43.7-112.0Map mag.png

Estados Unidos

De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Norteamérica > Estados Unidos
Saltar a: navegación, buscar
United States on the globe (North America centered).svg
Wikipedia-logo.png
Commons-logo.svg
Wikinews favicon.svg
Estados Unidos (en inglés, United States; oficialmente, los Estados Unidos de América, The United States of América), a menudo abreviado como EE. UU. o USA, es un país independiente, dentro de los cuatro más grandes en superficie y el tercero en número de habitantes. Conformado por 50 estados y un distrito federal, Estados Unidos se extiende por el centro y el extremo noroeste de Norteamérica, el archipiélago de Hawái y algunos territorios en el Caribe y Oceanía.
Capital: Washington D. C.Idioma: inglésSuperficie: 9 857 306 km² ▪ Población: 320 206 000 (2015)
Moneda: dólarHuso horario: UTC-5 a UTC-10 (UTC-4 a UTC-10 en verano) ▪ Prefijo telefónico: +1
NYC wideangle south from Top of the Rock.jpg
Vista de Manhattan, en Nueva York.


Comprender[editar]

Un niño con la bandera estadounidense.

Uno de los más grandes países del mundo, Estados Unidos comprende diversos territorios. La mayor parte del país se ubica en el centro de América del Norte —donde se encuentran sus 48 estados contiguos y Washington D. C., el distrito de la capital—, entre los océanos Pacífico y el Atlántico, limitando con Canadá al norte y con México al sur. A ellos se suman dos estados no contiguos: Alaska ubicado en el extremo noroeste del continente, limitando con Canadá al este y separado de Rusia al oeste por el estrecho de Bering, y Hawái que comprende un archipiélago polinesio en medio del océano Pacífico. Otros territorios de Estados Unidos, sin categoría de estado, se ubican en el Caribe (destacando Puerto Rico y las Islas Vírgenes Estadounidenses) y en Oceanía (como Guam y las Islas Marianas del Norte).

Estados Unidos es uno de los países más influyentes y poderosos del mundo. Su población étnica y culturalmente diversa ha modelado gran parte de la cultura occidental durante los dos últimos siglos, dando origen a expresiones artísticas, corrientes políticas y actividades económicas que se han expandido por el resto del globo. Su territorio presenta también una diversidad única, albergando desiertos, bosques, glaciales e islas remotas. Todo esto ha convertido a los Estados Unidos en un destino turístico de relevancia mundial, con atracciones que van desde los rascacielos de Nueva York y Chicago, a las maravillas naturales de Yellowstone y el Gran Cañón, las cálidas y soleadas playas de Florida, Hawái y el sur de California.

Historia[editar]

Estados Unidos fue el primer país independiente de América.

Las tierras que hoy conforman los Estados Unidos fueron dominadas durante siglos por diversas tribus indígenas, que habían cruzado el estrecho de Bering entre 40.000 y 12.000 años atrás. Aunque el primer contacto de los europeos con estas tierras fue en 1513, fue en 1607 que comenzó la colonización del territorio por parte de los británicos. Mientras los gobernaron el sur del actual Estados Unidos como parte de México, los franceses se establecieron a lo largo del centro del continente en lo que llamaron Nueva Francia. Por su parte, la costa este del país fue colonizada por diversos grupos europeos (como alemanes, ingleses y holandeses) que estaban sometidos al monarca del Reino Unido y que darían origen a las Trece Colonias, que alcanzarían un importante nivel de desarrollo. Los conflictos por mayor autonomía derivaron en la declaración de independencia de estas Trece Colonias en 1776 y la formación de una federación de éstas, bajo el nombre de Estados Unidos de América.

Durante el siglo XIX, los Estados Unidos se expandieron hacia el oeste del continente, incorporando nuevos territorios: la Florida española fue sumada en 1819, mientras la Luisiana francesa fue comprada en 1803. Además, la victoria bélica sobre México permitió la incorporación de los territorios ubicados al norte del río Grande, incluyendo California y Texas. Alaska, en tanto, fue comprada a Rusia en 1867. La expansión del país y el desarrollo económico cambiaron la configuración social del país y enfrentó a las tierras industriales del norte del país y las agrícolas del sur, cuya economía se mantenía gracias al trabajo de esclavos de origen africano. Una sangrienta guerra civil enfrentó a los estados del norte y los del sur, que proclamaron los Estados Confederados de América en 1861 cuando se declaró la abolición de la esclavitud. Aunque la rebelión sureña terminó en 1865, sobrevino un largo período de Reconstrucción y de incorporación de los nuevos ciudadanos de raza negra en la sociedad, que duraría por varias décadas.

Nueva York en 1900. Este puerto fue la principal puerta de entrada de inmigrantes desde Europa.

El nuevo siglo XX vio a Estados Unidos convertirse en una potencia de carácter global. La victoria sobre España en 1891 permitió la incorporación de sus primeras colonias (en Filipinas, Cuba, Puerto Rico y otras islas del Pacífico), mientras el antiguo reino de Hawái fue anexado en 1898. Miles de inmigrantes de diversos países llegaron a Estados Unidos, cambiando su estructura social permanentemente y dando origen al crisol de naciones que es hoy en día. La Primera Guerra Mundial que devastó a Europa dio espacio a Estados Unidos para convertirse en la principal potencia económica del mundo, pero la Gran Depresión frenó dicha prosperidad abruptamente. La Segunda Guerra Mundial, en que Estados Unidos participó activamente, cambió la estructura del orden mundial y dio origen a un enfrentamiento político-ideológico con la Unión Soviética conocido como Guerra Fría.

En su rol de superpotencia, Estados Unidos se convirtió en una fuerte influencia de diversos movimientos en otros países de la órbita occidental, a nivel social, económico y culturalmente. Internamente, surgieron también varios grupos de presión que impulsaron cambios en la sociedad, promoviendo la incorporación de las minorías raciales, sexuales y sociales. La desmembración de la Unión Soviética en 1991 dejó a Estados Unidos como principal líder mundial, pero enfrentado a conflictos de diferente carácter: los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron la principal muestra del enfrentamiento con el terrorismo internacional.

Geografía[editar]

Vista del Parque Nacional Mount Rainier, en el estado de Washington.

Los Estados Unidos continentales, formado por los 48 estados contiguos -excepto Alaska y Hawái- más el Distrito de Columbia, están están limitadas por el océano Atlántico al este, el Pacífico al oeste y el Golfo de México hacia el sur. Sus únicas fronteras terrestres las comparte con Canadá al norte y México al sur. Gran parte de la población del país se concentra en este territorio, principalmente en ambas zonas costeras y en algunos sectores ribereños del interior

Tres grandes cadenas montañosas recorren el territorio en sentido norte-sur. Los Apalaches se extienden a unos cientos de kilómetros al oeste de la Costa Atlántica, recorriendo desde Canadá hasta el estado de Alabama; es una cordillera bastante vieja y erosionada, apenas superando los 2.000 m de altitud en su punto máximo. Las montañas Rocosas se encuentran al este del territorio y, aunque corre paralela al Pacífico desde el territorio canadiense, se interna hasta llegar a Colorado y Nuevo México, alcanzando cimas de hasta unos 4.000 m de altitud. Una sucesión de cordilleras se encuentran junto a la costa del Pacífico, originadas por la presión de las placas tectónicas en lo que se conoce como el Cinturón de fuego del Pacífico. Aunque las cordilleras como la de las Cascadas, la Sierra Nevada o la Cadena Costera son más pequeñas, llegan a importantes alturas como el monte Whitney (4.421 m), el más alto del territorio contiguo. Producto de los movimientos tectónicos, la Costa Oeste es también una zona de alta sismicidad y actividad volcánica.

El Gran Cañón formado por el río Colorado es uno de los atractivos más importantes del sudoeste de los Estados Unidos.

A lo largo de la costa del Pacífico, se encuentran diversos valles entre las cordilleras y el mar que han favorecido la vegetación y el poblamiento humano. El sector suroccidental del país, sin embargo, es bastante más árido e incluso posee algunos desiertos que se extienden más allá de la frontera con México. Entre las Rocosas y los Apalaches se extienden grandes planicies que tienen un protagonista esencial: la cuenca formada por el río Misisipi, la cuarta más grande del mundo. El Misisipi y sus miles de afluentes (destacando el Misuri) drenan gran parte del interior del país y le dan la fertilidad que ha permitido su desarrollo agrícola y ganadero. En el noroeste del país, en tanto, están los Grandes Lagos, grandes reservas de agua dulce creadas por el retiro de glaciares durante la última era del hielo. Tanto en este sector como en la costa noroeste del país hay grandes extensiones de bosques, amenazados en gran parte por la construcción de áreas urbanas. La costa atlántica al sur es más templada hasta llegar a la tropical península de Florida, que se extiende en el mar dando origen a miles de cayos.

