Otros destinos > Espacio

Espacio

De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Viajar al espacio es, para muchos de nosotros, aún una utopía. Sin embargo, no es algo imposible para los que pueden dar rienda suelta a sus gustos más exóticos y hacer un gasto multimillonario con las pocas compañías especializadas en este tipo de viaje.

Todos los viajes se realizan desde Baikonur en Kazajistán con naves Soyuz proporcionadas por Rusia e incluye preparación y entrenamiento especial así como alojamiento en la base espacial de Baikonur.

Comprender[editar]

"La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no podemos vivir para siempre en una cuna."
— Konstantin Tsiolkovsky
La Tierra desde el espacio: ¡tú podrías estar allí!... al menos en teoría.

La idea de llegar al espacio ha rondado desde sus inicios a la humanidad, basta recordar la historia de Ícaro durante la Edad Antigua o la más moderna De la Tierra a la Luna de Julio Verne en 1865. Sin embargo, sería la Guerra Fría la que convirtió estos sueños utópicos en realidad. La Unión Soviética tomó la delantera en la carrera espacial al colocar en 1961 a Yuri Gagarin en el espacio exterior; sin embargo, serían los Estados Unidos quienes lograrían poner al primer hombre en la Luna en 1969. Cinco otras misiones alunizaron entre 1969 y 1972, pero posteriormente los viajes interespaciales se concentraron en misiones científicas en estaciones espaciales como la rusa Mir y la Estación Espacial Internacional, utilizando principalmente transbordadores.

En los últimos años, se han diseñado diversas maneras para facilitar el acceso al espacio exterior fuera de las actividades de investigación realizadas por entidades como la NASA; sin embargo, muy pocas han logrado implementarse, por lo que el turismo espacial sigue siendo muchas veces inalcanzable.

Uno de los primeros conceptos que nacen al hablar del turismo espacial es definir exactamente qué significa un "viaje al espacio". La atmósfera terrestre no posee una división clara sino más bien se diluye a medida que aumenta la distancia del centro terrestre (y, por ende, la fuerza de gravedad generada por el planeta). La Federación Aeronáutica Internacional define como vuelo espacial a cualquiera que supere los 100 kilómetros de altitud, aunque en Estados Unidos aquellos que han superado los 80 kilómetros reciben las «alas de astronauta» como condecoración. Bajo los 100 kilómetros, se consideran “vuelos suborbitales” y sobre éstos, “vuelos orbitales”; sólo las tripulaciones lunares han logrado superar la baja órbita terrestre.

Llegar[editar]

El SpaceShipOne, primer vehículo espacial tripulado de capital privado, actualmente descontinuado.
El empresario sudafricano Mark Shuttleworth como turista espacial.

Lo primero que debe tener en consideración es que, antes de viajar, debe prepararse físicamente para los diferentes cambios físicos que su cuerpo sufrirá al enfrentarse a la ausencia de gravedad. Los astronautas tienen un duro entrenamiento y una persona común tendrá que someterse a ellos antes de despegar al infinito. Existen diversos centros de entrenamiento para astronautas, especialmente en Estados Unidos (Cabo Cañaveral y Houston de NASA, y algunos privados en Mojave y Huntsville), Star City en Rusia, Baikonur en Kazajistán y Kourou en la Guayana Francesa.

Gravedad cero[editar]

Aunque técnicamente no es un viaje espacial, la sensación de estar en órbita puede ser replicada por sesiones por tiempo cercano a un minuto, utilizando vuelos parabólicos calibrados, que alternan bajas fuerzas gravitacionales en sus cimas con altas fuerzas en la base. Estos vuelos son famosos por las náuseas que provocan, siendo llamados «cometas vomitivos»; para evitar ello, los operadores comerciales suelen tener vuelos más cortos (apenas 15 parábolas) comparadas con las sesiones de investigación, que van entre 40 y 80.

Vuelos suborbitales[editar]

Aunque bajo ciertos parámetros no se considera un viaje al espacio, es sin lugar a dudas un destino único y privilegiado. La curvatura de la Tierra ya es notoria desde los 25 kilómetros de altura, por lo que sobre ésta tendrá la posibilidad de experimentar algunas de las vistas más fabulosas del planeta... o al menos en teoría. Los vuelos suborbitales tienen una bajísima frecuencia, apareciendo de vez en cuando y con precios altísimos (varias decenas o centenas de miles de dólares); si está decidido a gastar ese dineral, tenga en consideración las siguientes empresas que planean vuelos suborbitales.

