De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los incendios forestales son una preocupación al viajar por tierra o acampar. Si bien algunas regiones tienen un factor de riesgo más alto de incendios forestales, pueden ocurrir en muchos climas y casi todos los tipos de vegetación. Un verano muy seco, por ejemplo, también aumentará el riesgo en un lugar que de otra manera no se asocia con los incendios forestales. Si bien estos incendios pueden comenzar de forma natural, como por el impacto de un rayo, en algunas áreas los agricultores también los inician deliberadamente para despejar la tierra para el cultivo. También pueden resultar accidentalmente de fogatas, fumar, equipos eléctricos dañados y otras causas humanas no intencionales.

Tus dos objetivos son: no iniciar un incendio forestal y evitar cualquiera que se encuentre en tu área.

Clima[editar]

El clima está fuera de tu control, pero puedes reducir el riesgo de iniciar un incendio forestal o quedar atrapado en uno si sabes lo que está sucediendo.

La sequía y las tormentas eléctricas, especialmente en combinación, aumentan el riesgo de incendios. Las llamadas crossover conditions, donde la temperatura en °C excede la humedad relativa en porcentaje, o condiciones «30-30-30», donde las temperaturas superan los 30°C —90°F—, la humedad relativa cae por debajo del 30% y los vientos que azotan a más de 30 km/h —20 mph, 8 m/s— son la receta para un desastre. En estas condiciones cálidas, secas y ventosas, cualquier cosa puede quemarse con relativa facilidad.

Gran parte de Australia y la parte suroeste de los Estados Unidos contiguos en particular son conocidas por tener grandes incendios forestales cada año que causan importantes daños a la propiedad y, a menudo, también la muerte. En el sudeste asiático, los agricultores locales en Sumatra y Kalimantan, Indonesia, a menudo provocan incendios forestales para despejar la tierra para la agricultura, lo que genera una espesa neblina que cubre gran parte de Malasia, Singapur, Brunei y partes de Filipinas.

Si te encuentras en un área con incendios forestales activos o alto riesgo de incendios forestales, mira algunos noticieros por televisión o sitios web gubernamentales donde escucharás acerca de las advertencias. Consulta con tu hotel para obtener más detalles.

Prevención[editar]

«Recuerda... solo TÚ puede prevenir los incendios forestales.»

Smokey Bear

no deseas iniciar un incendio forestal. Una colilla de cigarrillo en el lugar equivocado puede causar la destrucción de vastas áreas. Un incendio forestal también puede iniciarse con algo tan simple como basura desechada incorrectamente. En algunas circunstancias, el incendio forestal puede comenzar horas después de que te fuiste.

  • Ten cuidado al fumar cigarrillos u otras cosas. Busca un método seguro para deshacerte de las cenizas y fósforos antes de encender el fuego. Además, ten preparada una gran cantidad de arena o agua para apagar el fuego antes de encenderlo.
  • Si conduces, ten en cuenta que partes de tu automóvil pueden calentarse y encender la vegetación. Si estás remolcando un remolque, asegúrate de que no haya cadenas lo suficientemente flojas como para arrastrarlas por la carretera y arrojar chispas. Detente en lugares seguros. Si tienes un extintor de incendios, verifica que esté al alcance de la mano —y controlado según lo recomendado—.
  • Los fuegos artificiales son un peligro si se usan incorrectamente o si se usan en condiciones extremadamente secas.
  • Incluso los incendios en interiores pueden ser peligrosos si las chispas salen por la chimenea.

Fogatas[editar]

Las fogatas deben estar contenidas, lejos de cualquier elemento inflamable y supervisadas constantemente.

Respeta las directivas de las autoridades. Durante la estación seca, las fogatas generalmente están prohibidas o requieren un permiso de la autoridad local de incendios. Ten mucho cuidado también con las estufas de camping, las barbacoas e incluso las estufas a leña de interiores —¿podría haber materia incandescente saliendo por la chimenea?—. Algunas regiones —como Australia— imponen una prohibición completa de todos los fuegos —ya sean fogatas, barbacoas u otros— en condiciones de sequía extrema. También existen sanciones severas, incluida la pena de cárcel por violar las prohibiciones impuestas.

