De Wikiviajes, la guía libre de viajes
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Emisiones de carbono por pasajero

Esta nota de viaje sobre el turismo sustentable indica cómo evitar el impacto negativo en el ecosistema mientras viajas y cómo preservar los lugares que visitas para que las futuras generaciones puedan disfrutarlas.

Comprender[editar]

Ahora nos encontramos en un punto en el que se separan dos caminos. Pero a diferencia de los caminos del conocido poema de Robert Frost, no son igual de justos. El camino que hemos recorrido durante mucho tiempo es aparentemente fácil, una supercarretera lisa por la que avanzamos a gran velocidad, pero al final está el desastre. La otra bifurcación del camino —la menos transitada— nos ofrece la última, la única oportunidad de llegar a un destino que asegure la conservación de la tierra.

Rachel Carson, Silent Spring

Viajar puede ser divertido y amplía el horizonte. Ver un lugar en la televisión es una cosa, pero estar allí en persona puede dar una visión más profunda y una comprensión que va más allá de los prejuicios y los clichés. Para otros, viajar es una necesidad, ya sea por negocios, para visitar a los amigos y a la familia o por otras muchas razones. Sin embargo, los viajes también pueden ser perjudiciales para el entorno natural de los lugares a los que se viaja, así como (sobre todo por las emisiones de CO2 que no conocen fronteras) para el mundo en general. Cualquier viajero responsable debe querer asegurarse de que las generaciones futuras puedan disfrutar del mundo de la misma manera que ellos lo hicieron y, por lo tanto, todo el mundo debería contribuir a preservar los lugares históricos y a reducir el daño a la naturaleza. Cosas obvias como apagar la luz al salir de una habitación probablemente no tengan que mencionarse aquí, pero hay algunas otras cosas que deberías tener en cuenta.

Preparación[editar]

Antes de salir, desenchufa todos los aparatos electrónicos que no tengan que seguir funcionando. Esto no sólo ahorra dinero y electricidad, sino que también elimina el riesgo de que un rayo destruya tus electrodomésticos, el televisor o similares. Si puedes y es factible, desconecta la electricidad por completo. Cuando salgas de casa durante un periodo largo de tiempo, consume tus alimentos congelados y refrigerados, así no tendrás que mantener la nevera enchufada, ahorrando dinero y electricidad. Además, los alimentos refrigerados o congelados se estropean al cabo de un tiempo, por lo que consumirlos antes de salir es la mejor manera de asegurarse de que esto no ocurra. Cierra el suministro principal de agua y vacía las tuberías: así no se congelarán y las fugas no inundarán tu casa. Dependiendo de cómo funcione tu sistema de calefacción y agua caliente, puede que quieras desconectarlo por completo, pero ten cuidado de que las heladas bajo cero no puedan dañar tu casa ni nada de lo que hay en ella.

Llegar[editar]

El Royal Clipper Karibik puede usar la energia salina lo que reduce la polución

Como regla: No tome un vuelo, si realmente no lo necesita. En muchos casos los vuelos son el medio de transporte menos amigable con el ambiente. Además, volar de un lugar a otro es la forma más segura de perderse todo lo interesante que hay entre medias.

¿Y realmente hace falta irse tan lejos para experimentar algo nuevo? Explorar los lugares cercanos a casa también puede ser muy interesante.

Si quiere ir lejos, no vaya a menudo, pero prepárese bien y quédese más tiempo. Si viajas por tu trabajo o por motivos similares, aprovecha para quedarte de vacaciones antes o después, en lugar de hacer siempre viajes separados para ello.

Desplazarse[editar]

No podemos resolver una crisis sin tratarla como tal... si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, entonces... deberíamos cambiar el propio sistema.

