Notas de viaje > Viajar con niños

Viajar con niños

De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Viajar en familia permite compartir experiencias. Puede añadirle interés a pasar más tiempo en familia, lejos de las presiones del trabajo y la educación. Se pueden obtener diferentes perspectivas sobre lugares cuando se viaja en un grupo con niños. A menudo, de este modo es más fácil llegar a conocer gente autóctona, la cual puede ser más amigable y, al elegir experiencias educativas para niños, a menudo incluso podemos aprender algo nosotros mismos.

Sin embargo, a menudo también significa tener que realizar una preparación adicional para garantizar que todos puedan disfrutar de las experiencias del viaje. Para ello, debemos equilibrar las necesidades de todos los integrantes del grupo e intentar evitar muchos de los gastos adicionales que se pueden aplicar cuando se viaja en grupo. Es posible que tengamos que lidiar con niños aburridos en los aeropuertos o en viajes largos, que se convierten en equipaje adicional cuando se cansan y llegan a ser frustrantes cuando se quejan después de ir a todos los lugares planificados, lo que nos hace pensar que hasta podríamos haberlos dejado en casa con los abuelos.

Afortunadamente, al regresar a casa, los problemas parecen desvanecerse, y los momentos que hemos vivido juntos se quedan en el recuerdo.

¿Qué se entiende por niño?[editar]

Sabemos lo que es un niño, pero al viajar, la definición de lo que es un niño varía considerablemente. Normalmente se basa en la edad, aunque también puede haber restricciones de peso y altura mínimas o máximas en algunas atracciones y lugares por razones de seguridad. También es necesario señalar que, a menudo, la definición de "niño" será diferente para los hoteles, los vuelos y los seguros de viaje. Por ejemplo, aunque en general aceptamos que alguien pueda ser considerado un niño hasta la edad de 18 años, los seguros de viaje a veces permiten que un niño permanezca en la política de viaje de los padres hasta los 20 años, dependiendo de si son estudiantes, etc.

  • Bebés y niños menores de 2 a 5 años, a menudo sin cargos.
  • Niños menores de 12 años o, a veces, de 14 años: normalmente se aplican tarifas infantiles.
  • Jóvenes / adolescentes de 14 a 18 años: en algunos casos se pueden aplicar tarifas por cada niño.
  • Adultos jóvenes de 18 años en adelante: los estudiantes a tiempo completo que sean menores de 26 años pueden optar a descuentos con una Identificación de Estudiante Internacional.

Transporte[editar]

En avión[editar]

En general, volar es la forma más incómoda de viajar tanto para los niños como para sus padres. Sin embargo, suele ser la forma más rápida y, a menudo, la única de llegar a ciertos lugares por lo que, para algunos viajes, solo podrá prepararse para lo inevitable. Trate de encontrar un vuelo directo a su destino, fuera de los horarios de mayor afluencia de viajeros. Cuanto menos tiempo pase caminando por los aeropuertos y superando controles de seguridad, mejor. Tendrá que llevar una cantidad considerable de equipaje extra, y esto se convertirá en una molestia si tiene que desembalarlo. Un aeropuerto lleno de gente está lleno de estímulos que pueden molestar, emocionar y/o desconcertar a un niño pequeño, por lo que viajar en un momento más tranquilo facilitará el viaje.

Menores sin acompañante[editar]

Los menores sin acompañante son niños, generalmente de 12 años o menos, para quienes la aerolínea asume algún deber sobre su cuidado. Por lo general, ocupan un asiento en la parte trasera del avión. Allí, un asistente de vuelo los revisará durante el trayecto. Desembarcarán los últimos, y solo serán entregados a la persona identificada en el formulario de registro. En caso de que la persona asignada no se encuentre con el niño al llegar a su destino, la aerolínea se reserva el derecho de llevarlo de vuelta inmediatamente a cargo del tutor.

En algunas aerolíneas como Air New Zealand, los niños que viajan en el mismo vuelo que sus padres o tutores pero en una clase de viaje diferente, son considerados menores sin acompañante. Otras aerolíneas (principalmente las de bajo coste o low-cost) no aceptan menores sin acompañante, e imponen restricciones a la supervisión que se debe proporcionar a los niños más pequeños, por ejemplo que los niños menores de 12 años deban estar acompañados por un tutor de 18 años o más. Algunas pueden hasta cobrar una tarifa específica por el servicio, o pueden cobrar tarifas indirectas al no permitir reservas online o no permitir descuentos para niños.

En general, un niño debe tener más de 5 años para ser aceptado como menor sin acompañante. Algunas aerolíneas requieren que todos los niños menores de 12 años viajen de esta manera, mientras que las aerolíneas como KLM lo requieren para todos los niños menores de 15 años. Por lo general, sigue siendo una opción para los niños hasta los 15 o 17 años, según la aerolínea. A veces, la edad mínima para un vuelo de conexión es de 8 años o más. Las aerolíneas nunca permiten que los menores sin acompañante se transfieran entre diferentes aeropuertos de la misma área metropolitana a través del transporte terrestre.

Hay líneas aéreas, como British Airways, Qantas y Air New Zealand, que no permiten que los pasajeros varones se sienten junto a menores sin acompañante. Si se les asigna un asiento junto a un menor no acompañado, se les hará intercambiar sus asientos con una pasajera.

Pasajes[editar]

La política de edad en torno a los pasajes para niños y bebés varía según la aerolínea. Por regla general, los niños menores de 2 años a menudo tienen la opción de viajar sentados en el regazo de su tutor y no se les asigna un asiento. Estos pueden viajar gratis en vuelos domésticos en algunos países y, a veces, a una tarifa del 10% en vuelos internacionales. Los cargos aeroportuarios y gubernamentales generalmente no se aplican a niños menores de 2 años, lo que reduce aún más el precio de los pasajes. Es posible que no tengan las mismas tarifas de equipaje que los adultos.