Aún grandes extensiones de Alaska están cubiertas por glaciares milenarios.

Alaska, pese a su distancia, es bastante similar geográficamente a otros estados de la costa del Pacífico, pero todo en mayor magnitud. Es el estado más grande en superficio (más del doble que el más grande de los estados contiguos, Texas) y sus cordilleras costeras alcanzan mayor altura, llegando a los 6.168 m en el monte McKinley. El norte del estado es un terreno llano de tundra, mientras la cordillera a lo largo de la costa continúa hacia el este, dando origen a las islas Aleutianas. La erosión provocada por antiguos glaciares dieron origen a esta cadena de islas desmembradas que cruzan el estrecho de Bering hacia Rusia; lo mismo ocurre con el llamado panhandle en el límite suroriental de la provincia.

Estados Unidos posee varios territorios insulares en Oceanía. El principal de ellos es Hawái, el último estado incorporado a la Unión. Está formada por una cadena de islas en el medio del Pacífico, a unos 3.200 kilómetros de la costa norteamericana. Al igual que gran parte de las islas de la Polinesia, Hawái se formaron por un llamado punto caliente de la corteza terrestre, que permite que el magma interior salga a la superficie y forme las islas al moverse la placa tectónica sobre este punto. El volcán Mauna Kea tiene una altitud de 4.207 m sobre el nivel del mar, pero contando su base en el océano supera los 10.000 m, siendo más grande que el Everest. Otros volcanes son muy activos, destacando el Kilauea. Otros territorios estadounidenses en Oceanía son considerablemente más pequeños: en Micronesia tiene presencia sobre la cadena de pequeñas islas que forman las Islas Marianas del Norte y Guam, mientras en Melanesia, Samoa Estadounidense está compuesta por cinco islas menores y dos atolones coralinos. A ellos se suman ocho territorios insulares sin población desperdigados en el Océano Pacífico.

El principal territorio no incorporado de Estados Unidos es Puerto Rico, la menor de las islas que conforman las Antillas Mayores. Se ubica al oriente de la República Dominicana y gran parte de su territorio es atravesado por la Cordillera Central, de baja altitud (sin superar los 1.500 m). Al oriente de Puerto Rico se encuentran las Islas Vírgenes Estadounidenses, compuesta principalmente por tres islas en el sur del archipiélago compartido con el territorio británico del mismo nombre.

Clima[editar]

Otoño en el valle de Napa. El clima mediterráneo de California permite identificar las cuatro estaciones claramente.

La extensa y diversa geografía que cubre los Estados Unidos da origen a una gran variedad de climas. Así, es posible encontrar la tundra de gran parte de Alaska, los climas tropicales de las zonas insulares y el sur de Florida, la aridez del Medio Oeste y el clima mediterráneo de la costa californiana.

Por regla general, el clima es más cálido hacia el sur y más frío al norte, con zonas más templadas en las costas. El invierno suele ser duro en el norte del país y la zona central, siendo comunes las nevazones, mientras el verano es templado pero bastante húmedo. Mientras en el invierno, es posible encontrar temperaturas de hasta -34 ºC en la zona fronteriza con Canadá, en verano se puede superar fácilmente los 38 ºC en las Grandes Planicies. Más al sur, el clima es más templado. El verano es también húmedo y cálido, pero el invierno no es tan crudo. Las temperaturas suelen rondar los 15 ºC y, algunas olas polares pueden llevar las temperaturas algo bajo los cero grados.

Diversos fenómenos climáticos son característicos de Estados Unidos. En la zona del Medio Oeste y las Grandes Planicies, es común la aparición de tornados entre fines de primavera y el comienzo del otoño. En tanto, la temporada de huracanes se extiende entre junio y noviembre; si bien la mayoría de los huracanes provenientes del Caribe pierden fuerza antes de llegar a la costa atlántica y del Golfo de México, son comunes las evacuaciones. En los últimos años, también se han intensificado las olas polares que han provocado fuertes nevazones en las zonas de la Costa Este y caídas en las temperaturas.

Regiones[editar]

Mapa de los Estados Unidos y sus regiones turísticas:      Nueva Inglaterra      Costa Este      Grandes Lagos      El Sur      Medio Oeste      Texas      Suroeste      Montañas      Costa del Pacífico      Alaska      Islas del Pacífico      Islas del Caribe
Nueva Inglaterra
Otoño cerca del lago Maine Maine · Nuevo Hampshire · Vermont · Massachusetts · Rhode Island · Connecticut

Aunque es uno de los lugares con más historia del país, Nueva Inglaterra destaca por sus encantos naturales y su ambiente rural. Entre sus bosques puede encontrar pueblos que parecen detenidos en el tiempo, mientras la costa presenta calmas playas y tranquilos pueblos de pescadores. Puede conocer las Montañas Green de Vermont o adentrarse en el parque de Acadia. Cape Cod es un popular destino turísticos para los que buscan disfrutar un fin de semana relajado. Sin embargo, no todo es paisajes: Boston, la ciudad más grande de la zona, resplandece con sus edificios históricos y sus museos.

Costa Este
Panorámica de Pensilvania Nueva York · Pensilvania · Nueva Jersey · Delaware · Maryland · Washington D. C.

Uno de los centros más destacados de la cultura, la economía y la política a nivel mundial. La ciudad de Nueva York es considerada por muchos la «capital del mundo» y es difícil negarlo al observar sus emblemáticos rascacielos, caminar por el Central Park o encandilarse con las luces de Times Square. Filadelfia, en tanto, mantiene el alma de aquel pueblo colonial donde se dio inicio a la independencia del país. Por el contrario, Washington D. C. es una urbe moderna, que en cada esquina fue pensada para mostrar el poderío del país; sin embargo, más allá de las imponentes fachadas, esconde interesantes espacios para la cultura y las artes. No todo son grandes urbes: las cataratas del Niágara, en el alto Nuevo York, son un deleite para aquellos que buscan apreciar las maravillas naturales.

Grandes Lagos
Faro en el lago Michigan. Wisconsin · Michigan · Illinois · Indiana · Ohio

Los lagos Superior, Michigan, Huron y Erie conforman una de las mayores reservas de agua dulce en el mundo, lo que explica el gran desarrollo humano en sus alrededores. Aunque tiene una gran extensión eminentemente rural, el desarrollo industrial ha dado origen a diversas ciudades como Detroit o Cincinnati. Chicago, la tercera ciudad del país, es el mayor exponente del desarrollo urbano y destaca por su moderna arquitectura, sus amplios parques y sus museos. En la zona también destacan Indianápolis con su famosa competencia automovilística y Cleveland, la capital del rock and roll. Fuera de las ciudades, destacan sus prados y bosques; el parque de Cuyahoga Valley es una buena oportunidad para aprovechar las bellezas naturales de la región.

El Sur
Hacienda de Mount Vernon, Virginia Virginia · Virginia Occidental · Carolina del Norte · Carolina del Sur · Kentucky · Tennesseee · Georgia · Mississippi · Alabama · Arkansas · Luisiana · Florida

La Guerra de Secesión podrá haber terminado hace más de 150 años, pero el Sur sigue siendo un país culturalmente diferente. Aunque más conservador y religioso que el resto del país, el Sur también es un lugar más hogareño y hospitalario, lo que permite a los visitantes conocer más de la vida tradicional del estadounidense y la deliciosa cocina local. Puede recorrer las históricas ciudades de Savannah y Charleston, las antiguas haciendas del interior o los campos de batalla. Mientras Atlanta es el reflejo de la modernidad, Nueva Orleans es famoso por su Barrio Francés y su carnaval Mardi Gras.