Greta Thunberg

Caminar, ciclismo, viajes en tren (incluido el ferrocarril urbano) y los viajes en autobús minimizan las emisiones por distancia y por pasajero. Los trenes eléctricos son casi siempre menos ruidosos y emiten menos contaminación. Cuando tenga que viajar en coche, considere la posibilidad de compartir viajes, o los vehículos de bajas emisiones. Mientras que la mayoría de las regiones pobladas de Europa y Asia Oriental tienen un gran transporte público, viajar por Estados Unidos sin coche]] es más complicado. No vueles a menos que no haya absolutamente ninguna alternativa (por ejemplo, barco o transporte ferroviario). La Aviación general tiene una enorme huella medioambiental. En ocasiones, los aviones pueden consumir menos combustible por persona que un coche con una sola persona dentro, pero ambos son muy ineficientes.

El ciclismo es una forma eficiente de desplazarse en términos de energía usada por pasajero/kilómetro (sí, esto incluye caminar). Si te sientes cómodo en una bicicleta y el entorno local te lo permite, la bicicleta es una forma magnífica de ver zonas urbanas y rurales. Una gran ventaja de la bicicleta es que es lo suficientemente lenta como para permitirte ver los paisajes que atraviesan, pero lo suficientemente rápida como para permitirte recorrer grandes distancias. Si algo te interesa, encontrar "aparcamiento" para una bici no suele ser un gran problema.

Evita los taxis si hay transporte público. En la mayoría de las ciudades europeas y en muchas asiáticas hay líneas de transporte público que funcionan durante toda la noche. Aunque un taxi gasta menos recursos de fabricación y espacio de aparcamiento que un coche privado, sigue compartiendo sus otros inconvenientes. Aunque el negocio del taxi en algunos países (como Suecia) es uno de los primeros en adoptar los combustibles ecológicos, incluso un taxi de este tipo es mucho menos eficiente que el tranvía, y la mayoría de los taxis funcionan con gasolina. Busca el camino de vuelta a tu hotel/hostal antes de salir para evitar tener que averiguarlo por la noche (o tener que encontrar un taxi). Si su dispositivo móvil funciona en la red local o está seguro de tener Wi-Fi, descargue la aplicación de transporte público local para comprobar las paradas. Muchas de esas aplicaciones ofrecen incluso actualizaciones en tiempo real.

Estar atascado en un congestionamiento no solamente es aburrido, es malo para el medio ambiente.

El tráfico urbano es una de las formas más ineficientes (y a menudo desagradables) de desplazarse. El consumo de combustible de todos los coches aumenta en los entornos urbanos, ya que se desperdicia mucha energía en los repetidos ciclos de frenado-aceleración (incluso en el caso de los híbridos y los coches eléctricos que disponen de frenado regenerativo). También contribuyes a la congestión, que a su vez tiene efectos sobre el combustible y el uso del suelo. Otros medios de transporte no sólo pueden ahorrar el medio ambiente, sino también tiempo y dinero.

También cuando se conduce en carretera, el motor es más eficiente cuando trabaja de forma constante. Evite los adelantamientos innecesarios y conducir cerca del vehículo que le precede. Elija días y horas del día en los que el tráfico sea razonablemente ligero y tómese un descanso cuando el resto del tráfico le ponga nervioso.

Al navegar, es preferible utilizar embarcaciones eficientes. Las embarcaciones lentas, de "velocidad de casco", suelen consumir mucho menos combustible que las lanchas rápidas, al menos cuando no circulan cerca de la velocidad máxima (cuidado con las olas: provocarlas es lo que consume energía) - y, por supuesto, nada supera a la navegación a vela, a remo o a remo en términos de fuerza motriz "verde".

Cuando no se disponga de una buena infraestructura, considere los principios de acampada sin dejar rastro. Los principios de no provocar la erosión también son válidos cuando la infraestructura es buena.