Durante el despegue y el aterrizaje, los bebés que viajan en el regazo de su tutor deben mantenerse en posición vertical frente a él, con las manos apoyadas en la espalda y el cuello. Algunos bebés se sienten más cómodos amamantando durante estos períodos y la mayoría de los auxiliares de vuelo lo permiten. Guardar un alimento para el descenso puede hacer que el bebé se sienta mucho más cómodo. En algunos aviones, hay disponible un cinturón de regazo que se coloca en el cinturón del adulto y alrededor del bebé para el despegue y el aterrizaje.

En caso de que el pequeño cuente con asiento propio, este deberá ser el homologado para su edad y peso. Esto es obligatorio en Estados Unidos, y se recomienda en otros numerosos países. Aún así, es mejor que se consulte previamente con la aerolínea, ya que algunas intentan restringir el equipaje de mano, y otras no permiten que un bebé ocupe un asiento propio sin asiento para automóvil. Para bebés de menos de dos semanas de vida, incluso será necesario presentar un certificado médico dónde se refleje que puede volar.

Algunas líneas aéreas no cuentan con opción de reservas para bebés en sus sitios web, por lo que deberemos acudir al centro de llamadas de la aerolínea o a un agente de viajes. Un bebé está reconocido como un pasajero más en los vuelos, por lo tanto, debe reservar su pasaje al igual que el resto de pasajeros antes de volar. Si nos presentamos en un aeropuerto con un bebé sin pasaje, tendremos dificultades en el check-in.

Si tenemos bebés menores de 6 meses en un vuelo de larga distancia, podremos solicitar una cuna que se adhiera al cristal. No hace falta decir que esto puede hacer que un vuelo largo sea mucho más cómodo para el tutor y el niño. La edad, la altura y el requisito de peso para usar una cuna dependen de la aerolínea. Los requisitos se enumeran generalmente en el sitio web. Cabe destacar que hay un número limitado de cunas, dependiendo del avión. Si nos registramos después de que se hayan agotado, desafortunadamente no estará disponible.

Para bebés mayores, considere un asiento de mamparo. Los reposabrazos no suben y tendremos que guardar su equipaje de mano en el compartimiento superior durante el despegue y el aterrizaje ya que no habrá asiento enfrente. En el lado positivo, los asientos de mamparo tienen más espacio para las piernas, a menudo lo suficiente como para moverse sin molestar al ocupante del asiento del pasillo, y no hay un asiento delante que el niño pueda patear, molestando a otros viajeros. Algunas aerolíneas permiten reservarlas cuando compremos los boletos, otras las entregan por orden de llegada solo al momento del check-in. Las aerolíneas no permiten colocar a los bebés en el suelo para dormir.

Los niños entre 2 y 12 años deben tener su propio pasaje. Los niños de esta edad generalmente reciben una tarifa con descuento (normalmente en torno al 75% de la tarifa para adultos) en las líneas aéreas internacionales de servicio completo, pero por lo general no tienen descuentos en las líneas aéreas internacionales o nacionales con descuento. Los pasajes para niños con descuento pueden tener diferentes tarifas de equipaje, así que tendremos que verificarlo antes de presentarnos. Hay menús infantiles disponibles en algunos vuelos que ofrecen comidas. Se aplican las reglas usuales para comidas especiales, y se deben solicitar con anticipación.

Los niños no acompañados suelen ser niños menores de 12 años que viajan sin un adulto supervisor. No todas las aerolíneas aceptan niños no acompañados, especialmente aerolíneas con descuento. Es posible que se requiera que un niño no acompañado viaje con una tarifa completa para adultos, y se pueden cobrar tarifas adicionales. Los niños no acompañados deberán ser recogidos en su destino por un cuidador designado y pueden ser devueltos a su punto de partida si no son recogidos. Algunas aerolíneas no permiten conexiones y ninguna permite conexiones a diferentes aerolíneas. En Rusia es necesario un documento oficial especial que indique que el niño tiene permiso para viajar solo.

La asignación de asientos es importante. Como mínimo, querremos estar sentado junto a nuestro hijo, pero pocas aerolíneas realmente nos lo garantizarán. Deberemos asegurarnos de que ambos estamos en una sola reserva. Pruebe y reserve sus asientos con anticipación, si la aerolínea o el agente lo permiten. Regístrese temprano, y si no están sentados juntos, asegúrese de que el auxiliar de vuelo sepa que está viajando con un niño. Si aún no puede conseguir asientos juntos, solo asegúrese de obtener una ventana o un asiento de pasillo, ya que estos son fáciles de intercambiar a bordo, mientras que cambiar un asiento central puede ser una pesadilla.

En el aeropuerto[editar]

Los aeropuertos a menudo tienen áreas de juego, así como salas de guardería o para padres con mesas para cambiar pañales y sillas mecedoras.

Los padres con niños más pequeños pueden mantener sus manos libres con una bandolera o una mochila para bebé. Los sling rings se pueden usar en el avión con bebés pequeños y pueden dar algo de privacidad al amamantar. Muchos padres encuentran en el cochecito un salvavidas al volar, especialmente porque puede llevar no solo al bebé, sino también algo de equipaje de mano. Algunos aeropuertos y líneas aéreas permiten llevar un carrito de paseo hasta el embarque, y el carrito se llevará a la puerta a su llegada. Algunas aerolíneas permiten que se controle un cochecito en la puerta, además de las franquicias de equipaje normales. Consulte con su aerolínea los límites de tamaño y peso.