Florida
Fort Jefferson, en el Parque nacional Dry Tortugas. Llamado El Estado soleado, Florida es popularmente conocido como un atractivo centro turístico. Su clima cálido y sus enormes playas atraen a millones de turistas del resto del país y del mundo a disfrutar de los privilegios de este antiguo territorio español. Decenas de parques temáticos atraen a grandes y chicos, destacando Walt Disney World en Orlando. Miami es un importante centro de la comunidad hispana en los EE. UU., incluyendo muchos inmigrantes cubanos. En el extremo sur, en tanto, es posible pasear por los pantanos de Everglades, visitar Fort Lauderdale, bucear en sus cayos o partir en un crucero por el resto del Caribe.
Medio Oeste
Praderas de Kansas Dakota del Norte · Dakota del Sur · Iowa · Minnesota · Nebraska · Kansas · Misuri · Oklahoma

El corazón de Estados Unidos se caracteriza por sus grandes planicies que se extienden por la cuenca de los ríos Misisipi y Misuri. De carácter principalmente agrícola y rural, es una de las zonas con menor densidad del país. Algunas ciudades destacan como Kansas City, Mineápolis o St. Louis, aunque los principales atractivos de la región está en sus inmensos parajes. Es posible disfrutar de la pesca, montar caballos o ver espectáculos de rodeo. El Monte Rushmore en Dakota del Sur es probablemente uno de los atractivos turísticos más conocidos del país a nivel internacional.

Texas
El Álamo El estado más grande del continente es famoso por su fuerte identidad local. Aunque comparte muchos rasgos sureños, su pasado hispano-mexicano y su época como país independiente le ha dado rasgos propios que, incluso, logran ser más relevantes que su propia identidad nacional. El estado no es famoso sólo por su riqueza económica y el acento de sus habitantes: Austin, Dallas y Houston concentran una gran oferta de cultura y entretenimiento, mientras la costa del Golfo de México destaca por sus largas playas. Cerca de San Antonio y la frontera del Río Grande puede visitar las antiguas misiones españolas.
Suroeste
Valle Monumental, en Arizona Nuevo México · Arizona · Utah · Colorado

Esta región es hogar de algunos de los monumentos naturales más conocidos del país, como el Gran Cañón del Colorado, las Cavernas de Carlsbad y el Valle Monumental. Pese a su aridez, el Suroeste tiene una rica diversidad cultural: la Nación Navaja es la reserva indígena más grande del país y en las principales urbes existe una gran comunidad hispana. Destacan varias grandes ciudades con una activa vida cultural, como Salt Lake City, Denver, Albuquerque y Phoenix. Sin embargo, la estrella es Las Vegas, famosa mundialmente por sus casinos y grandes hoteles.

Montañas
Parque Nacional de Yellowstone, en Wyoming. Idaho · Montana · Wyoming

Las montañas Rocosas son las protagonistas de esta región del noroeste estadounidense. Yellowstone es, probablemente, uno de los parques naturales más conocidos del mundo, aunque el Parque Nacional de los Glaciares rivaliza en belleza y encanto. Denver es la única ciudad de importancia de esta región, destacando en una zona más conocida por sus vaqueros que por sus edificios. Las montañas también son hogar de varios centros de esquí como Aspen y Breckenridge.

Costa del Pacífico
Faro en Point Montara, California Oregon · Washington · California

A lo largo de la Costa Oeste, es posible encontrar una gran variedad de climas. Al suroeste de California están el desierto de Mojave y el Valle de la Muerte, para luego dar paso a zonas de clima templado como el Valle de Napa y sus famosos viñedos. Al norte de la región, se encuentran las zonas montañosas, cubiertas con profundos bosques, donde destacan el parque Olympic, Monte Rainier, Monte St. Helens y Crater Lake. La Sierra Nevada californiana es famosa tanto por el centro de esquí de Lake Tahoe como por el parque de Yosemite. Sin embargo, los principales atractivos siguen siendo la intensa vida cultural y artística de la región: mientras Los Ángeles es el centro de la industria fílmica mundial, San Francisco es famosa por su multiculturalismo. La influencia hispana aún se siente en San Diego, mientras Portland y Seattle son importantes centros de innovación y desarrollo.

Alaska
Glaciar Matanuska El estado más grande del país, se encuentra separado del resto del país por Canadá y a pocos kilómetros de Rusia. Gran parte de su territorio está cubierto por glaciares y tundra, convirtiéndolo en un paraíso natural para los que quieren acercarse al Ártico. Aquí se encuentra el monte Denali/McKinley, el más grande del país, y a sus alrededores se puede apreciar la flora y fauna local, especialmente osos. Gran parte de la población se encuentra en su costa sur, destacando Anchorage, Kodiak y la capital Juneau; Fairbanks, la segunda ciudad en importancia, se encuentra en el interior del estado.
Islas del Pacífico
Atardecer en la playa de Waikiki, Hawái Hawái · Guam · Islas Marianas del Norte

En el medio del Pacífico se encuentra Hawái, uno de los archipiélagos más grandes de la Polinesia. Sus atractivos naturales, incluyendo su vegetación tropical y cálidas playas, se combinan con su cultura nativa para convertir a Hawái en un centro turístico de relevancia internacional. Honolulu es su principal centro urbano y en sus cercanías es posible visitar el sitio histórico de Pearl Harbor. Además de ser un sitio atractivo para el buceo y el surf, Hawái es famosa por sus volcanes activos que pueden ser recorridos por los visitantes. A miles de kilómetros de distancia, Guam y las Islas Marianas del Norte se encuentran en la Melanesia, con atractivas playas para nadar y bucear.

Islas del Caribe
Casas del antiguo San Juan, Puerto Rico Puerto Rico · Islas Vírgenes Estadounidenses

Aunque políticamente parte de Estados Unidos, Puerto Rico es una nación eminentemente latinoamericana. Su capital, San Juan, aún conserva el encanto arquitectónico de la época colonial, preservando diversos fuertes que datan de la dominación española mientras su población vibra al ritmo de la salsa y el reguetón. Las cercanas Islas Vírgenes son muy diferentes, destacando varios resorts que aprovechan las bellas playas del archipiélago y algunos restos de arquitectura danesa en Christiansted.

Llegar[editar]

Visado[editar]

Modelo de visa para los Estados Unidos.

Estados Unidos cuenta con uno de los sistemas más estrictos y complejos para ingresar al país. Antes de pensar en visitar el país, es obligatorio revisar cada una de las restricciones que pueda tener, en función del tiempo total de estadía, los motivos de su viaje y su nacionalidad. Muchos pasajeros son rechazados antes de ingresar al país, por una variedad de razones, incluso algunas triviales.

Existen 185 diferentes tipos de visa de ingreso, aunque se pueden dividir simplemente en dos: las visas para migrantes (estadía indefinida) y para visitas temporales no migrantes (turismo, negocios, estudios o trabajo).

Muy pocos países y territorios están exentos de visa para visitas temporales no migrantes:

Junto a estos países, Estados Unidos tiene convenios con una treintena de países para el Programa de Exención de Visa (Visa Waiver Program o VWP), que permite que los ciudadanos de dichos países no necesiten visa por un plazo máximo de estadía de 90 días. Los ciudadanos de dichos países solo deben contar, en general, con un pasaporte electrónico válido y obtener una autorización electrónica antes de realizar su viaje (al menos 72 horas antes, costo de $ 14 vía tarjeta de crédito).

  1. No todos los ciudadanos británicos pueden gozar de la exención. La exención es válida para los ciudadanos del Reino Unido, Guernsey, Jersey y la Isla de Man. Los ciudadanos de territorios de ultramar y algunos otros titulares de pasaportes británicos necesitan generalmente de visa para visitar los Estados Unidos.

El resto de países debe solicitar ante el consulado de Estados Unidos una visa. La más común para visitantes temporales son las B1/B1; aunque la B1 es sólo para negocios y la B2 sólo para turismo, en general los consulados otorgan ambas visas conjuntamente. El proceso es tedioso y costoso ($ 160 o $ 190 según el caso) y se debe justificar el viaje y demostrar que el turista tiene razones de peso para regresar a su país de origen. A la entrevista debe llevar toda la documentación posible. Revise bien los documentos que le pidan y, en caso de duda, lleve más documentos; mejor tener documentos de sobra que falte alguno. El plazo de validez de la visa varía según el país; en América Latina todos los países tienen una validez de 10 años, con la excepción de Ecuador, Haití y Surinam (5 años), y Cuba (6 meses).

Una vez llegando a los Estados Unidos, deberá completar el formulario I-94 (aunque en los últimos años este formulario ha sido retirado en algunos aeropuertos). Allí, junto con su información personal deberá registrar el lugar donde pasará la primera noche. Cuando pase al puesto de migraciones, le será requerido su documentación y las pruebas que demuestren los motivos de su viaje. Este es un procedimiento serio; evite bromas o no responder correctamente a las preguntas, pues puede ser transferido a una revisión especial o incluso su deportación. Al ser aprobado, será fotografiado y su huella digital será registrada. Tras eso, pasará a aduana donde deberá entregar su declaración de equipaje y donde éste puede ser revisado. Evite ingresar productos de países con embargo comercial (Cuba, Irán, Siria y Sudán a la fecha), al igual que productos animales y vegetales.

