De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Un año sabático es una pausa prolongada que algunas personas se toman en un momento de transición de la vida, como por ejemplo entre los estudios, entre el estudio y el trabajo, o entre carreras.

No es necesario que ese viaje sea precisamente de un año, por supuesto, pero un año es la duración típica de las personas que acaban de terminar la enseñanza secundaria: normalmente tienen que retrasar un año el acceso a la universidad para poder tomarse ese tiempo libre. Algunos de los mismos principios pueden aplicarse a un simple verano entre la escuela y la universidad, o a cualquier pausa prolongada "entre trabajos".

Muchos deciden tomar un año sabático y hacer backpacking.

En este artículo se analizan las opciones de viajes de larga duración de bajo presupuesto del tipo que podría interesar a un viajero de año sabático.

Preparar[editar]

La planificación previa a la salida es importante. Por mucho que planifique el viaje, puede haber casos en los que tenga que tirar toda la planificación por la ventana. Sin embargo, hay ciertas cosas que debe vigilar y planificar:

Visados[editar]

Consulte con el consulado o la embajada correspondiente de su país para saber si necesitará un visado para visitar el país de destino, especialmente durante un periodo prolongado. Algunos países tienen leyes de entrada/salida muy detalladas y complicadas, y tratan las visitas de una o dos semanas de forma muy diferente a las estancias más largas. Algunos pares de países tienen un acuerdo de visados de vacaciones por motivos de trabajo que permiten a un ciudadano de uno trabajar en el otro durante un tiempo limitado.

La base de datos de visados de la IATA, proporcionada por Delta Air Lines, es un lugar excelente para comprobar si necesita o no un visado. Las aerolíneas se basan en esa base de datos; si dice que necesitas un visado y no lo tienes, no te dejarán subir al avión. Muchas tampoco reembolsarán el boleto; consideran que los problemas de visado son tu problema, no el suyo.

La necesidad de un visado también depende de lo que vayas a hacer; aunque los turistas puedan estar exentos de visado, viajar por estudios, voluntariado o trabajo (o cualquier cosa que pueda considerarse como tal) puede requerir el visado correspondiente.

Para obtener un visado por trabajo o estudios probablemente se necesite una carta del empleador o de la institución, y posiblemente otros trámites. Los detalles varían. Estos otros tipos de visado pueden tardar varios meses en tramitarse, compruebe con tiempo.

Itinerarios[editar]

Los itinerarios son importantes para dos personas: el viajero y su familia. Algunos padres estarán más dispuestos a permitir que su hijo o hija vaya al extranjero si saben dónde estará. Un itinerario puede ser útil en caso de que ocurra una emergencia y alguien necesite ponerse en contacto con usted mientras está fuera, y ayuda a satisfacer la necesidad instintiva de los padres de saber dónde están sus hijos. Un itinerario describe la ruta del viaje o la excursión o el esquema propuesto de la misma.

Dinero[editar]

Ver también: Viaje con presupuesto

Dado que los viajeros de año sabático se van durante mucho tiempo, renunciando a sus ingresos laborales, suelen necesitar un presupuesto semanal más ajustado que el que tendrían como viajeros de vacaciones.

Si vas a viajar a una zona, comprueba el coste de la vida allí. Si es alto, probablemente querrás presupuestar con más cuidado y ahorrar algo de dinero antes de partir. Cuanto más bajo sea el coste de la vida, menos tendrás que ahorrar, pero asegúrate de tener una reserva para casos de emergencia.

Considera la posibilidad de abrir una segunda cuenta en tu país de origen y permite que tus padres o un familiar cercano tengan acceso a la cuenta. En caso de que tengas que volver a casa antes de tiempo, ellos pueden retirar dinero de la cuenta, que puede utilizarse para comprar un boleto de vuelta para ti, o al revés. Considere si tiene sentido que las cuentas sean lo más independientes posible. En algunas situaciones, como si te roban o comprometen la tarjeta del cajero automático, puede ser útil tener acceso a otra cuenta, pero esto también puede complicar demasiado las cosas. Un poco de dinero en efectivo en un lugar seguro puede ayudar en situaciones similares.

Calendario[editar]

Los viajeros de año sabático dependen menos de la gestión del tiempo. En los principales días festivos y temporadas turísticas, tanto los transportes como los locales están abarrotados y son caros. Si tiene una agenda vacía, visitar destinos turísticos fuera de temporada en días laborables le ahorrará dinero y esfuerzo.