Ver[editar]

Investigue su destino de antemano: algunos lugares (tanto sitios naturales como estructuras humanas) no pueden soportar el estrés actual del número de visitantes, lo que hace que los escalones se desmoronen o la flora sea pisoteada. Considere la posibilidad de evitar la visita a esos lugares. A menudo hay alternativas igualmente agradables y menos conocidas.

Una vez en el destino, y esto debería ser evidente, ver significa sólo eso: ver. No te lleves nada de un lugar que no debas. "¿Qué tiene de malo llevarse una pequeña piedra o flor?", te preguntarás; multiplícalo por un par de miles o incluso millones y tendrás la respuesta. Esto es especialmente cierto en el caso de los ecosistemas vulnerables, como las regiones árticas y subárticas, donde las plantas pueden tardar siglos en crecer un par de centímetros, o los arrecifes de coral, donde el golpe de una aleta de natación puede causar daños. La fotografía de viajes puede realizarse con la cámara integrada en el teléfono móvil. Si tus ambiciones requieren una mayor calidad, lee nuestra guía sobre ese tema. En general, nunca debes fotografiar a las personas sin su consentimiento expreso y respetar todas las prohibiciones locales sobre la toma de fotografías. Las cámaras de usar y tirar producen peor calidad que las de los teléfonos móviles y deben evitarse.

El uso de animales vivos como entretenimiento turístico puede ser perjudicial, ya que los animales que actúan a veces se mantienen en cautividad en condiciones insalubres o miserables. Incluso en su hábitat natural, las ballenas y los delfines pueden huir de los barcos llenos de turistas de la misma manera que huyen de los depredadores, interrumpiendo la alimentación o la actividad normal. Es mejor ver la fauna salvaje a una distancia respetuosa.

Hacer[editar]

La fauna puede intentar comer basura incorrectamente desechada.

Llévate toda la basura o tírala en los contenedores previstos (si los hay). Si es posible, evite en primer lugar el exceso de envases. Incluso los residuos aparentemente "naturales", como las cáscaras de plátano o las colillas, pueden tardar décadas en descomponerse y causar un gran daño a los ecosistemas. Por no hablar del hedor y la fea visión de los residuos biológicos en lenta descomposición.

Desgraciadamente, muchas atracciones y actividades te bombardean con toneladas de folletos, publicidad y demás cuando lo único que querías era una entrada. Si puedes, declínalos amablemente y, si tienes una "entrada online", imprime sólo lo que realmente necesites (lee la letra pequeña, las normas difieren mucho, desde "aceptamos el código QR en una pantalla que podamos escanear" hasta "imprime las quince páginas y ten a mano un documento de identidad con foto o te trataremos como si no tuvieras ninguna entrada"). Si hay folletos o mapas de, por ejemplo, un museo o un parque en la entrada, procura mantenerlos en perfecto estado para poder devolverlos al salir. No lleves más de uno para tu grupo e intenta utilizar alternativas digitales en lugar de papel cuando sea posible.

El esquí en algunas zonas puede dañar los árboles, lo que a su vez expone el suelo a una erosión (a menudo catastrófica). Si el esquí no está permitido en algún lugar, suele haber muy buenas razones para ello. Lo mismo ocurre con muchos otros deportes y con la conducción de vehículos a motor en el terreno.

Comer[editar]

La comida local debería primar sobre la importada. El objetivo de viajar es conocer otras culturas, así que salga de su zona de confort y pruebe la comida local, preparada por los lugareños en un restaurante propiedad de los lugareños. Si no puedes vivir sin un determinado producto de "tu país", llévalo contigo en tu viaje o intenta encontrar un sustituto local. Ahorrarás dinero y reducirás el daño causado por las importaciones. Si te jubilas en el extranjero y ves que no soportas la comida local, deberías preguntarte si tu nuevo hogar es el adecuado para ti después de todo.

En algunos países se ofrecen alimentos "novedosos" que suelen incluir especies en peligro de extinción; ejemplos de ello son las tortugas y sus huevos, las aletas de tiburón, la carne de ballena y varios tipos de monos. Investiga de antemano para evitar esos alimentos y, por otro lado, para saber qué platos locales puedes comer sin problemas.

