Cabezón de Cameros

De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vista general de Cabezón de Cameros

Cabezón de Cameros es un pequeño pueblo serrano español situado en La Rioja. Está ubicado a 43 kilómetros de Logroño y a 916 metros de altitud, en el curso alto del río Leza. Su altitud le proporciona un agradable clima veraniego, lo que lo convierte en un buen destino para turistas amantes de la tranquilidad y de las excursiones a pie o en bicicleta.

Historia[editar]

Los primeros manuscritos que hablan de Cabezón de Cameros son del siglo XIV, y son relativos a la concesión por Enrique II de Castilla del Señorío de los Cameros a Juan Ramírez de Arellano, conde de Aguilar. Era potestad del conde el nombramiento del alcalde del pueblo. Hasta el siglo XVII, la historia de Cabezón estuvo ligada a la del próximo pueblo de San Román de Cameros, del que era aldea, compartiendo ambos el aprovechamiento del Monte Real.

Vista parcial del pueblo

La economía del pueblo estuvo basada durante mucho tiempo en la ganadería trashumante y en la consiguiente explotación lanar. Por ello, por las pelusas que desprende la lana, a sus habitantes se les conoce como «peluchos». El el siglo XVIII, cuando más pujante estuvo esta industria, Cabezón llegó a contar con tres diferentes telares. Posteriormente, el declive de la industria lanar ocasionó la decadencia del valle, que basó su economía en la ganadería, la agricultura y el comercio. El pueblo estuvo adscrito a la provincia de Soria hasta la reforma provincial de 1833, en la que fue incorporado a la nueva provincia de Logroño. Durante el siglo XX se produjo un lento y continuo proceso de despoblamiento que se convirtió en éxodo masivo en la década de los años 1960.

Ubicación y accesos[editar]

Cabezón de Cameros se encuentra situado en la comarca de Cameros; concretamente en la zona conocida como el Camero Viejo, en la parte alta del valle del río Leza. Su término municipal tiene unos doce kilómetros cuadrados y se reparte a ambos lados del río. Por la derecha asciende hasta el cerro de Piedra Mujer, de 1.412 metros de altura; por su izquierda asciende hasta el Torco, de 1.141 metros.

Las laderas próximas al pueblo se hayan deforestadas. Antiguamente, debido a la superpoblación del valle, estaban dispuestas en terrazas o bancales dedicados al cultivo de cebada y centeno. Con el descenso de población, los cultivos fueron abandonados y las terrazas se fueron derrumbando. Hoy en día, el terreno se dedica al pasto del ganado vacuno. También fue talada la espesa dehesa con la que contaba.

Su altitud hace que disponga de un clima duro en el invierno pero muy agradable en verano, lo que incentiva las estancias estivales. Su ubicación en la Reserva de la biosfera de los valles del Jubera, Leza, Cidacos y Alhama permite utilizarlo como base de operaciones desde la que realizar excursiones a pie, en bicicleta o en automóvil a las zonas de los alrededores.

Desde Logroño, la capital de La Rioja, se accede usando la carretera LR-250, que atraviesa sucesivamente las localidades de Villamediana de Iregua, Ribafrecha, Leza de Río Leza, Soto en Cameros, Terroba, San Román de Cameros y Jalón de Cameros. Es un viaje interesante que permite contemplar el cañón del río Leza, situado entre las poblaciones de Leza y Soto. Existe un servicio de autobuses que hace dos viajes diarios de ida y vuelta entre la estación de Logroño y Cabezón, pero solo tres días a la semana (martes, jueves y viernes).

Si se viaja desde Soria, hay que atravesar el túnel de Piqueras, que discurre bajo un puerto de montaña bellísimo en otoño, y luego el collado de Sancho Leza, que da acceso al valle. Tras atravesar la bonita localidad de Laguna de Cameros, se llega a Cabezón. Por último, si el turista está en el vecino valle del Iregua, en la zona conocida como el Camero Nuevo, cuya principal localidad es Torrecilla en Cameros, se puede llegar a través de la carretera LR-245 que une ambos valles pasando por Muro en Cameros.