Entrar y salir[editar]

Si tu año sabático va a implicar varias paradas en varios países y continentes diferentes, deberías mirar los numerosos boletos económicos diseñados para viajes de larga duración. Los viajeros de año sabático suelen denominarse mochileros y a menudo reciben descuentos en sus viajes. Algunos ejemplos son:

Viajar en avión

En avión[editar]

Los boletos de ida y vuelta abiertos te permiten volver a casa en cualquier momento dentro de un periodo determinado (a menudo un año, a veces seis meses, raramente 60 días.) Suelen ser más caros que los boletos de ida y vuelta con descuento normal, pero generalmente son mucho más baratos que un viaje de ida y vuelta totalmente flexible/reembolsable (o dos de ida, excepto en algunas rutas en las que existen los boletos de ida inflexibles con descuento).

Los boletos de ida y vuelta permiten regresar desde una ciudad diferente a la de entrada, y puede valer la pena ahorrarse el coste y el tiempo de volver a la ciudad de partida; las tarifas serán muy variables: en el mejor de los casos, el coste será en esencia la media de dos viajes de ida y vuelta con descuento, en el peor será comparable a dos boletos de ida. En estos casos, siempre vale la pena comprobarlo por uno mismo.

Si sus planes de viaje son más ambiciosos, los vuelos de vuelta al mundo podrían ajustarse a sus necesidades.

Algunas opciones y cuestiones:

  • La mayoría de las grandes compañías aéreas programan los vuelos con 330 días de antelación, en lugar de un año completo.
  • Aunque por lo general es posible cambiar los boletos con descuento a cambio de una tarifa para disponer de más tiempo, la mayoría de las tarifas con descuento tienen un límite de tiempo de validez (a menudo 30 o 60 días, a veces 6 meses) y superarlo suele suponer un aumento muy grande de la tarifa, además de la tarifa de cambio.
  • Otra alternativa a un boleto de ida es comprar dos boletos de vuelta y "tirar" la segunda mitad del boleto. Aunque esto es totalmente legal, viola las "condiciones de transporte" de muchas aerolíneas y puede suponer la pérdida de las millas de viajero frecuente obtenidas en la primera mitad del vuelo.
    • Esto también puede ser útil si sus planes de viaje son abiertos, pero las normas de cruce de fronteras o de visado exigen una prueba de un boleto de ida (como alternativa, busque compañías de bajo coste dentro de la región).
    • También en el caso de las compañías aéreas tradicionales, nunca hay que "tirar" o saltarse un segmento medio de un boleto sencillo sin cancelarlo formalmente, ya que un segmento que no se presente provocará la cancelación de los segmentos posteriores. Las cancelaciones por adelantado pueden estar permitidas o no, y si están permitidas a menudo requerirán el pago de una tasa de cambio o una diferencia de tarifa. Las aerolíneas de bajo coste suelen ser más flexibles en este aspecto.
  • En algunos casos, para las aerolíneas tradicionales, es más barato comprar los boletos que salen del mundo en desarrollo a la aerolínea o a la agencia de viajes local después de llegar allí, en lugar de hacerlo directamente a la aerolínea o a una agencia de viajes en casa. Esto casi nunca ocurre con las compañías de bajo coste.

En tren[editar]

Viaje en tren.

Existen boletos de tren de larga duración dirigidos a mochileros y viajeros. A veces te permiten viajar más barato que cualquier tarifa local. Algunos ejemplos son los pases Interrail y Eurail en Europa y el pase de tren Backpacker en Australia.

En barco[editar]

Una opción menos habitual es realizar un crucero con un barco propio (o como tripulante con otra persona). Para un año de viaje, esto suele significar cruzar océanos, lo que requiere una sólida habilidad y experiencia, al menos si se está al mando, y compromiso a pesar de todo. Un crucero en yate de unos pocos meses es bastante factible también a lo largo de las costas o las vías navegables interiores, con unos requisitos algo menores para usted y su barco.

En un crucero largo, probablemente querrá pasar bastante tiempo en lugares que le gusten. El puerto deportivo principal puede no ser la opción más barata, y el puerto deportivo puede tener ofertas especiales para estancias largas, al menos fuera de temporada. Hay varias formas de recortar la costa de vida con una ciudad al alcance.

Si te quedas mucho tiempo en un solo país (en el extranjero, o con bandera extranjera), comprueba las normas aduaneras, etc., ya que probablemente no quieras tener que pagar impuestos de importación. En Europa, toda la UE cuenta como un solo país a este respecto.

En coche[editar]

Si se lleva el coche, probablemente querrá poder acampar para maximizar su libertad. Como mínimo, querrá una tienda de campaña que se adapte a las condiciones locales (clima, plagas) y un hornillo de camping (para el que se pueda conseguir combustible a nivel local). Estos elementos pueden comprarse en el país o traerse.