En el aire[editar]

Una vez en el aire, los auxiliares de vuelo deberían poder calentar leche o agua para un biberón, y señalar qué lavabos tienen mesas para cambiar pañales. Prepare una pequeña bolsa con uno o dos pañales y toallitas para cambiar, ya que no hay mucho espacio para moverse en los lavabos y no querrá llevar su bolsa de pañales completa. Los vuelos con comidas pueden incluir una comida infantil con comida para bebés, pero usted querrá traer algunos alimentos de sus favoritos en caso de que no estén disponibles.

Los bebés pequeños a menudo se contentan con amamantar y dormir durante un vuelo, mientras que los bebés mayores requieren algo de entretenimiento. Lleve bolsas pequeñas de bocadillos y juguetes y repártalas cada 10 o 15 minutos para que siempre haya algo nuevo para jugar. Pequeñas cantidades de plastilina, libros y crayones son buenas ideas. Evite cualquier cosa sucia o con partes pequeñas que puedan perderse bajo el pie. Cualquier cosa demasiado ruidosa probablemente no será apreciada por otros viajeros. Realice caminatas por el pasillo cada media hora aproximadamente y busque otros bebés y niños pequeños. Hacer un amigo (y hablar con otros padres) puede hacer que el vuelo sea más rápido. Los bebés con demasiada ropa pueden comenzar a llorar por la temperatura de la cabina, si esta se eleva.

Volar en grupo puede ser divertido ya que los niños pueden mantenerse ocupados. En un avión grande, como un Boeing 747 o un Airbus A380, querrá reservar los cuatro asientos en el medio. Los reposabrazos se mueven hacia arriba permitiendo que los niños duerman. Otra opción si está volando con Air New Zealand o China Airlines es el Skycouch o Family Couch: una fila de tres asientos económicos que se pueden convertir en un "sofá" plano al levantar los reposapiernas y retraer los reposabrazos. Tiene un costo adicional y no está disponible en todos los modelos de aviones y vuelos, pero le da más espacio para que los niños se recuesten que comprando asientos regulares. En aviones más pequeños, junte a un padre o hijo mayor con cada uno de los niños más pequeños y asegúrese de que todos estén supervisados ​​en todo momento.

El tiempo también pasa más rápido para los niños con vídeos de entretenimiento, como un programa de televisión familiar para niños más pequeños.

Si los vuelos intercontinentales parecen demasiado largos para los niños, intente planificar una o dos paradas intermedias. Por ejemplo, Air Canada tiene un vuelo de cinco horas desde San Juan de Terranova, Canadá, a Londres (Aeropuerto de Londres-Heathrow) para un viaje transatlántico. Los vuelos transpacíficos son un poco más desafiantes, pero Hawái y Guam (o en algunos casos, Anchorage, Alaska) son posibilidades. Mire un globo terráqueo para obtener más ideas. Tenga en cuenta que esto implicará más despegues y aterrizajes, así como el traslado de un vuelo a otro, por lo que es un intercambio. Además, probablemente también cueste mucho más, especialmente si no puede realizar el viaje a una sola aerolínea y sus afiliados.

Ajuste de presión[editar]

Los aviones tienen una presión interna que, siendo más alta que la presión ambiental a la altitud de crucero, es más baja que la presión del aire en el punto de partida. Esto significa que, durante un vuelo, la presión caerá lentamente, se mantendrá estable en gran parte y aumentará nuevamente al descender. Los adultos generalmente pueden lidiar con esos cambios de presión al tragar. Para los bebés, la acumulación de presión en los oídos es dolorosa y los gritos son una reacción natural que mitiga un poco el problema. Los bebés deben amamantar o beber algo para ayudar con la presión. Enseñe a los niños mayores a bostezar y ofrézcales chicle para despegar y aterrizar. Para los niños pequeños, traiga una taza a prueba de derrames y haga que beban algo durante el despegue y el aterrizaje. Sin embargo, si están dormidos, no los despierte. Estarán bien.

Es posible que no pueda evitar que su hijo grite, pero un pequeño gesto de disculpa hacia sus compañeros de viaje puede ser de gran ayuda.

En coche[editar]

Algunos países exigen que los niños viajen en asientos apropiados para automóviles cuando viajen en uno. En algunos países, se pueden alquilar junto con un vehículo, pero es posible que aún tenga que traer el suyo. Vale la pena investigar con anticipación lo que debe hacer y consultar con su agencia de viajes o compañía de alquiler de automóviles para ver qué es lo ideal.

Consejos para un viaje largo en coche[editar]

  • Intente dividir el viaje en pequeñas sesiones. Mantener a un niño pequeño y enérgico confinado en un asiento para el automóvil puede ser tan estresante para ellos como lo es para usted. Por otro lado, tener muchas sesiones seguidas no es necesariamente mejor.
  • Tome una colección de música que su hijo disfrute. De vez en cuando, los niños están más felices yendo con sus elecciones porque a esa edad no tienen nada que decir ni opinar, pero cuando están angustiados, cansados ​​o simplemente aburridos, se necesita un mejor truco bajo la manga. Las bandas sonoras de películas como El Libro de la Selva y Mary Poppins parecen funcionar con los niños más pequeños, así como una selección de cuentos infantiles divertidos en CD. Cuando todo lo demás falle, intente calmar con música clásica para que el bebé siga suspirando. Una forma alternativa es buscar en la radio local las estaciones de música.
  • Para niños pequeños y mayores, las tabletas pueden ser una bendición. Cargue previamente juegos y entretenimiento para niños, ya que es posible que no pueda obtener una conexión a Internet mientras viaja. Si su hijo ya tiene una tableta y está familiarizado con ella, compre o descargue algunos juegos nuevos que aún no ha jugado y presénteselos mientras viaja. Tenga en cuenta que algunos niños pueden contraer mareos al usarlos mientras están en movimiento.
  • Conduzca temprano. Los adultos son mucho mejores que los niños para adaptar su ritmo diario. Si comienza su recorrido antes del amanecer, es posible que los niños sigan durmiendo algunas horas en el automóvil.
  • Tome una selección de juguetes para mantenerlos ocupados. Mantenga una pequeña mochila en el auto llena de libros y juguetes y una selección de "no juguetes" para sacar en caso de emergencia. Una bomba de neumático para bicicleta y un atlas de la guantera son buenas y seguras opciones para hacer sonreír y hacerles creer que están jugando con algo que generalmente no es un juguete.
  • Las paradas frecuentes de aire fresco, los cambios de pañales y la simple libertad son esenciales en los viajes por carretera. Empaque una manta y un sándwich para que estas paradas sean más divertidas para todos.