Puede revisar en detalle todos los requerimientos para su viaje y estadía en el sitio del Departamento de Estado.

Tenga presente que esta reglamentación sirve únicamente para los Estados Unidos propiamente tal (los 50 estados y el Distrito de Columbia), más Puerto Rico y las Islas Vírgenes Estadounidenses. Guam y las Islas Marianas del Norte cuentan con un sistema similar al Visa Waiver Program, aunque con algunos países adicionales. Samoa Estadounidense, en tanto, tiene un sistema de ingreso totalmente diferente.

En avión[editar]

Un avión de American Airlines volando desde Shanghái hacia Estados Unidos.

Estados Unidos cuenta con una amplia red de aeropuertos internacionales, recibiendo vuelos provenientes de cerca de un centenar de diferentes países. El Aeropuerto Internacional John F. Kennedy (JFK) que sirve a la ciudad de Nueva York es la principal puerta de entrada internacional a los Estados Unidos, recibiendo cada año cerca de 25 millones de pasajeros, seguido por los aeropuertos de Miami (MIA) y Los Ángeles (LAX). Estos tres aeropuertos reciben vuelos de todo el mundo, aunque están principalmente orientados a diferentes mercados: JFK está enfocado a un mercado mundial con énfasis en vuelos desde Europa, MIA apunta al mercado latinoamericano y del Caribe, mientras LAX es la principal puerta de entrada para los aviones provenientes desde Asia y el Pacífico.

Las principales aerolíneas estadounidenses tienen sus propios hubs, desde el cual pueden conectar con vuelos a otros rincones del mundo o dentro del mismo país. Mientras American Airlines tiene su centro de operaciones en Dallas/Fort Worth, Delta Air Lines tiene su sede en Atlanta y United Airlines en Houston.

Debido a la amplia red de vuelos internacionales que los anteriores aeropuertos reciben, es muy común que dichos aeropuertos sirvan de conexión entre dos destinos diferentes, lo que ha aumentado gracias a la expansión de las alianzas entre aerolíneas. Es importante tener en consideración que, en caso de realizar algún vuelo con conexión en Estados Unidos, deberá realizar los trámites migratorios aún cuando esté unos pocos minutos en el aeropuerto, por lo que tendrá que contar con una visa o permiso de ingreso al país.

En automóvil[editar]

Vista del Rainbow Bridge que une ambos lados de las cataratas del Niágara y funciona como paso internacional.

Estados Unidos cuenta con largas fronteras terrestres con Canadá y México, ambas de muy fácil acceso. Esto ha permitido la existencia de múltiples pasos fronterizos por los que cada día transitan miles de automóviles de un lado hacia otro.

En dichos pasos, deberá mostrar la documentación para ingresar al país. Si está ingresando con un Visa Waiver Program, deberá cancelar $ 6 adicionales. Su automóvil será revisado, especialmente si ingresa desde México, ya sea con rayos X o con perros detectores de droga. Esto hace que el procedimiento de ingreso tome tiempo; aunque los tiempos de espera en general toman unos 30 minutos, en temporada alta puede superar fácilmente las 2 horas. Existen diversos procesos que permiten simplificar la inmigración (NEXUS, FAST, Global Entry, etc.) pero suelen estar limitados únicamente a nacionales de Estados Unidos, Canadá o México, según sea el caso.

Existen varios servicios de buses que conectan ciudades a ambos lados de la frontera. La revisión de migraciones suele ser algo más exhaustiva en estos casos. Compañías como Greyhound y Megabus suelen tener servicios convenientes desde ciudades canadienses como Toronto, Vancouver y Montreal hacia Buffalo, Nueva York y Washington DC, por mencionar algunas localidades estadounidenses.

En tren[editar]

Amtrak ofrece servicios internacionales desde las ciudades canadienses de Vancouver (Amtrak Cascades tiene dos viajes diarios hacia Seattle), Toronto (el servicio diario Maple Leaf a Nueva York) y Montreal (Adirondack, diario a Nueva York).

En caso de viajar desde Montreal o Toronto, los trámites migratorios se realizan en la frontera. Este trámite suele demorar más que lo que haría un bus, el cual además es más barato y más rápido, por lo que la mayoría de los pasajeros prefiere este último medio. En cambio, los pasajeros que abordan en Vancouver realizan sus trámites migratorios en la estación Pacific Central antes de subir al tren, lo que hace más expedito el tránsito. Tenga en cuenta esto y llegue con anticipación a la estación para completar los trámites necesarios.

En barco[editar]

A diferencia de antaño, donde millones de inmigrantes llegaban a los Estados Unidos en barcos desde diferentes rincones del mundo, hoy son casos contados los turistas que visitan este país por vía marítima. Los principales barcos de turistas que recalan en sus costas son los cruceros, la mayoría de los cuales recorren las islas caribeñas antes de regresar a Miami u otros puertos de Florida. Los Ángeles también recibe una cantidad importante de cruceros.

Algunos ferris de pasajeros existen desde la provincia canadiense de Columbia Británica, tanto hacia el estado de Washington como al de Alaska.

Desplazarse[editar]

El Aeropuerto Internacional de Washington-Dulles que sirve a la capital del país.

Estados Unidos es el cuarto país más grande del mundo en tamaño y se extiende desde la Polinesia al Ártico. Es por ello que el servicio aéreo es, probablemente, la forma más cómoda de desplazarse por el país para un turista. Sin embargo, el viajar en tren o en automóvil tienen sus encantos y pueden ser útiles especialmente en trayectos de corta y media distancia.

En avión[editar]

La forma más conveniente y rápida de recorrer el país es por vía aérea. Mientras un viaje de costa a costa toma cerca de medio día (6 horas de este a oeste, 5 de oeste a este por el efecto de los vientos), el viaje terrestre toma varios días.

La red de aeropuertos y líneas aéreas en EE.UU. es envidiable. Todas las grandes ciudades cuentan con aeropuertos de alto nivel e incluso ciudades más pequeñas suelen tener un aeropuerto con una cantidad no menor de servicios (aunque usualmente requerirá realizar algún transbordo en un hub). Dependiendo de la ubicación, deberá evaluar si es más conveniente viajar en automóvil desde su origen al aeropuerto de una gran ciudad o viajar desde la suya a una grande cercana a su destino, para tomar allí un automóvil. ¡Las combinaciones son casi infinitas!

Para evitar problemas con la seguridad, utilice en su equipaje candados con el símbolo de la TSA.

Las principales aerolíneas son extremadamente competitivas en las principales rutas aéreas y es posible encontrar asientos disponibles a buenos precios incluso pocas semanas antes del viaje. Esto no necesariamente ocurre en los destinos más pequeños, servidos por aerolíneas regionales y que pueden tener precios elevados.

Aunque históricamente existió una gran diversidad de aerolíneas de alcance nacional e internacional, las crisis vividas en la industria las últimas décadas han dejado sólo 5 aerolíneas de importancia (llamadas coloquialmente mainline carriers o legacy carriers). 3 son de gran tamaño —American Airlines, Delta Air Lines y United Airlines— y 2 son algo menores, con enfoque regional —Alaska Airlines y Hawaiian Airlines—. Estas aerolíneas suelen usar aviones de mayor tamaño y ofrecer algunos servicios adicionales, además de más clases (incluyendo primera en algunas rutas).

Junto a ellas, existen aerolíneas de carácter regional, muchas de las cuales son subsidiarias (por ejemplo, American Eagle o United Express) que atienden mercados más pequeños o tienen un alcance mucho menor. Por último se encuentran las aerolíneas de bajo costo (low cost) que han proliferado en la última década. Estas aerolíneas, como dice su nombre, tienen precios mucho más bajos comparados a las aerolíneas mainline y son muy útiles para viajes de pocos días. Sin embargo, suelen cobrar precios adicionales por cada servicio, incluyendo el transporte de equipaje. Southwest Airlines es probablemente la de mayor tamaño e incluso tiene algunos servicios adicionales gratis que otras low cost no ofrecen. Algunas compañías híbridas como jetBlue y Virgin America cuentan con servicios de largo alcance, similares al de una mainline y con precios más cercanos a las low cost.

