37.176111-3.588056Mapa de Alhambra
Europa > Europa Occidental > España > Sur de España > Andalucía > Provincia de Granada > Granada (España) > Alhambra

Alhambra

De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alhambra
Detail Charles V palace Alhambra Granada Spain.jpg
Detalle de la parte central de la Alhambra, vista desde el Albaicín.
Ubicación
Ubicación Granada, Andalucía, Bandera de España España
Coordenadas Erioll world.svg 37.17556, -3.586945
Monumento
Construcción Principalmente en siglos XIV y XV
Declaración Patrimonio de la Humanidad
Código 314
Estilo Nazarí
Administrador Patronato de la Alhambra
Servicios
Horario Invierno: 8:30-18:00
Verano: 8:30-20:00
Precio 13 €
Reserva recomendada
Aparcamiento
Página web
http://www.alhambra-patronato.es/

La Alhambra es una ciudad-palacio que se encuentra sobre la colina de La Sabika, en el centro de la ciudad española de Granada. En ella tenía su sede el monarca y la corte del reino nazarí de Granada hasta su conquista en 1492, cuando se culminó la reconquista de la Península Ibérica por parte de los Reyes Católicos.

Ofrece un doble interés al viajero: por un lado la visita de sus palacios y jardines, que destacan entre los mejores del arte musulmán, y por otra parte las hermosas vistas de la fortificación que se pueden encontrar en los numerosos miradores de la ciudad.

Es el monumento más visitado de España con más de 2 millones de visitantes anuales.

Contexto[editar]

Ubicación[editar]

La Alhambra ocupa una colina situada en el centro de Granada. La distancia al centro administrativo y financiero de la ciudad es muy escasa, aunque la diferencia de altura es considerable. Aunque existen varias teorías sobre su nombre, la más aceptada es que proviene de la palabra árabe para «rojo», ya que la tierra de la colina en la que se asienta y de la que está hecha tiene un profundo color carmesí.

Junto a la colina donde se sitúa, La Sabika, existe otra colina sobre la que se asienta el barrio del Albaicín (en ocasiones escrito Albayzín). La disposición en dos colinas enfrentadas hace que la Alhambra mire constantemente al Albaicín y viceversa, creando un conjunto único que ha sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Entre ambas colinas se encuentra el valle del río Darro, desde donde se pueden encontrar algunas de las vistas más curiosas del monumento. La arquitectura nazarí, como gran parte del arte andalusí pero en especial en la Alhambra, alcanza un enorme grado de integración entre paisaje y construcción.

Vista desde el Albaicín, tras la Alhambra se encuentra Sierra Nevada, la cadena montañosa más alta de la Península Ibérica, que en invierno proporciona el entorno nevado que acompaña a las fotos más típicas de la Alhambra, provocando el contraste entre el arte musulmán y la nieve.

Contexto[editar]

Las primeras construcciones en la colina de la Alhambra datan del siglo IX, e incluso se sospecha de la existencia de construcciones de época romana, pero en general el poblamiento completo de la Alhambra es bastante tardío dentro del periodo de dominación árabe de la Península Ibérica. Es en 1031 cuando Granada se convierte en capital por primera vez, al trasladarse a la ciudad la monarquía de los ziríes, que dirigían la Taifa de Granada. Se asientan en el Albaicín y sólo utilizan las construcciones aisladas que existían por entonces en la Alhambra como refugio en caso de batalla, debido a las buenas condiciones defensivas que ofrece la colina de La Sabika.

En 1238 llega a la ciudad una nueva dinastía, la nazarí, cuyo primer representante es Al-Ahmar. Como sus predecesores se asienta en el Albaicín, pero ordena la construcción de las primeras partes definitivas de la Alhambra. Durante la relativa estabilidad del reino nazarí la Alhambra crece rápidamente en tamaño, aunque no como un proyecto global sino como la unión tras cada generación de nuevos palacios y jardines, alcanzando su máximo esplendor durante los reinados de Yusuf I (1333-1354) y Muhammad V (1362-1391).

La Alhambra fue el último bastión árabe que resistió a la reconquista. Los Reyes Católicos tomaron la ciudad el 2 de enero de 1492, abandonando la ciudad palatina el último rey de Granada, Boabdil, camino del exilio. La llegada de los cristianos supuso un gran revuelo para la Alhambra, se realizaron grandes trabajos de adecuación y se comenzó a construir, en 1526, el Palacio de Carlos V que actualmente ocupa gran parte de la zona central de la Alhambra.

Tras el interés inicial, la Alhambra en manos cristianas cayó poco a poco en el olvido hasta el punto de quedar abandonada. Vuelve a ser ocupada durante la Guerra de la Independencia, en la que sufre daños por parte de las tropas napoleónicas, llegando a registrarse planes para su voladura completa, sin bien finalmente tan sólo recibe la destrucción de algunos paños de muralla y zonas menores. Desde entonces la ciudad palatina pasa gradualmente desde el abandono hasta su reconocimiento como monumento emblemático. A primeros del siglo XX se reconoce el valor arquitectónico de la Alhambra y se desarrollan numerosas labores de restauración, que configuran el monumento tal y como lo podemos visitar hoy en día.