Los niños ocasionalmente se enferman estando de viaje y vomitan en viajes largos en automóvil, especialmente cuando el camino serpentea. A veces no dan suficiente aviso para detenerse adecuadamente. Prepararse para esta eventualidad le permitirá recuperarse en caso de que suceda, solo con agua, jabón y un paño evitará que esto sea más desagradable de lo que debe ser. Considere llevar bolsas de enfermedad de viaje si tiene niños mayores que puedan usarlas.

Sillas de seguridad para niños[editar]

Compartir un cinturón de seguridad con un niño es peligroso. En caso de colisión o frenada brusca, se lanzará hacia adelante y el peso de su cuerpo aplastará al niño contra el cinturón de seguridad. Incluso si sostiene a un bebé o niño pequeño firmemente en sus brazos, la fuerza de la colisión podría catapultarlo.

Varias compañías hacen restricciones pequeñas y portátiles que actúan como asientos de viaje. Estos se pueden plegar y empaquetar en una bolsa de día para usar en autos de alquiler y taxis. Estos solo funcionan, sin embargo, si hay cinturones de regazo u hombro para adultos. En países más desarrollados, es posible que un asiento infantil para automóvil importado no tenga las conexiones o esté certificado para su uso en el país de destino, y nuevamente es posible que deba solicitar uno cuando alquile un automóvil o contrate un taxi.

En muchos países en desarrollo, las regulaciones sobre asientos para el automóvil son poco estrictas y usted puede elegir llevar el suyo. Sin embargo, en muchos países, especialmente en el sur de Asia, es posible que los taxis ni siquiera estén equipados con cinturones de seguridad. En estos países, tendrá que aprender a vivir sin un asiento de seguridad y un cinturón de seguridad, o llevar su propio asiento de automóvil y alquilar uno equipado con cinturones de seguridad que funcionen.

Alquiler[editar]

Si alquila un automóvil, la mayoría de las empresas de alquiler le alquilarán asientos para niños y bebés con un coste adicional.

Taxis[editar]

La disponibilidad de los asientos y el requisito legal para usar o proporcionar uno en un taxi varía de una ciudad a otra y de un país a otro.

Muchas ciudades en los Estados Unidos requieren el uso de un asiento de seguridad para niños en un taxi, pero algunas, como Nueva York, exigen a los taxis cumplir estos requisitos. En Londres, los taxis negros están exentos de la regulación del asiento del automóvil, pero los minicabs deben proporcionar uno si se solicita. Si desea que su hijo esté en un sistema de retención adecuado, lleve consigo el suyo o consulte las normas locales antes de viajar.

En autobús o tren[editar]

Asegúrese de que sus hijos estén sentados y/o agarrados a algo en caso de paradas repentinas (para trenes: interruptores). También tenga en cuenta los viajes en las horas punta cuando el transporte público puede estar muy lleno, intente saber cuándo son estos horarios y viaje fuera de ellos.

Al igual que cuando se viaja en automóvil, una pequeña mochila con libros, juguetes y similares puede salvar su día en viajes más largos. También es bueno tener algo para comer y beber, aunque intente evitar la comida demasiado sucia o maloliente por el bien de sus compañeros de viaje y de usted mismo. ¡No olvide las toallitas de bebé!

Autobús[editar]

Los autobuses de transporte público, en su mayor parte, no tienen cinturones de seguridad. Esto a menudo lleva a los niños, especialmente a los más pequeños, a subir a los asientos e incluso caminar o correr dentro del vehículo. Intente (con calma) enfatizar en ellos que esto es peligroso y que deberían sentarse o aferrarse a algo, especialmente porque algunos conductores de autobuses frenan y aceleran bruscamente. Incluso los niños pequeños no tienen problemas para comportarse bien en viajes cortos (y menos problemas en viajes largos), si este modo de transporte es familiar, si no es posible, entrene en casa.

Si está en un autobús de dos pisos, como los famosos autobuses rojos de Londres, subir a la cubierta superior del autobús y sentarte en los asientos delanteros puede ser muy divertido. ¡Las vistas son a menudo estupendas y puede fingir que está conduciendo el autobús!

Los autobuses de larga distancia por lo general tienen asientos muy estrechos y no permiten correr. La única ventaja que tienen sobre un automóvil es que no tiene que concentrarse en la carretera y, por lo tanto, puede mantener a sus hijos entretenidos. Debe intentar determinar si el autobús tiene un inodoro o la frecuencia con la que hace las pausas para ir al baño antes de reservar.