Aunque sean servicios de cabotaje, la seguridad al abordar y descender un avión no es muy diferente de la que enfrenta un pasajero internacional (únicamente diferenciando la parte de migraciones y aduanas). No puede ingresar con líquidos superiores a los 100 mL, deberá contar con un documento de identidad y seguramente será revisado por agentes de seguridad antes de ingresar a la zona de embarque. Evite problemas con los guardias y cumpla de antemano con las disposiciones de seguridad. Finalmente, utilice candados en su equipaje que cuenten con el símbolo de la TSA (Transportation Security Administration). Esto permitirá que los oficiales de seguridad puedan utilizar una llave maestra, abrir su maleta y revisar su contenido en caso de ser necesario; de lo contrario, ellos están facultados para romper su maleta para revisarla, sin compensación a usted del daño causado.

En tren[editar]

El California Zephyr (de Chicago a San Francisco) es uno de los servicios más recomendados de Amtrak por la belleza de los paisajes que recorre.
Mapa de la red de Amtrak.

El servicio de trenes en los Estados Unidos, Amtrak, tiene una red de ferrocarriles que cubre una parte importante del país. Sin embargo, no espere un servicio excepcional como el que proveen los países desarrollados de Europa y el Lejano Oriente. Amtrak tiene servicios que son bastante poco frecuentes, excepto por ciertos tramos en zonas densamente pobladas (especialmente en el Noreste del país). Los precios son elevados y los recorridos suelen tomar más tiempo que los buses. A su favor, Amtrak ofrece un servicio bastante cómodo y permite disfrutar en calma los diferentes paisajes que se pierde en un vuelo o manejando su propio automóvil. Debido a los tiempos, el tren puede ser una buena opción si cuenta con tiempo para disfrutar, pero no si anda apresurado. Cotice con anticipación los pasajes y vea si le conviene, de acuerdo a sus prioridades de viaje, frente a otras alternativas. Tenga en consideración que muchas veces Amtrak ofrece descuentos y remates de pasajes hasta una semana antes de la partida.

Amtrak tiene preferencia o exclusividad de uso sobre las vías férreas en tres sectores: el corredor noreste entre Boston y Washington DC (servicios Acela Express y Regional), entre Filadelfia y Harrisburg (servicios Keystone Service y Pennsylvanian) y en el sur de California. Esto permite que los servicios en dichos sectores sean usualmente puntuales y bastante convenientes. El resto de las rutas, sin embargo, son principalmente de carga y eso hace que los trenes de Amtrak puedan retrasarse según la congestión de las vías. Aunque estos retrasos suelen ser cortos, no son infrecuentes los retrasos de más de 4 horas, por lo que es recomendable tener siempre una ventana de varias horas o un día en caso que deba hacer un transbordo a otro medio.

La mayoría de las grandes ciudades, en tanto, cuenta con servicios de trenes suburbanos que permiten conectar las ciudades periféricas con el centro de la ciudad. Ya que la mayoría de los estadounidenses posee automóvil, es frecuente que estos cuenten con un estacionamiento para que sus pasajeros realicen transbordos.

En automóvil[editar]

Estados Unidos es de los pocos países en el mundo que aún no usa el sistema métrico. Muchos velocímetros indican la velocidad en millas, pero también en kilómetros en el círculo interior.
  • 1 milla ≈ 1,6 kilómetros
  • 1 galón de combustible ≈ 3,8 litros.

El automóvil es el principal medio de transporte para los estadounidenses. Muchas ciudades están diseñadas específicamente para el uso de automóvil, por lo que los locales lo utilizan hasta para hacer compras menores. Sólo algunas ciudades grandes, como Nueva York, San Francisco, Boston y Washington DC, desincentivan el uso de automóvil abiertamente, favoreciendo el sistema de transporte público.

Estados Unidos cuenta con una amplia red de carreteras, que permiten conectar no sólo las principales ciudades sino también los destinos turísticos más importantes. Lugares como el Gran Cañón prácticamente se pueden recorrer únicamente con un automóvil. Muchos estadounidenses aseguran que la única forma de conocer realmente el país y disfrutar de todos sus paisajes es de esta forma, por lo que no es mala opción para un turista arrendar uno y recorrer el país como lo haría el local. Muchos turistas planean cruzar el país de costa a costa utilizando un automóvil; este viaje es muy extenso y puede tomar por lo bajo cinco días (rotando conductores y con una cantidad mínima de detenciones), por lo que es muy importante que consiga algún vehículo cómodo. Una buena opción también son las casas rodantes, muy populares en los EE.UU.

Un cruce de carreteras en Dallas.

Las autopistas más relevantes corresponden a las interestatales (Interstate). Todas estas autopistas son vías expresas (sin cruces a nivel con otras carreteras) y se denominan con números; por norma general, aquellas interestatales con números pares van en sentido este-oeste y las impares, en sentido norte-sur. Aunque en general estas autopistas no tienen peajes, el número de ellos ha crecido en los últimos años, especialmente en la zona este del país. Junto a las interestatales, se encuentran las carreteras nacionales (US Highways) y estales (State Highways y State Routes); aunque ambas pueden tener tramos con estándar de autopista, en general son rutas antiguas que tienen una sola vía por sentido, pero que permiten conectar todos los rincones del país.

Todas las carreteras tienen bien delimitados los límites de velocidad; aunque pueden variar entre las 45 mph (70 km/h, especialmente cerca de zonas densamente pobladas) y las 85 mph (135 km/h), la mayor parte de los tramos tiene un límite cercano a los 65 y 75 mph (105 y 103 Km/h). Para evitar problemas con los otros conductores, trate de mantenerse siempre cerca del límite velocidad e incluso superarlo levemente (no más de 5 mph). Nunca sea el que va más rápido en la vía, ya que eso puede alertar a los policías controlando la velocidad. Si es controlado, evite excusas y diga simplemente que lo siente mucho; aunque la mayor parte de las veces recibirá una multa, en algunas ocasiones puede recibir sólo una advertencia verbal.

Todas las ciudades tienen servicios de arriendo de automóviles, con grandes cadenas de presencia nacional y varias compañías locales con buenas ofertas. Consulte los precios, ya que estos pueden variar bastante si toma el automóvil en el aeropuerto o en la ciudad o si puede dejar el vehículo en una ciudad diferente de la de origen. También considere los costos de los seguros en caso de tener accidentes. Por último, tenga presente que la mayoría de los automóviles vienen con transmisión automática.

En bus[editar]

Un bus Greyhound haciendo la ruta Nueva York-Atlantic City.

Aunque a veces mirado en menos por los estadounidenses, el viajar en bus es una buena alternativa de viaje, especialmente entre las principales ciudades. Algunas ciudades menores tienen servicios menos regulares, pero puede conectar con alguna ciudad mayor cercana y de allí tomar rutas más frecuentes hacia el destino que usted quiera.

Greyhound y sus afiliados forman la principal compañía de buses. Se recomienda comprar con unas semanas de anticipación para poder obtener buenos descuentos. Tenga en consideración que la mayoría de los buses tienen recorridos que duran entre 5 y 7 horas; si toma una ruta más larga que dicho horario, deberá descender y esperar al bus que termine el recorrido, aún si esto ocurre en la mitad de la noche. Megabus y BoltBus han incrementado sus servicios en el último tiempo, especialmente en la zona noreste del país, ofreciendo algunos servicios por precios bajísimos (llegando unos pasajes a venderse por $ 1, bajo ciertas condiciones). GoToBus.com, en tanto, permite buscar pasajes más baratos en compañías mucho más pequeñas.

Existen también varias compañías de buses de origen hispánico, con servicios en diversas ciudades del sur de los Estados Unidos y parte de México. Suelen tener buses de gran tamaño. Algunas compañías son Tornado Bus, El Expreso, El Conejo, Omnibus Mexicanos y Grupo Senda. En Florida están los servicios de JetSet, RedCoach y La Cubana, mientras en California están FuturaNet y Crucero.

Es muy poco frecuente la existencia de terminales de buses. En general, los buses tienen paradas junto a algunas calles, mientras los pasajeros esperan en la vereda. Greyhound tiene algunos recintos especiales para sus pasajeros, con servicios como WiFi gratuito y baños, pero que no son particularmente cómodos.

En barco[editar]

Atardecer sobre el canal Erie, en el estado de Nueva York.

Ya sea en una canoa o en un crucero fluvial, es posible recorrer Estados Unidos navegando. El país cuenta con una importante red de ríos y canales que han permitido conectar diversas regiones del país.