La visita[editar]

La Alhambra es un conjunto de varios palacios y jardines, cada uno de los cuales tiene una historia independiente y puede ser visitado de forma aislada. El orden en que se muestran aquí las diferentes partes de las que se compone es el que se sigue habitualmente en una visita con entrada, si bien el orden exacto puede variar entre visita y visita.

El bosque de la Alhambra[editar]

Jardines en el Carmen de los Mártires.

La Alhambra se encuentra rodeada de un pequeño bosque natural que sube por la colina. Existen tres vías de acceso principales a esta zona verde: la cuesta de los chinos, la cuesta Gomérez y el Realejo. La subida que permite ver mejor este entorno y la más utilizada probablemente sea la cuesta Gomérez, que parte de Plaza Nueva.

El bosque se compone de grandes árboles, como castaños, aunque en general disponde de una flora y fauna muy variadas. Está surcado de varios caminos tanto asfaltados como de albero, que mayoritariamente datan de época cristiana. Algunos tienen escalinatas o fuertes pendientes. A lo largo de estos caminos hay varios monumentos relacionados con la Alhambra, entre los que destaca la Puerta de las Granadas, una puerta monumental de estilo renacentista que separa la ciudad de la Alhambra, o las Torres Bermejas, unas torres defensivas desde las cuales hay muy buenas vistas de la ciudad. También se encuentran monumentos que fueron trasladados de sitio, como la Puerta de Bibrambla, expuesta junto a uno de los caminos. Desde estos paseos ya se puede apreciar el enorme juego con las canalizaciones de agua que se realiza en toda la Alhambra.

A poca distancia se encuentra el Carmen de los Mártires, un palacete con huertos reflejo de las típicas construcciones ajardinadas granadinas en época moderna, que dispone de grandes vistas a la vertiente contraria que el resto de la Alhambra.

El Generalife[editar]

Patio del palacio del Generalife.

El primer punto al que se accede desde las taquillas es el Generalife, construida entre los siglos XII y XIV. Era la residencia de verano de la corte granadina, por lo que se encuentra en la parte más alta y alejada de la ciudad. En ocasiones es entendido como un elemento aislado de la Alhambra, denominándose habitualmente el conjunto «Alhambra y Generalife».

La mayor parte de la extensión del Generalife la ocupan huertas y jardines, existiendo sólo un pequeño palacio en su interior. Además hay en el Generalife un treatro al aire libre de creciente creación, donde se realiza el festival de música y danza de la ciudad.

Los jardines son un elemento típico del legado árabe, la intención de dominio de la naturaleza y el agua impregna gran parte de la Alhambra. Estos jardines se ordenan en una distribución típica a través de numerosos pasillos, cercanos al laberinto, entre los cuales se encuentran todo tipo de flores y arbustos ordenados de diversos modos que generan un juego de colores, luces y formas que impresionan al visitante.

El palacio tiene la particularidad de ser encalado en blanco, en contraste con el carmesí típico de la Alhambra. Tiene una estructura que sorprende al visitante de inicio pero que después se repite en muchos otros palacios de la Alhambra: los espacios techados son escasos y se encuentran en los extremos de un patio longitudinal de mayor extensión en el que los jardines, el estanque y los caños de agua son los protagonistas. Los miradores y la decoración andalusí sirven de muestra de lo que se verá posteriormente en la Alhambra con mayor profusión.

Además de jardines y palacio, el Generalife dispone de numerosas huertas con cultivos de otro tipo. Es destacable el juego constante con las canalizaciones de agua, algunas de funcionamiento desconocido, que fueron realizadas hace siglos para mantener huertas, jardines y fuentes.

La Alcazaba[editar]

Murallas de la Alcazaba, con la Torre de la Vela al fondo.

Desde el Generalife se sale a la plaza principal de la Alhambra, la plaza de los Aljibes, desde la cual es habitual continuar la visita por la Alcazaba.

La Alcazaba es una ciudad amurallada, de uso militar, que cierra la Alhambra por el oeste. Fue la primera parte del conjunto que se construyó. En su muralla se encuentran algunas de las torres más relevantes de la silueta de la Alhambra. De entre las torres destaca la Torre de la Vela, la que se encuentra situada más cerca de la ciudad.

En el interior de la Alcazaba las casas que conformaban la ciudad se encuentran derruidas, pudiendo observarse el arranque de los muros. La parte más interesante de la visita a esta zona es la subida a las torres, y observar las vistas de la ciudad de Granada desde ellas. La subida a la Torre de la Vela puede no ser apta para todos los públicos, ya que es necesario subir una importante cantidad de escalones, el interior está compuesto de zonas muy angostas y el vértigo es importante.

La plaza de los Aljibes[editar]

Desde la Alcazaba se vuelve a acceder a la plaza de los Aljibes. Es una plaza situada en la parte central de la Alhambra a la que dan acceso una parte importante de los monumentos que la componen. En ella se puede encontrar un edificio de servicios, donde se encuentran los aseos y la consigna. También existen varias tiendas de recuerdos. Normalmente, la plaza es utilizada para tomar un descanso a mitad de visita.