Tren[editar]

En general, muchos padres prefieren viajar en tren en la mayoría de las otras formas de viaje, ya que les permite correr (asegúrese de que no molesten a los demás pasajeros), hay más espacio, las pausas para ir al baño no son un problema importante y el cambio de escenario proporciona un tema de conversación y/o distracción. Además, generalmente hay más espacio que en un autobús o en un avión para jugar a juegos de mesa o emplear entretenimiento electrónico, y no tener que concentrarse en la carretera significa que puede interactuar con los pequeños viajeros mucho mejor. Los trenes también son piezas de tecnología intrínsecamente fascinantes para muchos niños y adultos, y hay muchas obras de ficción y publicaciones hechas por las propias compañías ferroviarias para satisfacer la curiosidad de los pequeños entusiastas de los trenes mientras viajan en uno. Con la excepción de los trenes que se inclinan, el mareo por movimiento, que puede ser un problema importante en los aviones, autobuses o automóviles, también es mucho menos común en los trenes.

Algunos trenes tienen automóviles para niños, con espacio de juego, entretenimiento, un lugar para calentar alimentos para bebés y un baño bien equipado. Obtenga un boleto con asientos en o cerca de ese espacio.

En algunos países, los trenes tienen "vagones tranquilos". Estos son, como están etiquetados, vagones para personas que no desean ser molestadas por ruidos innecesarios. Asegúrese de que, al realizar la reserva, no reserve estos asientos, ya que tratar de mantener a la mayoría de los niños completamente en silencio es una tarea prácticamente imposible y le podrá traer problemas con sus compañeros de viaje.

Si su tren se retrasa para un trayecto, hable con el conductor, ya que su capacidad para correr o ajustar sus planes es limitada. A menudo son comprensivos. Algunos ferrocarriles (por ejemplo, Deutsche Bahn) tienen una herramienta en su sistema de reservas en línea para elegir solo conexiones con tiempos de transferencia superiores a un cierto margen al realizar la reserva, pero sin duda puede pedirle a un agente que elija un tren de este tipo al hacer la reserva en el mostrador.

Si bien los problemas en los túneles en términos de presión en los oídos no son totalmente diferentes a los de los aviones, la mayoría de los problemas de viaje que enfrentan los niños se ven reducidos por los trenes que tienen más espacio y que corren al nivel del suelo o cerca de él.

De todos los modos de transporte público, los trenes generalmente también tienen las tarifas de equipaje más generosas (aunque es posible que desee un poco de ayuda para cargar y descargar), lo que puede ser una bendición si tiene niños pequeños que necesitan más cosas de las que podría llevar en un pequeño equipaje de mano.

En barco[editar]

Ir en barco puede ser una excelente manera de cubrir mucho terreno con niños pequeños o una forma divertida de relajarse con toda la familia. Antes de reservar, querrá averiguar algunos detalles, al menos en algunos viajes:

  • ¿Hay tarifas de niños y/o bebés? ¿Incluyen alguna actividad?
  • ¿Qué tan seguro es el barco para niños? ¿Qué tipo de barandilla hay en las cubiertas principales y/o en los balcones de la cabina?
  • ¿Qué tipo de comida infantil hay?
  • ¿Es posible solicitar un horario temprano para cenar?
  • ¿Hay una sala de juegos para niños y/o un club infantil en el barco?
  • ¿Hay servicio de canguro disponible? ¿En los camarotes? ¿Por la tarde?
  • Cuando esté a bordo, averigüe si hay chalecos salvavidas y otros equipos de seguridad y emergencia disponibles para niños más pequeños (pueden estar en un lugar separado).

Mantenga a los niños cerca en todo momento y verifique si existen peligros, como por ejemplo una barandilla insuficiente.

Cruceros[editar]

Si bien algunos cruceros están específicamente orientados a familias y niños, casi todas las líneas de cruceros ahora cuentan con algunos servicios para familias. Antes de reservar un crucero, querrá averiguar algunos detalles:

  • ¿Las excursiones son adecuadas para niños?
  • ¿Cuánto hay que caminar?
  • ¿Es posible visitar los sitios sin acompañantes?

A pie[editar]

Los arneses de bebé pueden ser útiles.

Es posible que desee reflexionar sobre cómo se está moviendo cuando no usa vehículos. ¿Están sus hijos acostumbrados a caminar distancias moderadas?

¿Está planeando traer un cochecito/carricoche? Los modelos difieren bastante en su versatilidad, su facilidad para ser plegados en espacios reducidos, en su capacidad de equipaje, su facilidad de uso en calles empedradas o en playas, etc. Las ciudades antiguas no fueron diseñadas para cochecitos o similares, y pueden ser más un estorbo que una ayuda. Del mismo modo, llevar un cochecito en un metro lleno puede ser una tarea imposible, así que evite las horas fuertes.

Una mochila portabebés o cabestrillo puede ser una buena alternativa, especialmente si las calles y carreteras están en mal estado. Algunas hondas pueden usarse para llevar incluso a niños bastante grandes (hasta la edad escolar y más). Si considera esto, asegúrese de que tanto usted como su hijo estén acostumbrados al modelo que elija. Mochilas especializadas también están disponibles, en su mayoría para niños bastante grandes.

Documentos[editar]

Pasaporte para niños[editar]

Cada vez más, cualquier niño, incluido un bebé recién nacido, necesita su propio pasaporte, en lugar de poder viajar con el pasaporte de su madre o padre. Consulte con sus autoridades locales con tiempo suficiente para obtener un pasaporte separado para cada uno de sus hijos. También es posible que desee dejar tiempo para verificar los requisitos para las fotografías para pasaportes infantiles, ya que algunos países aplican las mismas restricciones a las fotografías de bebés que a las de adultos. (Por ejemplo, el Reino Unido solía exigir que un bebé tuviera una expresión neutral en su rostro y mirara la cámara con el color de sus ojos visible, ¡una hazaña difícil para los recién nacidos!)