  • Virgin Galactic Probablemente la más conocida de las empresas de turismo espacial. Fundada por el famoso y excéntrico Richard Branson, Virgin Galactic espera lanzar el SpaceShipTwo pronto a precios desde los $ 200,000. El vuelo llegaría a los 110 km y alcanzaría velocidades de Mach 3 en un tiempo de viaje total de 2 horas y medias (de los cuales la falta de gravedad se vivirá en apenas 6). Aunque los vuelos iniciales se esperan en Mojave, California, se espera a futuro la creación del Spaceport America en Nuevo México y desde Kiruna, Suecia.
  • Xcor Lynx Aunque ya venden pasajes a unos $ 95 000, ni siquiera han lanzado un vuelo de prueba.

Vuelos orbitales y más[editar]

Sí, los vuelos suborbitales suelan maravillosos, pero es apenas una pequeña degustación de lo que es un viaje espacial y, más allá de sus amigos, no será calificado un verdadero astronauta. El verdadero objetivo es quedar en órbita sobre la Tierra, lo que dependerá más de la velocidad que alcance que de la altitud a la que llegue (usualmente por sobre los 350 Km). Para ello, las únicas opciones reales son ser parte de la tripulación de las misiones rusas Soyuz, las chinas Shenzhou o la Estación Espacial Internacional, lo que evidentemente está fuera de alcance para la mayoría de nosotros.

  • Space Adventures, 8000 Towers Crescent Drive, Suite 1000, Vienna, Virginia (EE. UU.), +1 888-85-SPACE (77223), correo electrónico: . Es la única empresa que ha organizado viajes turísticos como parte de la tripulación de una Soyuz. Todos estos viajes parten del Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Los participantes deben además cumplir ciertos requisitos físicos para seguridad de toda la misión. ¿El costo? Puede superar los $ 30 000 000 con facilidad. Ofrecen también caminatas espaciales y viajes a la Luna, pero aún no han sido realizados (según los empresarios, esperan a un interesado en el vuelo y que esté dispuesto a pagar para desarrollar esta idea).

Conozca[editar]

Vista de la Tierra desde la órbita lunar. Aunque aún no es posible de realizar, es uno de los principales objetivos del turismo espacial a futuro.

Supongamos que, pese a todas estas dificultades, logró “llegar al espacio”. Pues, no hay mucho que pueda hacer (a menos que sea un investigador). Lo que sí puede hacer es disfrutar de algunas situaciones que son imposibles de realizar en la Tierra como el común de los mortales. Evidentemente, podrá observar la Tierra desde el espacio, oportunidad que muchos astronautas han calificado como inolvidable; en tanto, podrá observar como nadie la inmensidad del espacio exterior y sus estrellas, las que en ausencia de atmósfera, pueden ser vistas sin titilar. Aproveche la ausencia de gravedad —tanto en vuelos suborbitales como en simulaciones— para hacer algunas piruetas y acrobacias, o simplemente su experiencia será una pérdida de tiempo. Y, bueno, saque fotografías para demostrar que sí, realmente estuvo en el espacio (lleve tarjetas de memoria adicionales).

Actividades más avanzadas, como una caminata espacial, son optativas pero tienen un altísimo costo adicional (varias decenas de millones de dólares) debido al traje especial para poder realizar esto.

Comer[editar]

Evidentemente, el espacio no es un destino gastronómico. Aunque el alimento espacial ha mejorado respecto a los primeros viajes, el objetivo de éstos es ofrecer a los astronautas los nutrientes que cubran sus necesidades biológicas bajo ciertas características de microgravedad más que el gusto de éstos. Los alimentos deben ser capaces de no generar migas o gotas que puedan flotar y afectar el equipamiento de la nave.

Seguridad[editar]

La seguridad de los vuelos ha mejorado notablemente desde los inicios de la exploración espacial, donde el riesgo de la vida humana era inherente, pero sigue teniendo peligros, como atestigua el accidente del transbordador Columbia en 2003. La radiación cósmica, las altas temperaturas, micrometeoritas, errores de ingeniería, altas velocidades, combustibles súper explosivos, la falta de atmósfera y la gran altitud hacen que cualquier evento inesperado se convierta en un peligro para la vida. Por lo mismo, es indispensable que se sigan todas las precauciones indicadas por los expertos y no se intente realizar algo fuera de esto.

Es importante que el viajero tenga en consideración que muchos de estos proyectos de turismo espacial aún no se han desarrollado o apenas han tenido algunos vuelos. Si el proyecto tiene complicaciones, usted puede perder muchísimo dinero y tiempo.

Este es un artículo destacado. Es un artículo completo con mapas, fotos y mucha información de alta calidad. Si conoces que algo que ha cambiado, sé valiente y ayuda a mejorarlo.