En la mayoría de los países se aceptan coches y permisos de conducir extranjeros, por un tiempo limitado. En algunos casos, comprar un coche local y traerlo de vuelta tiene sentido, al menos si se puede aprovechar el sistema de impuestos y aranceles. También se puede comprar un coche de segunda mano a bajo precio y venderlo al salir, pero esto incluye muchas trampas, tanto para evitar los limones como para los impuestos.

Trabajo[editar]

Un viaje largo puede ser imposible de ahorrar por adelantado. A menudo, los viajeros de año sabático quieren apoyar su viaje aceptando un trabajo, a menudo de baja cualificación y/o intermitente. Por desgracia, trabajar en otros países suele requerir un visado de trabajo. Por lo general, estos visados son onerosos para los viajeros de año sabático: hay que encontrar un empleador para solicitar el visado, el visado es caro y el empleador debe demostrar que no puede contratar a alguien con tus habilidades a nivel local. El visado de trabajo estará vinculado a la duración de tu contrato con la empresa. Sin embargo, hay algunos planes de visado y de trabajo que se dirigen específicamente a quienes buscan un trabajo para apoyar su viaje.

Si eres ciudadano de determinados países, puedes trabajar en otros sin necesidad de visado:

  • los ciudadanos de un país de la Unión Europea pueden trabajar en otros países de la UE sin necesidad de visado.
  • los ciudadanos de Australia y Nueva Zelanda pueden trabajar en el otro país sin necesidad de visado.

Los viajeros de años sabáticos menores de 35 años deben estudiar la posibilidad de obtener un visado de trabajo en vacaciones que les permita ir a un país durante un determinado periodo de tiempo, a menudo 12 meses y a veces hasta 24, y trabajar de forma intermitente. La intención del visado es que trabajes para financiar tu viaje, y normalmente habrá restricciones para tu trabajo, entre ellas: no trabajar durante más de una determinada cantidad de tiempo durante el periodo del visado, no trabajar para ningún empleador durante un periodo largo, trabajar sólo en industrias específicas y, a veces, no trabajar en empleos que promuevan tu carrera.

Suelen ser acuerdos recíprocos: tu país ofrecerá visados de este tipo a los ciudadanos de otros países y esos otros países harán lo mismo contigo. Por tanto, lo mejor es consultar a los funcionarios de asuntos exteriores de tu país para ver si tienes visados recíprocos y, en caso afirmativo, con qué países.

Consulte Trabajo en el extranjero para conocer los empleadores y sectores sugeridos, Voluntariado para conocer las oportunidades de voluntariado.

Aprenda[editar]

Ver también: Estudia en el extranjero

Aprende al viajar

Una opción cada vez más popular para quienes planean un año sabático es viajar y aprender. Esta opción es especialmente popular entre los estudiantes que abandonan la escuela, ya que les permite tomarse un año libre antes de ir a la universidad, sin comprometer su educación. En muchos casos, inscribirse en un curso de año sabático en el extranjero puede mejorar las posibilidades de acceder a la educación superior en el país de origen.

Por lo general, hay que pagar una cuota de matrícula para inscribirse en estos programas educativos. Esto se debe a dos razones: en primer lugar, muchos de estos cursos son impartidos por instituciones privadas y, en segundo lugar, porque los estudiantes internacionales rara vez obtienen financiación gubernamental.

Hay varias organizaciones que ofrecen programas educativos de año sabático.

Si ya estás matriculado, puedes tener la oportunidad de estudiar un semestre o un año como estudiante de intercambio, en una institución con la que tu universidad o departamento coopera, o a través de programas multilaterales, como Erasmus. Los estudios pueden ser en una especialidad directamente relevante para tu examen o en otras materias relacionadas. Algunas universidades ofrecen paquetes de asignaturas independientes para estudiantes de intercambio, que se añaden a tu examen (como estudios sobre derechos humanos y temas relacionados, o sobre la región del país). El intercambio no suele estar dirigido a estudiantes de primer año.

Afrontar[editar]

El sueño de todo viajero es hacer un viaje largo, ya sean tres meses por Europa o un año de aventuras alrededor del mundo. Lo primero que hay que tener en cuenta al plantearse un viaje largo es que viajar puede ser un trabajo duro. Un viaje no es lo mismo que unas vacaciones y a menudo puede ser más agotador que el trabajo o los estudios que se dejan atrás. Un viaje largo puede incluir docenas de lugares nuevos o una estancia prolongada en sólo uno o dos. En cualquiera de los dos casos, habrá que hacer frente a los retos diarios que supone desenvolverse en un entorno nuevo. Cosas tan sencillas como comprar un boleto de autobús o verduras frescas en el supermercado tienen que volver a aprenderse, a menudo una y otra vez.