Casa con escalinata, balcones y mirador

Arquitectura[editar]

Las casas de Cabezón de Cameros, como las de otros pueblos de la comarca, suelen tener tres plantas y estar construidas en mampostería con cerramientos de tapial de adobe entre entramados de madera. En la tercera planta se sitúan las solanas o «veraniles».

Destacan también algunas ostentosas casas construidas hacia finales del siglo XIX por indianos que habían hecho fortuna en las Américas o en el sur de la península y regresaban a su tierra. Alguna puede tener hasta cuatro plantas y cuentan con grandes balcones y miradores.

Iglesia de la Asunción[editar]

Se trata de un templo del siglo XVI construido en mampostería y con planta de cruz latina. En su interior destaca el antiguo pavimento de madera que indica los enterramientos numerados. El retablo mayor es del siglo XVII. Está dedicado a la Asunción de la Virgen y decorado con pinturas al óleo. La iglesia está también decorada con estandartes, casullas y pendones confeccionados con bordados.

El «monumento» o retablo portátil

Dentro de la iglesia destaca el denominado «monumento». Es un retablo desmontable del siglo XIX formado por cuarenta lienzos de diferentes tamaños. Asemeja un escenario teatral y consta de tres cuerpos de ocho metros de alto por cinco de ancho. Su finalidad era sustituir al más lujoso retablo fijo durante la Semana Santa, propiciando un ambiente de recogimiento y piedad. La dificultad de su instalación hizo que permaneciera desmontado durante cuatro décadas, pero en los últimos años se ha recuperado la tradición, habiendo estado erigido en alguna ocasión durante varios años consecutivos.

Ermita de Jesús, María y José[editar]

Cruzando el puente sobre el Leza encontramos esta sencilla ermita del siglo XIX construida en mampostería.

Icnitas[editar]

En el paraje de Valdemayor, aproximadamente a un kilómetro del pueblo y a una altitud de 1035 metros, se encuentra un yacimiento de icnitas. Son huellas de dinosaurio descubiertas en 1989 y datadas en el Cretácico inferior (entre 144 y 100 millones de años atrás). En esa época, el paisaje del valle era fluvial y poblado por frondosos bosques de coníferas.

Allí se pueden contemplar huellas de un dinosaurio cuadrúpedo perteneciente a la familia de los iguanodones. Mediante el estudio de este rastro, los expertos han podido determinar que el animal, de entre ocho y diez metros de longitud y unas seis toneladas de peso, podía ayudarse de las manos para caminar. Esta presencia de las patas delanteras en un yacimiento de icnitas es bastante excepcional. También sabemos que la cola del animal era rígida y plana y servía de contrapeso en sus movimientos.

Excursiones[editar]

Debido a su emplazamiento en montaña, Cabezón de Cameros es un lugar apropiado para realizar diversas excursiones o recorrer senderos. Además de las visitas a otros pueblos cercanos, se pueden realizar otros recorridos. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Cabezón-Torco-Solar de Tejada-Valdemayor-Cabezón. Es un recorrido circular de unos siete kilómetros que arranca y termina en el pueblo. Se comienza subiendo con suavidad paralelamente al río en dirección a Laguna de Cameros hasta llegar a Puente Quemado. En este punto comienza una ascensión más pronunciada en dirección a Collado Torco. Luego descenderemos en dirección al Solar de Tejada y después volveremos a subir en dirección a Valdemayor, donde podemos contemplar las icnitas. El recorrido completo nos puede llevar unas dos horas y media y no tiene mucha dificultad.
  • Cabezón-Piedra Mujer-Cabezón. Recorrido de algo más de dieciséis kilómetros de longitud. Permite contemplar hermosas vistas desde la cima de Piedra Mujer. Unas cuatro horas de duración con una dificultad un poco superior a la del anterior.

Fiestas[editar]

La patrona de Cabezón es Santa Marina, en cuyo honor está bautizado un cerro del lugar. La fiesta se celebra el 18 de julio, pero los festejos suelen tener lugar en el fin de semana más próximo para facilitar la llegada de forasteros.