En la región noreste del país, la zona de los Grandes Lagos ofrece diversas rutas a través de sus principales lagos, permitiendo disfrutar de una experiencia increíble. Además de visitar las localidades ribereñas, es posible continuar la travesía entre los lagos y llegar, por ejemplo, hasta Buffalo; desde dicha ciudad se puede tomar el canal Eire y el río Hudson para así desembocar en el océano Atlántico junto al puerto de Nueva York. Existen diversos cruceros que hacen la ruta desde Chicago (junto al lago Michigan) hasta Nueva York en unos quince días. También es posible continuar hasta el río San Lorenzo, para luego internarse a Canadá y visitar ciudades como Montreal antes de llegar al Atlántico.

En el centro del país, el río Misisipi forma una de las cuencas fluviales más grandes del mundo. Es posible viajar a través de este río desde el interior del país hasta la desembocadura sobre el golfo de México, en el estado de Luisiana. El Misisipi actúa como ruta principal para los navegantes, conectando la gran mayoría de los canales del interior del país entre sí. Algunos ríos de relevancia, como el Misuri y el Ohio, también están conectados con este gran cauce. Varios canales, además, conectan la cuenca del Misisipi con la región de los Grandes Lagos, permitiendo un recorrido completo de la región oriental de los Estados Unidos.

Hablar[editar]

¡Bienvenido a América! Ahora, hable inglés.
La discusión sobre la inmigración ha generado un rechazo al uso de otros idiomas por ciertos grupos políticos.

Estados Unidos es el país con más hablantes de inglés del planeta. 95% de la población estadounidense habla en algún grado el inglés y el 80% lo declara como su única lengua nativa. Debido al carácter global de este idioma, la gente asumirá que incluso los turistas utilicen el inglés, al menos en un nivel básico. En caso de no saber inglés, es importante memorizar algunas frases sencillas para comunicarse.

El inglés en los Estados Unidos tiene varios acentos acorde a la región y algunas diferencias en vocabulario, aunque es relativamente coherente gramaticalmente. Los acentos más marcados suelen identificarse en el sur del país; el acento del Midwest fue universalizado a través de la radio y el cine durante el siglo XX, por lo que es probable que sea más familiar para un extranjero. Sí existe una diferencia bastante notoria entre el inglés americano, como se le suele llamar a esta variante, respecto al inglés británico, tanto a nivel fonético como léxico.

El idioma español ha tenido un crecimiento considerable en los últimos años, producto de la inmigración y una revalorización del idioma. En la actualidad, más del 13% de los estadounidenses hablan el español como idioma nativo y es el segundo idioma más hablado en 43 de los 50 estados. Además, el territorio de Puerto Rico tiene este idioma como oficial y es el más hablado por sus habitantes. El español se concentra principalmente en el sector sur del país, en los estados situados en la frontera con México, además de Florida que cuenta con una gran comunidad latina, principalmente cubana. En la costa este existen también grandes comunidades de hispanoparlantes en las ciudades más grandes, como Nueva York. En todos estos lugares es fácil encontrar personal de locales comerciales que hablen español. Si bien esto puede ser de mucha ayuda para un turista hispanoparlante, no siempre es así; muchos trabajadores tienen prohibido hablar un idioma diferente al inglés con sus clientes, por lo que insistirán en usar inglés aún cuando ellos manejen el español a la perfección.

Además del español, otras comunidades de inmigrantes usan sus propios idiomas. Es posible encontrar comunidades de hablantes de francés en Luisiana y los estados limítrofes con Quebec, como Vermont o Maine, mientras hay algún uso aún de alemán en Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur, además de los amish de Pensilvania. Los inmigrantes chinos, vietnamitas y filipinos hablan sus respectivos idiomas en las comunidades ubicadas en California. Hawái, en tanto, es el único estado que reconoce oficialmente otro idioma a parte del inglés como oficial: el hawaiano. Algunas lenguas indígenas son reconocidas en Alaska, aunque habladas sólo por las comunidades de nativos americanos. Lo mismo ocurre dentro de las jurisdicciones tribales, donde se hablan idiomas como el cherokee y el navajo.

Dormir[editar]

Un histórico motel en la Ruta 66 a Los Ángeles.

Tal como recorrer en automóvil el país es un deber para un verdadero turista, lo es también pasar la noche en uno de los miles de moteles ubicados en las principales carreteras. Los moteles ofrecen habitaciones sencillas con algunos servicios básicos (cama, ducha, TV y teléfono) a módicos precios, variando entre $ 30 y $ 70 la noche según la ubicación. Aunque algunas cadenas como Motel 6 y Super 8 permiten reservas, no es algo necesario en la mayoría de los casos; la idea precisamente es recorrer en automóvil hasta estar cansado y llegar al motel más cercano.

Las Vegas es famosa por sus exhuberantes hoteles y casinos, muchos imitando varios lugares icónicos del mundo.

Existe una importante variedad de hoteles, dependiendo de las necesidades de los visitantes. Existen hoteles dedicados específicamente para viajes de negocios y estadías largas, los cuales suelen estar ubicados en ciudades de tamaño medio o en zonas más alejadas del centro de las grandes metrópolis. Los hoteles más céntricos suelen estar destinados para los turistas y ofrecen una gran variedad de servicios, aunque los precios suelen ser elevados. Para los turistas con un presupuesto más limitado, los hoteles juveniles suelen ser una buena opción; Hostelling International USA tiene una amplia variedad de afiliados, incluyendo los principales destinos turísticos.

En las zonas más rurales, existen varios recintos bed and breakfast, especialmente en la costa de Nueva Inglaterra. Ya que usualmente son recintos pequeños administrados por los dueños de casa, los B&B permiten tener una experiencia más cercana a la vida tradicional de la zona. Más al interior, especialmente en los parques nacionales, acampar es una opción recomendada. Kamping of America (KOA) ofrece una amplia lista de sitios para acampar administrados por privados.

Comer[editar]

Restaurantes[editar]

Una pizzería en Chicago.

Pocos lugares pueden jactarse de una variedad gastronómica tan grande como la de Estados Unidos. Todas las grandes ciudades ofrecen una variedad de restoranes de todo tipo y en las principales metrópolis, como Nueva York y Los Ángeles, es posible encontrar restoranes dedicados a cada tipo de cocina internacional que pueda existir. Estas ciudades pueden ser una buena oportunidad para probar, en un mismo lugar, comida de lugares a los que les sería difícil acceder.

La comida italiana y la china suelen ser las más populares dentro de las variedades internacionales, pero ambas han sido adaptadas al paladar local, por lo que pueden ser bastante diferentes de lo que usted tiene en mente. Si quiere una comida similar a la del país de origen, no dude en buscar en internet o consultando con la gente local ya que probablemente existan restoranes que conservan las formas y sabores tradicionales.

Al Mac's Diner en Fall River, Massachusetts. Es considerado un lugar histórico por la conservación de la estructura metálica de un diner tradicional.

La comida rápida (fast food), cuyo origen se suele identificar a Estados Unidos, es mucho más amplia de lo que uno puede imaginar. Cadenas internacionales, como McDonald's, Burger King o Subway, tienen una fuerte presencia en las ciudades, pero a ellos se suman otras cadenas o locales independientes que ofrecen hamburguesas, sándwiches, hot dogs, pizza, pollo frito y otros platos. Estos restorantes no ofrecen alcohol y en muchos casos las gaseosas (llamadas "soda", "pop" o "coke" según la zona) tienen la posibilidad de refill, es decir, servirse múltiples veces sin pagar más. Además de los locales tradicionales, es fácil encontrar en varios lugares algunos carros que venden directamente en la calle (food trucks) y servicios de atención a automóviles (drive-in y drive-through). La comida china y las pizzas son muy comunes de encontrar, aunque en su mayoría no tienen servicio en el lugar; usualmente funcionan con servicios de take-outs (recoger la comida para llevarla al domicilio) o delivery (entrega a domicilio).

Fuera de las ciudades, los diners son buenas alternativas cuando se encuentra en la carretera. Estos restoranes suelen estar abiertos 24/7 y existen algunas cadenas de renombre como Denny's o Norms. Usualmente el menú es bastante similar al de las cadenas de comida rápida. Para aquellos menos quisquillosos, las paradas de camiones (truck stops) también sirven comida, bastante sencilla.