En general, la comida servida en platos de cerámica con tenedores y cuchillos de verdad es mejor para el medio ambiente que la misma comida servida en platos de usar y tirar o en envoltorios desechables. Tenga especial cuidado cuando se trate de restaurantes asiáticos, ya que suelen utilizar palillos desechables. Quédate con un par con el que te sientas cómodo y deja los que te proporcionen sin abrir, para que los pueda utilizar el siguiente cliente.

Si tienes algunos utensilios, puedes preparar tus propios aperitivos con lo que compres en el mercado (o en el supermercado), sin recurrir a cosas ya empaquetadas con un extenso envoltorio. Aunque un restaurante local o un racimo de plátanos puede ser la mejor alternativa, no siempre tienes (o quieres) esa opción. Si necesitas cuencos o cucharas prescindibles (porque no hay agua para lavar los platos, o lo que sea), puedes lavar los envases adecuados y las cucharas prescindibles de cuando no puedas evitarlo, y tirarlos sólo después de su uso posterior.

Beber[editar]

Una máquina expendedora de botellas a la inversa que toma las botellas y devuelve el depósito.

Si el agua del grifo no es apta para el consumo, prueba a comprar agua embotellada en mayores cantidades. No sólo ahorrarás (normalmente) dinero, sino que también se dañará menos el medio ambiente por el envasado y el transporte. Si quieres reducir el peso que llevas, deja el recipiente grande en el hotel y llévate una botella más pequeña que rellenarás una vez que estés en tu habitación. Ten en cuenta que la gente tiende a sudar -y a beber- más en climas cálidos y húmedos, especialmente cuando no está acostumbrada. Si viajas a un país de renta alta, el agua del grifo puede ser más segura que el agua embotellada, a pesar de lo que la publicidad te haya hecho creer. El artículo sobre el agua explica los detalles.

Las bebidas alcohólicas locales suelen ser más baratas y mejores que las importadas. Cuando estés en Kentucky bebe whisky local en lugar de vodka importado, cuando estés en Nicaragua bebe ron local en lugar de vino que ha tenido que recorrer medio mundo para llegar a tu mesa. Naturalmente, lo mismo ocurre con los bebidas no alcohólicas.

Dormir[editar]

Una sartén para el fuego es una herramienta sencilla que mantiene los residuos de la hoguera al mínimo.

Considere qué nivel es necesario para usted. Los hoteles de cinco estrellas en un entorno menos desarrollado suelen necesitar muchos recursos y pueden tener un gran impacto en la naturaleza local. También es más probable que importen (casi) todo, dejando mucho menos dinero en la economía local que los alojamientos más modestos o de propiedad local. Cuando estés en la naturaleza, intenta respetar las normas de acampada sin dejar rastro. Acampar también puede ser una forma de alojamiento respetuosa con el medio ambiente, incluso si visitas una gran ciudad; busca de antemano si hay un camping accesible en transporte público en las afueras de la ciudad.

Si tu hotel te lo permite, seca y reutiliza tu toalla siempre que te sientas cómodo con ella. Esto puede requerir cierta insistencia firme pero educada en algunos lugares, pero incluso utilizar la misma toalla dos veces en lugar de una reduce la necesidad de lavar toallas en un 50%.

Cuando se viaja a lugares en los que la electricidad no está centralizada (destinos muy remotos y algunos países del tercer mundo en general), hay que preferir los hoteles con paneles solares en el tejado a los que tienen un generador de gasoil. No sólo son mucho más limpios desde el punto de vista medioambiental, sino que los paneles solares son silenciosos mientras que un generador no lo es, por lo que tendrá mejores noches y días más luminosos en un hotel con electricidad de reserva basada en la energía solar.