En la plaza se encuentra la Puerta del Vino, una de las construcciones más antiguas y que destaca por ser de una arquitectura más modesta que la que adquirirían las construcciones posteriores. La plaza de los Aljibes puede accederse dando un paseo sin tener entrada.

Los palacios nazaríes[editar]

Patio de los Arrayanes con la Torre de Comares al fondo.
Patio de los Leones.

Los palacios nazaríes es un conjunto formado por el Palacio de Comares y el Palacio de los Leones. Son la parte más reciente de la parte islámica de la Alhambra, realizados en el primer tercio del siglo XIV, poco más de un siglo antes de que la ciudad fortaleza fuera conquistada por los cristianos. Son la parte más identificable de la Alhambra, donde están tomadas las imágenes más conocidas y donde se encuentran los espacios de mayor valor arquitectónico.

Se componen de una sucesión de patios, que se visitan uno tras otro. Entre patio y patio los pasillos son cortos pero con enrevesados recovecos, que impiden que las miradas traspasen de un patio a otro, algo típico de la arquitectura islámica. Estos palacios eran el centro del poder del reino de Granada, donde se alojaba la corte y se recibía a los embajadores.

La primera sala a la que se accede es el Mexuar, una sala donde se realizaban recepciones y donde se puede observar la típica decoración geométrica realizada con azulejos que cubre las paredes de la Alhambra. Desde la sala se accede al primer patio, el Cuarto Dorado, un patio pequeño y de gran sobriedad en comparación con el resto, pero de gran calidad arquitectónica debido al juego geométrico y de luces de la estancia. En el interior tan sólo hay un pequeña fuente. El pavimento es de mármol blanco y en una de las paredes se aprecian los primeros mocárabes característicos de los palacios nazaríes.

Del Cuarto Dorado se accede al principal patio del Palacio de Comares: el patio de los Arrayanes. Es un patio longitudinal con acequia flanqueadas por seto, que aúna de nuevo sobriedad y mocárabes. En un extremo del patio está la torre de Comares, y en su interior, la sala de Embajadores. Esta sala estaba dedicada a la recepción de embajadores y se encuentra profusamente decorada. Su imagen recuerda al visitante las imágenes más bellas y típicas que ha podido ver de la Alhambra, aunque obtener fotografías de su interior es complicado debido a las difíciles condiciones de luz. La exquisita decoración se une a la imagen de la ciudad a través de sus ventanas.

Del patio de los Arrayanes se accede al Patio de los Leones, probablemente el patio más conocido de la Alhambra. Con unas dimensiones menos afiladas que otros patios de la Alhambra (relación 1/3), está rodeado por una galería de columnas de mármol blanco, de Macael. La Fuente de los Leones, formada por doce leones diferentes que sostienen una taza, preside el patio. A sendos lados del patio hay dos salas de recepción, la sala de los Abencerrajes y la sala de las Dos Hermanas.

Del Patio de los Leones se pasa a una zona modificada tras la conquista cristiana, destinada al alojamiento de Carlos V.

Entradas[editar]

Edificio de taquillas y entrada al Generalife.

Entradas con hora marcada[editar]

Debido a las necesidades de conservación del monumento, el número de visitantes cada hora se encuentra limitado. Es por ello que es muy recomendable comprar entrada con antelación (en días punta, con mucha antelación) ya que una vez está cubierto el cupo de entradas no se venden más en ninguna circunstancia. La entrada normal, denominada entrada general, incluye dos indicaciones: una hora concreta de acceso a los palacios nazaríes y un periodo horario, que normalmente coincide con la mañana o por la tarde, en el que se puede acceder al resto del monumento. No se puede acceder fuera de la hora indicada, y en el caso concreto de los palacios nazaríes, es necesario acudir a su puerta de entrada (tras el Palacio de Carlos V) exactamente a la hora indicada para poder acceder (aunque generalmente se suele hacer cola unos minutos esperando a quien se haya despistado). Dado que por lo general en los viajes se tiende a ser menos cuidadoso con el reloj, un turista en la Alhambra puede llevarse desagradables sorpresas si no es suficientemente estricto con las horas marcadas en su entrada.

Tipos de entrada[editar]

Además de la entrada general existe una entrada de jardines y alcazaba. Este tipo de entrada está diseñado para permitir la entrada a las zonas que no tienen un cupo limitado a aquellas personas que se hayan quedado sin entradas generales el día de su visita. Aunque pueden comprarse sin necesidad de que se hayan agotado las generales, no se recomienda realizar esta visita si existe la posibilidad de realizar una visita completa, ya que las partes más interesantes y típicas de la Alhambra son las que se encuentran en los palacios nazaríes, sólo accesibles con entrada general.

En épocas concretas del año se establecen visitas nocturnas, limitadas en su extensión pero que son una forma diferente e interesante de ver el monumento.