Para aquellos con un paladar más delicado, existen varias cadenas de buena calidad. Algunos ejemplos de restaurantes masivos son Red Lobster, Olive Garden, Applebees y T.G.I. Friday's, cada uno con un menú específico. Junto a ellos, cada ciudad presenta una oferta culinaria de restoranes individuales de calidad variada, incluyendo algunos sumamente sofisticados. En la mayoría de los restoranes, es posible pedir que las sobras sean envueltas para llevar (to go) en una bolsa, usualmente llamada doggy bag.

Cocina local[editar]

El apple pie es uno de los postres más característicos de los Estados Unidos.
El pavo relleno con salsa de arándanos es el plato principal de la cena de Acción de Gracias, la festividad más tradicional de EE.UU.

Definir la cocina típica de los Estados Unidos es un tema difícil. La gran variedad de subculturas, influencias e ingredientes que se pueden observar a lo largo de un país tan grande y diverso como este hace complejo encontrar una única definición. Es claro que gran parte de la cocina estadounidense proviene de la mezcla entre las preparaciones traídas por los colonizadores originarios (ingleses y mexicanos) con los ingredientes utilizados por los nativos, desde el maíz hasta el pavo. Pero, junto con ello, la gran cantidad de inmigrantes ha introducido nuevos platos y nuevas preparaciones a la gastronomía estadounidense.

La cocina de la Costa Este, por ejemplo, hace uso como ingredientes del pescado y de los mariscos mucho más que las cocinas del Medio Oeste, donde el maíz y la carne de vacuno tienen una mayor preponderancia y se dispone mejor de ellas. Aunque el transporte de alimentos ha beneficiado la mezcla de diferentes gustos entre las regiones, aún se asocian algunos alimentos a ciertas zonas del país: los filetes (steaks) con Omaha, la langosta americana con Maine, el salmón con la costa del noroeste y el cangrejo azul y el crabcake con Maryland. Otros platos tradicionales son el clam chowder (sopa de almejas) de Nueva Inglaterra y las alitas de pollo (Buffalo wings), además de la clásica barbacoa, un estilo de parrillada clásico de los Estados Unidos.

En la región sur de Estados Unidos, la influencia mexicana es notoria, tanto en los platos como el uso de ciertos ingredientes, como el tomate, maíz y pimientos. En Texas se ha originado la llamada cocina Tex-Mex, que mezcla elementos clásicos de la cocina mexicana con la estadounidense; algunos platos clásicos son los nachos y el chili con carne. Hawái, en tanto, destaca por una gran variedad de platos mezclando tradiciones asiáticas con ingredientes tropicales.

Beber y salir[editar]

Times Square en Nueva York atrae a miles de turistas cada noche para disfrutar de sus luces y los cercanos teatros de Broadway.

La edad mínima para beber alcohol en todo el país es de 21 años. Esta restricción es aplicada casi sin excepción, por lo que es recomendable siempre contar con alguna identificación; muchos bares y discotecas rechazarán identificación de otros países (como licencias de conducir, cédulas de identidad, etc.) por lo que es recomendable siempre tener el pasaporte a mano. Varios estados, principalmente del sur del país, cuentan con condados donde está vigente la prohibición de vender alcohol; estos condados suelen ser de carácter rural por lo que un turista usualmente no debiese tener problemas al respecto.

La cerveza es el alcohol más consumido en el país. Aunque la mayoría de los estados tienen cierto nivel de producción local de vino, la mayoría de la producción proviene de California, en particular del valle de Napa, famoso por sus viñedos. En cuanto a destilados, el más frecuente es el bourbon, un tipo de whisky con denominación de origen en Estados Unidos, que suele servirse ya sea con hielo (on the rocks) o mezclado para dar origen a cócteles como el Manhattan o el Old fashioned.

En cuanto a bebidas no alcohólicas, Estados Unidos cuenta con una enorme variedad de gaseosas. Aunque Coca-Cola y Pepsi destacan por su difusión a nivel mundial, existen varias líneas de diferentes sabores. Una de las versiones más características de los Estados Unidos es la root beer (cerveza de raíz), hecha con varios extractos vegetales con un sabor único. En Estados Unidos hay también varias marcas de agua embotellada; el agua gasificada, aunque está disponible, es algo muy extraño para los estadounidenses y es considerada usualmente una costumbre europea.

La mayoría de las ciudades cuenta con locales de entretenimiento nocturno, pasando desde discotecas apuntando al mercado juvenil o locares con shows de música country. Históricamente, Nevada fue el único estado del país que permitió la existencia de casinos, lo que generó una gran industria del entretenimiento en ciudades como Las Vegas o Reno. Desde 1977, sin embargo, los casinos se han extendido a otras ciudades como Atlantic City o Biloxi, además de ciertas reservas indígenas. Junto con los casinos, una serie de bares, clubes nocturnos y restoranes han ampliado la oferta de entrentemiento para los visitantes.

Estudiar[editar]

Acceso a la biblioteca de la Universidad Yale, en New Haven, Connecticut.

Millones de personas llegan a Estados Unidos para continuar sus estudios, ya sean universitarios, de postgrado o cursos específicos (como los de idioma inglés). En Estados Unidos se encuentran algunas de las instituciones de educación superior de más renombre del planeta, como las universidades Harvard, Columbia, Stanford o Yale, por mencionar algunas.

Para ingresar a una de estas universidades, es posible solicitar directamente la admisión o ingresar a través de los programas de intercambio que suelen tener con instituciones de todo el mundo y que duran en general un semestre o un año. Una vez aceptado, deberá iniciar los trámites para poder relocalizarse temporalmente en los Estados Unidos; en particular, deberá solicitar la visa para estudiantes (usualmente, tipo F o J).

La mayoría de las universidades tienen sus campos localizados en ciudades universitarias de tamaño pequeño o mediano, por lo que gran parte de la vida se desarrolla dentro del mismo campus. Esto permite aprovechar una vida más tranquila, disfrutar de las bondades de la vida universitaria y compartir con personas de diferentes realidades. Sin embargo, estos campus están lejos de las grandes ciudades y eso hace más difícil el conocer el país. Visitar Nueva York, obviamente, no es algo tan sencillo si es que estás en una universidad de Dakota del Norte, por lo que deberás aprovechar las vacaciones y festivos para conocer un poco más de los Estados Unidos.

La educación estadounidense, aunque de alta calidad, es una de las más caras del mundo. Es recomendable tener claro los costos de dicha iniciativa y revisar la oferta de becas (scholarships) que puede ofrecer tanto la universidad de destino como tu país de origen.

Trabajar[editar]

Millones de personas llegaron a las costas de Estados Unidos o cruzaron sus fronteras para alcanzar el llamado «sueño americano», la idea de tener una oportunidad para mejorar sus condiciones de vida en libertad. Miles de personas aún mantienen esa idea, pero ya alcanzarlo es más difícil de lo que fue en antaño. En la actualidad, para poder trabajar en los Estados Unidos es necesario realizar una serie de trámites migratorios que permitan obtener la documentación. No realizarlos implica estar como «indocumentado», lo que puede generar diversos problemas, incluyendo la deportación.

Antes de viajar a Estados Unidos, es necesario ya contar con la visa respectiva, y en la mayoría de las ocasiones esto requiere a su vez contar ya con una oferta concreta de trabajo. El empleador usualmente deberá justificar al consulado la necesidad de contar con un empleado extranjero.

Para aquellas personas que son jóvenes y estudiantes, existen varias posibilidades de trabajar en roles menores si, por ejemplo, está estudiando algún programa de pregrado o postgrado ya en los Estados Unidos o si se asocia a los programas de work and travel que se realizan mientras el estudiante se encuentra de vacaciones en su país de origen. En este último caso, es conveniente contactar directamente a las empresas que organizan este tipo de programas, ya que no sólo conseguirán el trabajo (usualmente en centros de turismo) sino también lo guiarán en la documentación necesaria para obtener la visa.

En el sitio de la Oficina de Asuntos Consulares puede conocer más respecto a los diferentes tipos de visa.

Seguridad[editar]

Policía y criminalidad[editar]

Un vehículo de la policía en Arizona.

Para los turistas, Estados Unidos es un lugar bastante seguro. En los principales atractivos turísticos, suele existir un fuerte contingente policial, por lo que su mayor preocupación pueden ser hurtos menores. En aglomeraciones o lugares públicos, basta con mantener su vista en sus pertenencias y no andar con objetos de alto valor. Fuera de los circuitos turísticos, sin embargo, la situación puede ser diferente; existen barrios o ciudades con una alta criminalidad, incluyendo violencia callejera, asesinatos y tráfico de drogas. Siga su sentido común y evite lugares que parezcan peligrosos no cuenten con presencia policial.

