De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Bretaña es una región de Francia. Es la región más occidental de Francia, y tiene una gran influencia celta, debido a la inmigración y colonización por parte de estos en siglos anteriores. La capital de la región es Rennes.

Comprender[editar]

Su carácter celta y su condición de península hacen que se encuentre un tanto apartada del resto de Francia y su sociedad tenga una vena independentista.

El intrincado perfil del litoral bretón tiene paisajes impresionantes y ofrece posibilidades de navegar en yate o kayak, practicar windsurf o hacer excursiones por los pueblos costeros en los que se cuentan leyendas sobre ciudades hundidas en el mar.

Clima[editar]

La costa bretona está influenciada por la corriente del golfo, por ello disfruta de un clima suave con veranos cálidos, pero no demasiado, e inviernos templados. Es cierto que Bretaña registra las mayores lluvias anuales de Francia, pero rara vez llueve durante muchos días seguidos.

Regiones[editar]

la Bretaña está dividida en cuatro departamentos:

Ciudades[editar]

Otros destinos[editar]

Propuesta itinerario de ruta en coche por Bretaña[editar]

  1. Rennes
  2. Vitré - Fougeres - Mont Saint Michel
  3. Cancale - Saint Malo - Saint Suliac - Dinan
  4. Abadía de Beauport - Sillón de Talbert - Costa de Granito Rosa - Huelgoat
  5. Le Faou - Punta de Penhir - Locronan - Punta Du Raz - Quimper
  6. Concarneau – Península de Quiberon – Carnac – Auray – Vannes
  7. Rochefort en Terre – Malestroit – Josselin – Paimpont – Nantes

Llegar[editar]

Bretaña está muy bien comunicada por carretera con el resto de Francia. También cuenta con Ferries que conectan St-Malo con varios puertos ingleses.

La capital, Rennes, tiene linea de TGV con la Gare Montparnasse de Paris.

Las mayores ciudades de Bretaña están comunicadas por ferrocarril y la red de autobuses es amplia. De todas formas merece la pena alquilar un coche si se tiene previsto explorar destinos poco comunes.

Desplazarse[editar]

En coche[editar]

En Ille-et-Vilaine y en toda Bretaña, todas las carreteras son gratuitas (sin peajes).

En tren[editar]

Los trenes son una forma fácil de visitar Bretaña, excepto el centro de la península. No hay diferencia entre el tren de alta velocidad TGV y los trenes regionales (TER) en Bretaña; ambos funcionan a la misma velocidad y los trenes regionales suelen ser más baratos y tan cómodos como los TGV.

Hablar[editar]

En la Bretaña se hablan dos lenguas regionales aparte del francés: el bretón y el galó. El bretón es una lengua céltica hablada sobre todo en el oeste, aunque sigue siendo muy minoritaria respecto al francés; mientras que el galó se habla de manera local más en el este, y también muestra un claro retroceso respecto al francés, debido fundamentalmente a las políticas lingüísticas del gobierno que utiliza el francés como lengua vehicular en la enseñanza, reservando un papel de asignatura opcional al bretón como si se tratara de una lengua extranjera, como ocurre como otras lenguas habladas en Francia (occitano, corso, catalán, vasco, gascón, etc), aunque también empieza a haber colegios bilíngües en la actualidad.

Aprender[editar]

La Bretaña es una de las regiones de influencia celta de Europa, y una de las muy pocas fuera de las islas británicas. Estas regiones incluyen también Galicia en España, por lo que podremos ver ciertos lazos culturales entre Galicia, Bretaña y las regiones célticas británicas, como Cornualles e Irlanda. Entre ellas, en expresiones artísticas populares como la música, que encuentra aquí otro de los focos de música celta de Europa, con un uso importante de la gaita.

Ver[editar]

  • Saint-Malo es uno de los destinos prioritarios de esta región. Es una ciudad cuyo casco urbano antiguo amurallado está muy bien conservado, y ha sido durante alguna época reciente en su historia un lugar de veraneo para los burgueses franceses.
  • Rennes es la capital bretona y cuenta con edificios de interés como la catedral de San Pierre, El museo de Bretaña y el palacio del parlamento.
  • Morbihan es una zona costera plagada de monumentos megalíticos entre los que destaca el yacimiento de Carnac, que se extiende 13 kilómetros y alberga ¡más de 3000 menhires!
  • Concarneau es un pintoresco puerto de pescadores con un casco antiguo amurallado y en lo alto de un islote rocoso. También tiene un museo de la pesca y un acuario.
  • Quimper es la capital del departamento de Finisterre, la zona mas bretona de Bretaña, tiene calles empedradas y las típicas casas con entramado de madera
  • En la región de Finistère (Penn ar Bed), es muy recomendable visitar los recintos parroquiales típicos conocidos como enclós. Están compuestos por un recinto cerrado por un muro (el propio enclós), una iglesia de estilo gótico, en algunos casos aun se mantiene el cementerio del pueblo dentro del recinto, un crucero o calvario que el algunos casos es realmente monumental y una construcción destinada a osario donde antiguamente se guardaban los restos de todos los vecinos del lugar una vez desalojados de las sepulturas. Todo ello construido en piedra de granito, que le da un aspecto muy peculiar. En estos lugares se pueden ver esculturas representando pasajes de la biblia, santos, o seres mitológicos, también algunos personajes del folclore bretón como l'ankú (deidad equivalente a la muerte) o escenas de alguna leyenda local. El interior de las iglesias suele tener un techo abovedado de madera con vigas y bordes generalmente tallados y policromados. En algunas de ellas podemos ver retablos y baptisterios bastante elaborados.