Muchos países requerirán que todos los adultos que tienen una relación paterna legal con un niño acepten que se le entregue un pasaporte. Permita tiempo adicional para la aplicación si cree que tendrá alguna dificultad para demostrar esto.

Permisos para viajar con niños[editar]

A los padres que viajan solos con sus hijos (padres solteros o no), a menudo se les pueden hacer preguntas en Inmigración sobre el estado del otro progenitor. Por lo general, una respuesta directa será suficiente para satisfacer al funcionario de inmigración. Un padre con un apellido diferente al niño puede tener preguntas adicionales para satisfacer al funcionario. Algunos países recomiendan una carta de cualquier tutor legal que no esté viajando con usted, aceptando sus planes de viaje o la documentación de las órdenes judiciales que le otorguen la custodia exclusiva o acuerdos similares. Algunos países pueden tener un requisito oficial para un tipo particular de documentación. Verifique con el departamento apropiado de su destino para asegurarse.

Los amigos o parientes que viajan con niños deben buscar el consejo de las autoridades en el origen y el destino sobre qué documentación, en su caso, pueden necesitar.

En general, si las órdenes judiciales se aplican al cuidado de los niños, por ejemplo, después de un divorcio, es posible que desee buscar asesoramiento legal sobre si existe algún riesgo de que sean desafiados en su destino. Tenga especial cuidado si su hijo o los padres de su hijo son ciudadanos o tienen doble nacionalidad en el país de destino.

Hacer[editar]

Tome su tiempo. Si intenta visitar la ciudad como si estuviese en compañía de adultos, pronto se dará cuenta de su error. Los niños a menudo no entienden la grandeza de los destinos: un niño en el zoológico de Rotterdam puede estar más interesado en las hormigas. Un picnic, una siesta, una visita a un pequeño parque infantil, que son cosas simples que también podría hacer en casa, ayudarán a los niños a mantener el buen humor.

Las atracciones tales como piscinas y parques de atracciones generalmente requieren que los niños más pequeños sean supervisados por un cuidador adulto o un niño mayor responsable. Los límites de edad varían, pero si el niño accede con la tarifa de niño, también se requiere la supervisión de un experto. Si tiene dudas pregunte.

Hay pases "familiares" para muchas atracciones y, a veces, en trenes, etc. Marque siempre esta opción, ya que pueden darles pases gratuitos a los niños. A menudo incluyen dos adultos y dos niños, independientemente de la relación. Sin embargo, Deutsche Bahn insiste en que el descuento de "boletos gratis para niños" solo se aplica a los hijos (nietos) e hijas (nietos) reales.

Comer[editar]

Lactancia materna[editar]

La lactancia materna es, con mucho, la forma más fácil de alimentar a bebés y niños pequeños en un viaje. No hay preparación o utensilios necesarios y no hay nada extra para empaquetar. Si bien algunos lugares, incluidos Canadá, Escocia y varios estados de Estados Unidos, tienen leyes que garantizan el derecho de la madre a amamantar en público, puede ser inaceptable, mal visto o incluso ilegal en otros. Por lo general, esto solo requiere cierta discreción, como elegir un lugar privado o usar un arnés para la privacidad, pero es mejor estar al tanto de los problemas legales y culturales antes de llegar. Las madres con bebés nuevos o con cólicos deben ser conscientes del efecto de la introducción de alimentos nuevos o picantes en su dieta, ya que esto puede cambiar el sabor de su leche.

Alimentación con biberón[editar]

Preparar leche materna o en polvo para niños pequeños mientras viaja requiere algo de planificación. En un viaje prolongado o en un viaje por carretera, puede valer la pena traer un hervidor eléctrico pequeño para hervir agua a menos que sepa que tendrá instalaciones disponibles. Lleve un cepillo para biberones y jabón para limpiar botellas o bombas en los lavabos del baño. Averigüe qué hacer si el agua puede ser insegura. Verifique la disponibilidad de la fórmula en su destino o traiga la suya. Puede que viajar no sea el mejor momento para intentar cambiar la fórmula. Si su hijo tiene necesidades especiales (como una fórmula a base de soja u orgánica/sin trigo), verifique que estén disponibles en el destino. Las madres que están extrayendo y almacenando la leche materna para la alimentación con biberón deberán verificar las instalaciones de refrigeración adecuadas.

Restaurantes[editar]

Muchos restaurantes tienen capacidad para niños pequeños y sirven comidas de tamaño infantil. Sin embargo, comprobar antes de reservar una mesa es siempre sabio. Algunos restaurantes están especialmente diseñados para familias y ofrecen ofertas especiales permanentes o actividades como papel y lápices o un rincón de juegos. En algunos países, como Finlandia, es habitual tener un menú especial con algunos platos comunes y neutros para niños pequeños. El restaurante también puede aceptar que traiga comida para niños demasiado pequeños para apreciar las ofertas del restaurante.

Dulces[editar]

Los dulces y los jugos o zumos son una herramienta de uso múltiple. Se pueden utilizar como un sistema de recompensa en momentos de aburrimiento. Por ejemplo. El niño dice: ¡Estoy aburrido! El padre responde: Si te sientas quieto y lees tu libro por otra media hora, podemos parar en un lugar de descanso y comer algo de pastel.

Los caramelos y chupones/chupetes masticables también son excelentes para aliviar la presión sobre los oídos de un niño cuando aterriza y despega en un avión. Tenga esto preparado, especialmente para los niños más pequeños que vuelan por primera vez.