Si las condiciones son seguras para una fogata, constrúyela en un pozo de fuego existente si es posible. Esto es más fácil para ti y reduce el riesgo de un incendio forestal. Enciende fogatas lejos de cualquier material inflamable como hojas, palos o carpas. Ten en cuenta el viento al elegir una ubicación. Limpia el área y rodea el pozo con piedras.

No deje las fogatas desatendidas. Al salir de un campamento, asegúrate de que el fuego esté bien y verdaderamente apagado, incluidas las brasas. Vierte lentamente agua sobre las brasas hasta que se apague y las cenizas ya no estén calientes al tacto. Revuelve las cenizas con un palo o una pala y pincha los pedazos más grandes para asegurarse de que el interior también se apague. Si el agua escasea, revuelve la arena a través de las cenizas y las brasas —no apiles simplemente una capa de arena encima—. Cualquiera que sea el método que utilices, no te vaya hasta que el fuego esté frío y apagado. Apagar una fogata puede llevar una hora o más si se trata de una fogata grande. Mantén tu mano cerca de cada parte de la fogata. Si alguna parte parece demasiado caliente para que la toques cómodamente, entonces el fuego está demasiado caliente para que puedas irte.

Riesgos[editar]

Los incendios forestales pueden ser extremadamente intensos.

Puedes quedar atrapado por un incendio forestal. Los incendios forestales pueden propagarse rápidamente si hay viento. En casos extremos, los incendios intensos pueden generar un tornado de fuego que se comporta como un tornado normal con un vórtice que absorbe los escombros. Debes estar lo más lejos posible para que tú y tus cosas no se vean afectadas.

¡No vayas a «perseguir incendios» bajo ninguna circunstancia! El incendio forestal podría cambiar de dirección o intensidad, atrapándote inesperadamente. Un vehículo en este contexto también crea una obstrucción innecesaria —y evitable— en las carreteras y senderos a los que los equipos de emergencia necesitarán acceder. No utilices drones o vehículos aéreos no tripulados para tomar fotografías o videos del incendio forestal desde el cielo, ya que eso puede obstaculizar la extinción de incendios y los bombardeos de agua.

El humo de los incendios no es saludable, incluso si te encuentras a cierta distancia. Los grandes incendios a cientos de kilómetros de distancia a veces pueden ser similares al tabaquismo pasivo, posiblemente un problema si tienes asma u otras afecciones de salud. Si puedes verlo u olerlo, entonces el humo puede afectar tu salud. Si sabes que te diriges a un área con incendios forestales, considera llevar contigo una mascarillas de respiración N95 —normal— o P100 —a prueba de aceite—. Planea tomar al menos dos por persona, por día. A diferencia de las máscaras recomendadas para la pandemia de COVID-19, las máscaras de respiración que se usan para evitar la inhalación de humo pueden tener válvulas unidireccionales que dejan salir el aire cuando exhala.

Busca ayuda[editar]

Si ves humo sospechoso, no temas llamar a las autoridades. Puede que no sea más que un inocente fuego de campamento, pero es mejor que los bomberos lo revisen, en caso de que sea el comienzo de un gran incendio forestal. Si estás de visita en otro país, averigua los números de emergencias locales antes de partir.

Después de un incendio[editar]

Una vez extinguido el fuego, un bosque quemado puede ser peligroso, ya que las raíces se han dañado. Espera hasta que el área sea declarada segura o hasta que una fuerte tormenta de viento haya derribado los árboles debilitados.

La primera gran tormenta después de un incendio forestal arrastra cenizas y otros detritos a los arroyos cercanos. La lluvia también puede causar deslizamientos de tierra en áreas que antes estaban cubiertas por pasto y vegetación.

Véase también[editar]