Existen varios tipos de policías: los oficiales de policías de las ciudades, los sheriffs de los sectores rurales y los policías de carreteras. Existen también algunas fuerzas de orden especiales en aeropuertos o universidades. Los agentes federales de policía suelen estar únicamente en instituciones federales.

La policía suele ser fría y distante, por lo que mantenga siempre el respeto hacia ella, pero no dude en pedirles ayuda si es necesaria. En caso de ser requerido por la policía, responda directamente y no ponga resistencia; evite movimientos rápidos que, aunque sean inofensivo, puedan ser interpretados como uso de algún arma. La policía de Estados Unidos ha enfrentado diversas controversias respecto al uso desmedido de la fuerza, especialmente contra personas de raza negra y latinos, por lo que evite escalar una situación menor si pertenece a alguno de estos grupos étnicos. Tenga siempre a mano su pasaporte con toda la documentación en regla. En caso de ser multado, no le pague directamente al oficial de policía (puede ser interpretado como soborno), sino en la misma oficina, por correo o incluso por medios electrónicos.

Estados Unidos tiene una fuerte cultura armamentística que muchas veces deja perplejo a los visitantes internacionales. Es muy común ver, especialmente en zonas rurales, a personas portando armas escondidas en su ropa o abiertamente. La mayor parte de ellos suelen tener permisos y probablemente no van a atacarlo, por lo que no se asuste. La caza es también muy común, por lo que tenga precaución en caso de internarse en lugares que pueden ser utilizados como zonas de caza; únicamente recorra sectores señalizados en zonas rurales y, en caso de potencial peligro, utilice ropas con colores visibles (usualmente, naranja). Tenga presente que los turistas extranjeros no pueden acceder a permisos de armas, excepto bajo ciertas condiciones especiales en clubes de caza o de tiro.

Emergencias[editar]

Los tornados tienen cierto nivel de ocurrencia en sectores rurales del interior de Estados Unidos. En el raro caso de enfrentar uno de estos tornados, intente ir a algún refugio subterráneo. De no tener uno disponible, vaya al piso más bajo de la vivienda y ubíquese alejado de ventanas y otros objetos sueltos, ojalá bajo una escalera. Agáchese lo más posible y cubra su cabeza con sus manos.

Estados Unidos cuenta con un extenso sistema de salud. Sin embargo, gran parte de este sistema es privado y sin una cobertura médica decente puede que un evento menor le resulte extremadamente costoso. Antes de viajar a Estados Unidos, contrate un seguro médico que pueda cubrir cualquier situación que afecte su salud. Existen varios tipos de servicios médicos, los cuales se diferencian respecto al nivel de urgencia que necesita: puede encontrar pequeños centros de atención primaria en caso de alguna gripe o herida menor, pero deberá ir a hospitales de urgencia en caso de eventos de máxima gravedad. Vaya a aquellos servicios médicos más apropiados según su nivel de gravedad; en caso de ir por una herida menor a un hospital de emergencia puede significar un costo altísimo que su seguro no pueda cubrir.

En cuanto a enfermedades, Estados Unidos no cuenta con grandes cuadros endémicos. La rabia es una de las más comunes en caso de mordedura por un animal infectado; en caso de ser mordido por animales como perros o murciélagos, diríjase de inmediato a un servicio de atención primaria. La enfermedad de Lyme también es algo peligrosa de no ser tratada. Para evitarla, basta usar repelentes que impidan ser picados por garrapatas (presentes en ciertos roedores y ciervos) en caso de ir a sectores rurales. El VIH y otras enfermedades de transmisión sexuales tienen un nivel de ocurrencia mayor que en otros países desarrollados, por lo que siempre se recuerda utilizar protección en caso de mantener relaciones sexuales.

Debido al gran tamaño del país, existen diversos potenciales desastres naturales. El sur de la costa atlántica suele recibir huracanes y tormentas tropicales entre junio y noviembre, mientras la zona norte recibe heladas y ventiscas durante los meses de invierno. La zona de las Grandes Planicias en el Medio Oeste se caracteriza por los tornados, mientras California tiene un alto nivel de sismicidad. Pese a todo este listado, Estados Unidos suele estar bien preparado para este tipo de circunstancias por lo que, fuera de cataclismos inéditos en la historia, no debería tener dificultades si ocurriera un evento. Trate de mantenerse al tanto respecto a las alertas climatológicas y siga las recomendaciones de las autoridades en caso de alguna emergencia.

En caso de alguna emergencia, el número de contacto es el 911, desde el cual se coordinan todos los servicios de ayuda. En la mayoría de los casos, el servicio 911 permite rastrear la llamada y enviar equipos de inmediato para que lleguen en algunos minutos. Si por alguna razón llama al 911 por accidente, explique en la llamada que fue un error; el mal uso del teléfono de emergencia puede generar incluso multas. En caso que esté con servicios de telefonía móvil GSM, la más frecuente en el mundo, es posible que el número de emergencia que utilice sea el 112; en muchos casos, este es redirigido al 911.

Respetar[editar]

Estados Unidos es un país con una multiplicidad de culturas, religiones y estilos de vida. Fundamental para la buena convivencia entre todas ellas es el respeto, algo que debe adoptar cualquier turista que quiera tener un viaje sin problemas. Algunas claves son las siguientes:

  • Estados Unidos es un país extremadamente nacionalista. Podrá ver la bandera en varios rincones y muchos habitantes que se jactan de su patriotismo. Evite críticas directas contra el país, su cultura o sus fuerzas armadas que puedan molestar a alguna de las personas presentes. Recuerde que muchas personas o sus padres sirvieron al ejército estadounidense, por lo que la defensa de la nación es un tema sensible. Si logra entrar en confianza con algún estadounidense, probablemente podrá conversar con ella sobre diversos temas, pero tenga tacto y evite entrar en discusiones que puedan herir susceptibilidades.
  • La religión es un tema fundamental para un gran número de estadounidenses. Entre los países desarrollados, EE.UU. es uno de los que la religión tienen mayor influencia: muchos mencionan que es más probable tener un presidente gay que uno ateo. Estados Unidos tiene una gran variedad de religiones y éstas suelen formar parte esencial de su identidad, por lo que siempre debe respetar las creencias de sus interlocutores.
Los resultados de la elección presidencial de 2012 suelen ser utilizados como una forma de mostrar la división del país entre los estados más liberales (votantes de Obama, en azul) y los estados más conservadores (votantes de Romney, en rojo).
  • En las últimas décadas, la polarización de Estados Unidos se ha hecho cada vez más patente. Así, han salido sectores que suelen identificarse con miradas más progresistas y liberales (poca influencia religiosa, apertura a las comunidades LGBT y a minorías raciales, voto predominantemente demócrata) en la costa oeste y el noreste, mientras las regiones centrales y del sur, el llamado cinturón bíblico, son mucho más conservadoras (alta presencia religiosa, mayores niveles de homofobia y voto republicano). Algo que en San Francisco podría ser natural, como la presencia de parejas homosexuales o la teoría de la evolución, puede generar varios problemas en pueblos del interior de Alabama. Esto no quiere decir que no exista presencia de liberales y conservadores dentro de las regiones mayoritariamente opuestas a dichas ideas. Para evitar problemas, tenga tacto al plantear temas de debate y no haga generalizaciones.
  • En general, el estadounidense suele mantener cierta distancia personal respecto a otras personas. La mayor parte de las personas suele saludarse dando la mano y sólo en casos de mayor cercanía es permisible un beso hacia una mujer. La puntualidad es altamente valorada, por lo que tenga en consideración eso al momento de agendar algún tipo de actividad.
  • Producto de la larga historia de discriminación racial y lucha por los derechos civiles de las minorías étnicas, los estadounidenses son excepcionalmente sensibles respecto a las referencias de raza y etnias. Palabras que en español pueden parecer normales, en inglés pueden ser consideradas peyorativas. En general, utilice términos como «afroamericano» (African American) para referirse a personas de raza negra, «hispánico» (Hispanic) o «latino» para descendientes de países iberoamericanos o «nativo americano» (Native American) para los pueblos originarios del país, entre otros términos.

Enlaces externos[editar]

Este artículo es una guía. Tiene información variada y de calidad, incluyendo hoteles, restaurantes, lugares de interés e información de llegada y salida. Sé valiente y ayuda a convertirlo en un artículo destacado.