Bebida[editar]

Los lugares que sirven sólo o principalmente bebidas alcohólicas pueden prohibir la entrada a los niños, ya sea debido a las leyes locales o porque los propietarios creen que ganarán más dinero si brindan un entorno sólo para adultos. Consulte los estatutos locales antes de entrar a bares, clubes nocturnos y restaurantes. Puede haber un área especial de entretenimiento familiar que se pueda usar o un restaurante adjunto.

Dormir[editar]

Muchos lugares de alojamiento están configurados para adultos solteros y parejas. Viajar en un grupo de tres o más puede requerir que reserve una habitación extra o una suite familiar especial. Siempre debe reservar el alojamiento con suficiente antelación para que el propietario pueda hacer los arreglos adecuados, como instalar una cama extra. Puede haber cargos adicionales para personas adicionales también.

Los hoteles construidos para ser hoteles, especialmente hoteles modernos, a menudo están bastante estandarizados para el concepto de dos personas por habitación (a menudo con la opción de una cama adicional) y se optimizan en cuanto a metros cuadrados por habitación. Los edificios antiguos y otros tipos de alojamiento a menudo tienen habitaciones más adecuadas para las familias, aunque hay hoteles especialmente destinados a las familias. Algunos albergues juveniles cuentan con instalaciones adecuadas. Las cabañas son una apuesta bastante segura, aunque debe verificar el estándar (probablemente desee evitar sorpresas como la falta de agua caliente).

En algunos lugares, puede haber formalmente reglas estrictas sobre la cantidad de personas en una habitación (impuesta por el software de reserva), mientras que los propietarios no tienen inconvenientes y están a favor de hacer los arreglos necesarios. Una llamada telefónica antes de hacer la reserva puede ayudar en tales situaciones.

Los hoteles a menudo ofrecen servicios internos de cuidado de niños o pueden delegarlo a un servicio local.

Un alquiler de vacaciones o un segundo hogar puede proporcionar seguridad y comodidad adecuadas para familias con niños.

Comprar[editar]

Qué llevar para su viaje[editar]

El ambiente físico al viajar puede tener un efecto negativo en su hijo. Para estar preparado, debe considerar traer algunas provisiones útiles:

  • Pastillas contra el mareo para niños.
  • Bálsamo labial y humectante para pieles secas.
  • Paracetamol (llamado acetaminophen en los Estados Unidos).
  • Protector solar (comprobar la idoneidad para los niños).
  • Visera para niños.

Los niños son desordenados en el mejor de los casos. Cuando están en un automóvil o en un avión, causan incluso más desorden que de costumbre. No les dé vasos llenos de jugo/zumo o alimentos acuosos. Muy importante: mantenga su bolsa de artículos de limpieza cerca, no encerrada en el compartimiento superior o en el maletero del automóvil. Los incidentes desordenados sucederán en los momentos más inoportunos.

Aquí hay una lista de verificación básica a considerar:

  • Toallitas húmedas: una necesidad absoluta.
  • Bolsa para tirar los deshechos.
  • Un recambio de ropa para usted y su hijo, empaquetado en una bolsa de plástico. Es muy probable que la necesite, y la bolsa de plástico es un lugar agradable para guardar las que están mojadas o sucias.
  • Toallitas húmedas extra.
  • Pañales para los bebés, y un orinal de viaje para los niños pequeños.
  • Una toalla pequeña o dos, como las de cocina.
  • ¿Ya hemos mencionado toallitas húmedas?

No olvide una gran cantidad de materiales para mantener a los niños entretenidos y alimentados. Lleve más juguetes y bocadillos de los que crea que necesitará, y cargue una computadora portátil o tableta con vídeos y juegos.

Qué traer a casa[editar]

Para los más pequeños[editar]

  • Los imanes para la nevera son muy populares entre los bebés de 7 a 10 meses. A estos les gusta sacarlos del refrigerador y luego volver a ponerlos. Este es además un ejercicio para sus brazos. Opte por imanes de goma sin bordes afilados, no más del doble del tamaño de la palma de la mano del niño.

Para los no tan pequeños[editar]

  • Camisetas con sellos graciosos.
  • Varios regalos según la edad.

Nacimientos[editar]

Los viajeros, especialmente aquellos que realizan viajes largos por negocios o estudios, pueden tener hijos nacidos fuera de su país de origen. Además de asegurarse de que el parto local o las instalaciones médicas cumplan con sus requisitos, deseará asegurarse de que el nacimiento de su hijo esté lo suficientemente bien documentado para poder llevarlo a casa en algún momento. Consulte con la embajada de su país de origen sobre cómo registrar el nacimiento del niño y cómo solicitar o registrar su ciudadanía. Los niños nacidos en algunos países se convierten en ciudadanos de ese país por derecho de nacimiento, pero este no es necesariamente el caso: de lo contrario, no solo tendrá que establecer su ciudadanía de su país de origen, sino también cumplir con los requisitos de visado, etc. para poder llevarlo consigo.

Mantenerse seguro[editar]

Sus hijos deben tener un conocimiento adecuado a la edad sobre qué hacer cuando se pierdan. Tenga un plan apropiado para su edad y asegúrese de que todos sepan lo que van a hacer antes de partir.

Los niños más pequeños siempre deben llevar una tarjeta con su nombre, datos de contacto (con suerte, incluyendo un teléfono móvil y detalles de alojamiento). Es demasiado esperar que un niño pequeño recuerde todo esto en una situación de emergencia. Los niños menores de edad escolar ni siquiera pueden decirles a los extraños sus nombres, especialmente si están perdidos, asustados y no hablan el idioma local. Considere darles a los niños mayores un teléfono móvil, o dinero e instrucciones sobre cómo usar un teléfono público.