Antes de partir[editar]

  • Hable con otras personas que hayan realizado un viaje similar al que está planeando. Si no conoce a nadie personalmente, pruebe con cualquiera de las docenas de sitios web de viajes en línea llenos de relatos de viajes en primera persona que cubren todos los tipos de viaje posibles.
  • Planifica a lo grande y sin prisas. Lee todo lo que puedas sobre la zona que vas a visitar. Puede que haya lugares de interés que no conozcas. Un esquema de su viaje podría tener tres o cuatro puntos de destino y una variedad de formas de llegar a ellos. No querrá descubrir que el tiempo no es el que pensaba, o que la guía no es correcta, después de comprometerse a pasar 6 semanas en un lugar concreto. Algunos viajes le dejarán más margen de maniobra que otros. Los planes de viaje en Asia suelen poder hacerse día a día, mientras que los viajes de verano en Europa deben organizarse con al menos unas semanas de antelación, a menos que estés preparado para buscar habitaciones de hotel y asientos de tren.
  • Establece un calendario previo al viaje para no acabar con una lista de tareas llena en tu última semana de trabajo o escuela. Hay que tener en cuenta las visitas al médico para una revisión, las vacunas y la reposición de recetas; la compra de boletos de avión; la renovación de pasaportes y la obtención de visados y otros documentos; la comprobación de la cobertura de tu seguro en el extranjero y la compra de un seguro de viaje adicional si es necesario; y no te olvides de visitar a tus amigos y familiares.
  • Cuanto más largo sea el viaje, más ligero debe ser el equipaje. Esto puede parecer contradictorio, pero es cierto que puedes permitirte llevar una maleta pesada durante una o dos semanas, pero ¿quieres tener algo de más durante un año? Limítate a lo más básico y conoce lo que puedes y no puedes comprar en tu destino. No tiene sentido llevar 6 meses de pasta de dientes a Europa o comprar un pareo en casa para llevarlo al trópico. Si vas a visitar varios climas, intenta organizarlo de forma que visites primero los lugares más cálidos y al final los más fríos. Así podrás comprar jerséis y pantalones largos y no tendrás que cargar con ellos más de lo necesario. Otra posibilidad es visitar primero los climas fríos y luego enviar a casa las capas que no necesites, o venderlas. Una buena regla general es llevar una prenda para el día más caluroso, otra para un día normal y otra para el más frío. Asegúrate de que todo combina con todo lo demás (si eso es importante para ti), y recuerda que las capas son siempre lo mejor.
  • Prepárate para viajes incómodos. A menudo te encontrarás en un entorno ajetreado, estrecho y en clase turista, y puede ser durante muchas horas, sobre todo en los viajes largos en avión y en autobús. Si quiere llegar a su destino descansado y poder disfrutar de las vistas, pruebe con una almohada de viaje de buena calidad para apoyar la cabeza, unos tapones para los oídos para bloquear los gritos de los bebés y un cubre ojos para bloquear el sol o las luces de la cabina. Evita las almohadas baratas en forma de U de las tiendas de los aeropuertos: la cabeza se cae hacia delante y te despiertas con el cuello rígido.
  • Planifique su viaje en torno a las actividades, no sólo a los lugares de interés. Mirar todas las iglesias de París o todos los templos de Katmandú puede convertirse rápidamente en una mancha de monotonía. Actividades como la cocina, las clases de idiomas o el voluntariado pueden evitar que te conviertas en un espectador de tu propia aventura.
  • Ponte en contacto con los lugareños antes de partir. Tal vez tenga un amigo de un amigo o un estudiante extranjero de intercambio del instituto que recuerde, o simplemente haya encontrado un amigo a través de una página web de viajes; casi todo el mundo está encantado de recibir a un visitante extranjero en su ciudad. Puede ser algo tan elaborado como una estancia en casa durante unas semanas, o simplemente un café en su casa o una cena en un restaurante local.