Hacer[editar]

Casi todos los pueblos turísticos ofrecen la posibilidad de pescar, hacer windsurf, descender cañones, alquilar un kayak o hacer submarinismo, pero si se prefieren actividades más pausadas se puede navegar por los canales de Brest o Dinan hasta Nantes o hacer senderismo en busca del tesoro del Rey Arturo que dicen está enterrado en el bosque de Huelgoat, una misteriosa floresta con cuevas, menhires y minas abandonadas.

Prácticamente en cualquier localidad que tenga algo que ver podremos encontrar una oficina de turismo local abierta en temporada alta para poder informarnos de que ver en la zona.

Comprar[editar]

Los mercadillos de productos tradicionales hacen su agosto en el Festival de Cornouaille (Quimper, finales de julio) y en el Interceltique de Lorient (a comienzos de agosto).

Suele haber también mercados locales semanales o quincenales en las zonas rurales donde se venden productos frescos de producción local.

Una curiosidad que se da desde la primavera hasta el otoño, como en el resto de Francia son los vide-greniers (vacia-desvanes). Se trata de rastros populares donde los vecinos de una localidad o zona venden todo aquello que ya no quieren o los trastos de sus casas a precios muy asequibles. Se puede comprar de todo, desde libros o ropa, hasta muebles, herramientas... Existen aplicaciones y páginas web donde se anuncian los lugares y las fechas. En dichos vide-greniers suele haber un puesto de comida instalado por alguna asociación de la zona donde se puede beber y comer algo sencillo. Se da la particularidad en Bretaña que a la entrada de alguno de los mercadillos se cobra un donativo simbólico, pero no es lo más frecuente.

Comer[editar]

En Bretaña son tradicionales las manzanas, así que es posible que encontremos muchas cosas hechas con este ingrediente.

Una de las comidas típicas bretonas es el crêpe galette o crêpe salado. Se trata un plato compuesto de una finísima torta hecha en una crepera con harina de trigo sarraceno, mantequilla y huevo, rellena con diversos ingredientes. La más básica y común es la denominada "completa", que contiene jamón cocido, queso rallado y un huevo, pero en los menús de las creperías podemos encontrar crêpes rellenos con multitud de ingredientes. Desde luego el mejor sitio para probarlos son sin duda las creperías que podemos encontrar en casi cualquier pueblo con un mínimo movimiento turístico.

En las zonas costeras es típico comer cangrejos, nécoras y diversos mariscos, pero su precio suele ser elevado.

Beber y salir[editar]

Aquí como en Asturias, es tradicional la sidra, lo que ocurre es que se trata de una sidra con un ligero toque de aguja y no se escancia. Hay diversos tipos (dulce, brut, etc) y cada productor tiene su propio toque personal. Se pueden consumir desde sidras totalmente artesanales hasta más industriales. Es muy interesante comprar directamente a los productores artesanales en los diversos mercados locales, tiendas o incluso en granjas con venta directa al público.

Otra bebida típica de Bretaña es el Hidromiel conocido en Francia como Chouchen (Chouchenn en bretón), que se debe consumir fresca y se elabora fermentando miel en agua. Es una bebida con una graduación más alta que el vino.

Algo a tener en cuenta es que las bebidas alcohólicas resultan algo caras como en el resto de Francia, la más asequible sin duda es la sidra, puede que por su graduación baja.

Dormir[editar]

Cotizaciones en municipios o sitios específicos.

Seguridad[editar]

Al nadar en el mar, tenga cuidado con las roturas y las corrientes subterráneas, como en el Golfe du Morbihan. Tenga en cuenta que la marea puede llegar a un ritmo muy rápido, así que tenga cuidado o podría quedarse varado en una isla periférica. Consulta las mareas ( marées ) en tu oficina de turismo local. Solicite una tabla de las mareas.

Respetar[editar]

Muchos bretones están muy apegados a su región. Además, sea respetuoso con las personas y los lugares. Si no tiene la suerte de tener sol, no necesita preocuparse por las "malas condiciones meteorológicas". Todos los bretones conocen un dicho humorístico relacionado con la lluvia, ¡pregúntenles! Es aquí donde el clima es agradable varias veces al día.

También puedes tener la impresión de que el tiempo pasa más lento que en casa si vienes de una gran ciudad: "¡Amzer 'zo!", ¡Tenemos tiempo! Nadie se impacienta haciendo cola en la panadería.

Verá el respeto en la carretera mostrado por la gente de Morbihan, donde puede conducir con confianza (siempre que no le molesten los usuarios de la carretera ebrios muertos).

Siguiente destino[editar]

  • Islas del Canal , es decir, Guernsey y Jersey
  • Mont Saint Michel : en Normandía, pero muy cerca de la frontera de Bretaña; Monasterio y ciudad construidos sobre un pequeño afloramiento de roca en la arena, que se separa del continente durante la marea alta (y luego se une al continente por un puente ligero; los automóviles y autobuses ya no pueden pasar o estacionarse cerca del Mont, pero hay un sistema de transporte con buses ligeros). Es uno de los principales destinos turísticos de Francia, y como tal se pone muy concurrido en temporada alta. ¡Consulta los horarios de las mareas antes de tu visita!