Un ejemplo de un plan podría ser que un niño vaya al último lugar donde supieron que estaban juntos, mientras que el adulto vuelve sobre sus pasos. Otro plan incluye nominar un lugar en particular para reunirse en un viaje en particular.

Enseñe a los niños a quién le gustaría que se acercaran. Considere si desea que se acerquen a alguien con uniforme, que es algo que la mayoría de los niños reconocerán.

Mantenerse saludable[editar]

Los niños pueden tener necesidades especiales de salud mientras viajan:

  • Es posible que los bebés más pequeños no puedan recibir ninguna vacuna, ni siquiera de rutina, y estarán muy enfermos si se infectan con las enfermedades asociadas. Consulte con un proveedor de atención médica acerca de viajar con un niño que no esté vacunado, ya sea por elección o por razones de edad.
  • Sus proveedores de atención médica pueden aconsejar sobre la idoneidad de las vacunas de viaje para niños mayores; si no pueden recibirlas, es posible que no desee viajar a algunos destinos. Algunos niños tienen dificultad para tragar las tabletas o pastillas, y si no pueden, puede hacer que la prevención de la malaria sea extremadamente difícil (muchas pastillas no pueden ser aplastadas; mientras que algunas si se pueden, siempre consulte al médico que prescribe o al farmacéutico autorizado antes de hacerlo con cualquier medicamento dado. Puede practicar con dulces del estilo "M&Ms" o similares.
  • Los niños se enfrían más rápido que los adultos. Si está en un clima frío o participando en deportes de invierno, es posible que sus hijos necesiten ropa más abrigada que usted, y es probable que para el momento en que sienta el frío, sus hijos ya estén en camino a la hipotermia.
  • Los niños sufren mareos con mayor facilidad que los adultos, especialmente porque suelen estar relegados a asientos más pequeños con menor visibilidad. Es posible que tenga que darles medicamentos para el viaje y prepararse para limpiar si están enfermos. Paradas regulares en los viajes en automóvil para que salgan y caminen alrededor sirven de gran ayuda. Si es posible, elija asientos con ventanas a la altura correcta y en el frente en los autobuses.
  • Los niños y especialmente los bebés tienen problemas para igualar sus oídos en los aviones; Ver ajuste de presión arriba.
  • Entrene a su hijo un par de semanas antes para lavarse los dientes y enjuagarse con una botella de agua (si corresponde) y para usar zapatillas en las habitaciones del hotel, así como chanclas en la ducha para evitar el contagio de hongos en los pies. Rociar los pies con un fungicida puede ser una buena medida preventiva, pero consulte primero a su médico. Si el médico lo aprueba, considere hacerlo rutinario por un tiempo antes de irse.

Rabietas y enfados[editar]

Asegúrese de que sus hijos estén bien descansados antes de viajar largas distancias. No querrá llevar a un niño cansado y malhumorado de forma segura, o hacer que se retuerzan y se quejen en el coche o en el cochecito. No sobrealimente a sus hijos antes de un viaje tampoco. No querrá tampoco levantarse cada diez minutos para ir al baño con ellos y mucho menos que vomiten.

Asegúrese de que su hijo tenga suficiente para mantenerse ocupado, entretenido y satisfecho durante la duración del viaje. Piense en todo el entretenimiento a bordo disponible para adultos: bebidas, comida, películas, comedias, jabones, documentales, periódicos y música. Ahora duplique eso y estará en un lugar cercano a lo que su hijo necesita.

Prepare una mochila llena de juguetes para cada niño (lo usarán durante todo el día), incluidos uno o dos nuevos que estén envueltos. Estos no tienen que ser caros: un libro de pegatinas, un nuevo auto del tamaño de una caja de cerillas, una lata pequeña de masa barata para modelar, o un libro con laberintos u otros juegos de lápiz y papel funcionarán para diferentes edades. No les deje abrirlos hasta que suban al transporte. Construya la emoción para ellos. Los juguetes versátiles que se pueden reutilizar de varias maneras, como los suministros de artesanía y los kits de construcción, son mejores que los juguetes de una sola función. También considere hacer una billetera de juguete llena de pequeñas sorpresas para que el niño las explore.

Si está empaquetando algo que necesita baterías, asegúrese de tener repuestos. Si se trata de un artículo con baterías recargables, como una consola portátil, asegúrese de que esté completamente cargado antes de salir y mantenga el cargador a mano. Para los artículos que se pueden cargar a través de USB, como las tabletas, vale la pena invertir en una batería externa decente para que pueda recargar mientras está en movimiento. También hay adaptadores para utilizar el sistema de 12V de los coches.

Si cree que podría querer dejar a un niño pequeño en una guardería o con una niñera, siempre es una buena idea hacer una experiencia de este tipo en su país de origen, en condiciones menos desconocidas:

  • Asegúrese de que su hijo se encuentre generalmente cómodo como para quedarse sin padres, con un extraño e incluso con otros niños.
  • Escapar de una barrera del idioma que es mucho más probable que se encuentre al viajar.
  • Evite poner en riesgo los planes de viaje sensibles al tiempo por un día.

El mareo por movimiento, la diarrea del viajero o incluso un pequeño golpe inesperado mientras su hijo sostiene un vaso de jugo/zumo abierto puede significar que es posible que tenga que acceder y redistribuir el contenido de su maleta con bastante rapidez. Piense cómo podría lidiar con la ropa sucia si lo necesita, tanto mientras está en ruta como después de haber llegado a su destino. Se recomienda llevar una cantidad importante de bolsas de plástico desechables.

Este artículo es una guía. Tiene información variada y de calidad, incluyendo hoteles, restaurantes, lugares de interés e información de llegada y salida. Si encuentras un error, infórmalo o Sé valiente y ayuda a convertirlo en un artículo destacado.