En la carretera[editar]

  • Lleve un diario de viaje. Puede ser tan sencillo como una lista de fechas y lugares o tan complejo como un diario completo y un libro de recortes. Mirar hacia atrás en su viaje puede traerle recuerdos increíbles que, de otro modo, podrían quedar enterrados bajo las nuevas vistas y experiencias. Establezca un momento diario para escribir: el desayuno o un cóctel por la noche son buenos momentos para dar un paso atrás y reflexionar sobre todo lo que ha hecho. Si viaja solo, un diario puede ser un compañero en el que confiar o quejarse. Los diarios son también una buena forma de aconsejar a otros viajeros, anotando recomendaciones o críticas sobre hoteles, restaurantes y servicios de viaje.
  • Presupuestar tiempo y dinero para darse un capricho por el camino: vivir a duras penas para añadir una semana o un mes más al viaje puede, a veces, restarle alegría a toda la aventura. Una comida especial una vez a la semana, o una noche en el cine de vez en cuando.
  • Tómese vacaciones de su viaje -y de sus compañeros de viaje- busque caprichos locales como sauna y masajes en el sudeste asiático o aguas termales en Europa. A veces, unas pocas horas de indulgencia pueden recargar las pilas del viaje. Planifique unos días u horas a la semana en los que usted y sus compañeros de viaje puedan tener algo de tiempo a solas. Esto ayudará a garantizar que sigáis estando contentos de veros el uno al otro durante el resto del viaje. Dos personas pueden ver más que una, y así tendrán algo nuevo de lo que hablar durante la cena.
  • Varía tu estilo. Es fácil caer en la rutina en un viaje largo siempre el mismo tipo de hotel, siempre el mismo medio de transporte y pronto todos los lugares empiezan a parecer iguales. Si eres un viajero independiente, prueba a hacer una visita guiada: harás amigos y descubrirás cosas nuevas sobre los lugares que exploras. Si sueles ser un aficionado a las visitas guiadas, sal por tu cuenta durante un día o dos y encuentra aventuras fuera de los caminos trillados. Muchos viajeros compran una guía antes de partir y se adhieren a ella como a un libro sagrado. Piensa en intercambiar guías con un compañero de viaje durante un día (o para siempre). Una noche gastando un poco más o un poco menos en hoteles, restaurantes y transporte puede mostrarte una cara totalmente nueva de una ciudad. Incluso el simple hecho de ver una hora diferente del día puede hacer que los días no se junten. Los noctámbulos pueden sorprenderse de lo que ocurre al amanecer, especialmente en los mercados locales o simplemente observando el trayecto matutino desde una cafetería.
  • Crea un campamento base: elige un centro de transporte (algún lugar con muchos recursos para viajar y billetes de avión o tren baratos. Puedes utilizarlo como "casa" aunque sólo pases unos días allí. Prepara varias bolsas pequeñas diferentes para cada parque de tu viaje y guárdalas en una taquilla o en la consigna de tu "ciudad de origen". Después de cada parte del viaje, puedes pasar por allí, descansar unos días y coger otra bolsa para la siguiente parte del viaje.
  • Aprende un idioma: un viaje largo es el momento perfecto para conocer realmente una cultura y su(s) idioma(s). Incluso si piensas visitar varios países, elige uno que siempre te haya interesado y ponte como objetivo aprender todo lo que puedas.
  • Lleva tus aficiones: hacer cualquier actividad, incluso viajar, todo el tiempo puede aburrirse rápidamente. Encuentra algo que te guste y haz que sea el objetivo de tu viaje. Lleva un instrumento musical y tócalo en cada parque, aprende un juego de mesa local como el ajedrez chino y juega con una persona nueva cada día. Cualquier interés puede ser el eje de tu aventura: sigue los pasos de una figura histórica o literaria, viaja del pasado antiguo al presente observando el arte o la construcción naval o los trajes militares, aprende una nueva receta cada semana.
  • Deje la guía en la habitación del hotel: pruebe a presentarse en una ciudad nueva sin saber nada de ella. ¿Qué encontrará allí? ¿Qué sugieren los lugareños?
  • Haz algo de ejercicio. El ejercicio te ayuda a mantener el buen humor.
  • Socialice. Es más fácil conocer a otros viajeros y probablemente estarán más dispuestos a entablar amistad contigo mientras estés de paso.
  • Mantén el contacto. Ponte en contacto con la gente que tienes en casa de vez en cuando.
  • Conoce a tu compañero de viaje. Después de un largo viaje, dos grandes amigos pueden convertirse fácilmente en dos grandes enemigos, y esto hará que el viaje sea mucho más largo. Una forma de encontrar un buen compañero de viaje es elegir uno con el que te hayas peleado, de modo que lo hayas visto en su peor momento.
Esta guía es considerada útil. Tiene información suficiente para llegar y algunos lugares para comer y dormir. Un aventurero podría usar esta información. Si encuentras un error, infórmalo o sé valiente y ayuda a mejorarlo.