ya no hará elevación). Se puede salir de ese estado de estancamiento sin problema, que solamente se crean de forma intencional para probar los nuevos aviones y para entrenar a los pilotos nuevos (así son capaces de reconocer los síntomas y aprender a reaccionar). Todos los aviones modernos de aerolínea tienen sistemas automáticos que alertan a los pilotos de estas situaciones con anticipación o evitan que ocurran por completo.

Un vuelo típico[editar]

Puede ser de ayuda para los viajeros incómodos por volar comprender qué sucede antes y durante un vuelo típico. Todos estos procedimientos son los utilizados comúnmente y todos los pilotos los conocen y practican.

Se trabaja mucho para garantizar que los vuelos sean seguros antes de que el avión despegue, además de que la industria de la aviación tiene una cultura de la seguridad muy establecida. Las rutas que toman los vuelos comerciales suelen estar planeadas por expertos que buscan garantizar que el vuelo sea lo más seguro y tranquilo posible. Los pilotos pueden modificar estas rutas antes de despegar y durante el vuelo para mejorar aún más la comodidadd y seguridad de sus pasajeros. La industria de la aviación también está regulada en interés de la seguridad. Estas regulaciones cubren un conjunto amplio de cuestiones, como las normas de mantenimiento de aviones, exigir que los aviones lleven más combustible del necesario (de forma que puedan desviarse a otro aeropuerto en caso de ser necesario) y asegurarse de que los pilotos descansaron lo suficiente.

Incidentes[editar]

Arreglárselas[editar]

Aprender[editar]

Véase también[editar]

Este artículo todavía es un esbozo y necesita tu atención. No cuenta con un modelo de artículo claro. Si encuentras un error, infórmalo o Sé valiente y ayuda a mejorarlo.