En el pasado, Cabezón era uno de los pueblos que peregrinaba a la vecina Laguna de Cameros cada 12 de mayo para celebrar la fiesta de Santo Domingo de Silos, quien hizo penitencia en una cueva situada por estas tierras, entre Laguna y Aldeanueva de Cameros. La tradición afirma que el peral situado en la huerta que cultivó el santo no dejaba de dar frutos ningún año, pese a las fuertes heladas que se producían en las zonas altas.

Fauna[editar]

Caza[editar]

El jabalí es una de las piezas más apreciadas por los cazadores.

El municipio forma parte de la Reserva Regional de Caza de Cameros-Demanda. Los aficionados al deporte de la caza pueden demostrar su habilidad con la escopeta intentando abatir piezas de caza mayor como corzos, ciervos o jabalíes. El lobo se encuentra también en la reserva, pero más hacia el sur. Entre la caza menor destaca la de la paloma, aunque también se encuentran en menor medida perdices rojas, conejos, liebres, zorros, zorzales y chochas perdices.

Otras especies[editar]

Además de las especies cinegéticas, la reserva cuenta con más fauna de interés. Entre los mamíferos se encuentran el lirón gris, la nutria, el topillo rojo, el desmán ibérico, el ratón leonado, el gato montés, el topillo nival y la musaraña enana. Entre las aves, cabe señalar la presencia destacada del buitre leonado. Pero también hay en la reserva perdices pardillas, agateadores norteños y camachuelos comunes. Hay también reptiles como el lagarto verde, la víbora áspid, la lagartija roquera y la culebra lisa europea. Por último, cabe mencionar algunos anfibios como el tritón palmeado y la ranita de San Antonio.

Gastronomía[editar]

Las matanzas de San Martín (11 de septiembre) tenían fama, al estar Cabezón muy próximo a Laguna de Cameros, lugar con una importante industria cárnica en el pasado. Una de las especialidades más apreciadas era la morcilla dulce. También eran típicas las manzanas reinetas recocidas en la manteca del cerdo y luego cubiertas de azúcar.

Todavía se pueden degustar en fiestas unas excelentes migas hechas al modo de los pastores, con ajo y pimentón y acompañadas de costillas de cerdo fritas en manteca.

En todo caso, dada la actividad ganadera predominante hoy en la zona, la ternera es la principal especialidad del pueblo y muy recomendable por su calidad.

Hostelería[editar]

El albergue juvenil es la única opción de alojamiento en el mismo pueblo

Dónde alojarse[editar]

En el mismo pueblo, solo el pequeño albergue juvenil «Señorío de Cameros» nos permite hacer noche. Dispone de veinte plazas distribuidas en tres habitaciones de nueve, seis y cinco camas respectivamente. Dispone de calefacción, comedor, sala de estar con televisor y baños comunes. También ofrece microondas y posibilidad de uso de cocina.

Si deseamos un alojamiento más cómodo, el cercano pueblo de Laguna de Cameros —a poco más de tres kilómetros carretera arriba— dispone del confortable hotel rural «Camero Viejo». También hay una recomendable casa rural en Laguna llamada «El Nogal». En dirección contraria, a poco más de seis kilómetros río abajo, en San Román de Cameros, hay otras dos casas rurales.

Dónde comer[editar]

En el bar del pueblo, anexo al albergue juvenil, podremos tomar un refresco, picar algo o pedir un bocadillo, pero no dispone de restaurante. Si queremos comer sentados a una mesa, disponemos de varias opciones en las localidades cercanas. Para comer a la carta, podemos ir al excelente asador «El Nogal» de Laguna de Cameros. Es recomendable pedir cita, pues no abre todos los días fuera de la temporada veraniega y los fines de semana. El ya mencionado hotel de Laguna ofrece un aceptable servicio de restaurante con menú y carta. También en San Román de Cameros hay un buen restaurante con un económico menú.

Por último, si preferimos asar personalmente nuestras propias chuletas o embutidos, podemos ir al cercano pueblo de Jalón de Cameros, situado a menos de cuatro kilómetros río abajo. Su ayuntamiento ofrece a los visitantes el «Asador del Gordo», una magnífica instalación abierta al público, cubierta y cerrada por tres lados en la que turistas y lugareños pueden asar su propia comida durante todo el año.

Enlaces externos[editar]