Flora y fauna[editar]

¿Sabías qué...

en el Parque nacional Elefante Addo en Sudáfrica los escarabajos peloteros tienen derecho de paso. Si ves uno cruzando la carretera delante de ti, estás obligado a parar y esperar a que pase?


Si alguna vez ha tenido que rellenar una declaración de aduanas o de inmigración en países como Estados Unidos, es posible que se haya tropezado con preguntas relativas a las visitas a granjas o al contacto con tierra fresca. Esto tiene una razón muy seria: Las semillas y las enfermedades de las plantas de todo tipo pueden transportarse fácilmente en los recovecos de las botas de montaña. Como algunas especies invasoras o enfermedades de las plantas pueden tener consecuencias devastadoras (un hongo transmitido por el suelo ha exterminado casi por completo la variedad de plátanos Gros Michel, antes dominante, y algo similar podría ocurrir pronto con la Cavendish, ahora dominante), deberías evitar llevarlas bajo tus pies. Así que limpie sus botas tan a fondo como pueda, especialmente cuando esté a punto de subir a un vehículo de algún tipo que le llevará a usted (y a sus botas) a cientos de kilómetros de distancia a alguna región no afectada por lo que sea que haya en sus suelas.

Aunque una cierta cantidad de incendios forestales son saludables o incluso "naturales" en ciertos climas, los humanos son tanto la causa principal como lo único que puede evitar los incendios forestales más peligrosos y destructivos. Todos los años, los incendios consumen cantidades incalculables de propiedades valiosas, así como bosques naturales, y a veces los incendios forestales incluso se cobran vidas humanas. No fume en el bosque durante los meses secos: Las colillas son una causa común de los incendios forestales, y las cerillas tiradas demasiado pronto también son un riesgo. En determinadas circunstancias, incluso un trozo de vidrio puede convertirse en un objetivo y provocar así un incendio forestal. En resumen: no tires basura. Si haces una hoguera, asegúrate de que las normas locales lo permiten en el tiempo y lugar que pretendes, y mantén las normas de seguridad contra incendios descritas en el artículo. Tenga en cuenta también el viejo dicho "Cuanto más grande es el tonto, más grande es el fuego".

Viajar a países en vías de desarrollo implica acercarse a la fauna local, incluso si te alojas en un hotel de gama media en una gran ciudad. Si no puedes soportar la idea de que haya salamanquesas o arañas en tu vivienda, quizá esos lugares no sean para ti. Que conste que ambas son (en su mayor parte) inofensivas para el ser humano y mantienen a raya a los animales más peligrosos que existen: los mosquitos. Cuando se trata de controlar plagas, hay que recurrir a los métodos menos dañinos. El DDT está descartado, pero telas tratadas con permetrina o un repelente que contenga DEET no deberían hacer demasiado daño. Deja vivir a los animales que no conoces (a menos que sean una amenaza inmediata para la vida y la integridad física), porque muchos de ellos están amenazados y protegidos por la legislación local. Utiliza mosquiteras alrededor de tu cama para mantener al mínimo el riesgo de enfermedades tropicales como la Malaria.

Comprar[editar]

Ten cuidado con lo que compras y adquiere productos locales siempre que sea posible. El souvenir hortera que compras en el aeropuerto por veinte dólares puede estar disponible en el mercado local por cinco, y así habrá más dinero que irá a parar a la gente de a pie en lugar de que algún funcionario corrupto se lleve su parte. Una cantidad sorprendentemente grande de recuerdos auténticos se fabrican en China (incluso en los lugares más alejados de China), que no es lo que quieres a menos que realmente estés en China, e incluso entonces, puede haber una gran diferencia entre la basura de usar y tirar y las cosas que realmente te gustaría tener en tu chimenea.

Sin embargo, ser respetuoso con el medio ambiente comprando productos locales no significa que los productos fabricados con especies raras o "exóticas" estén bien, sino todo lo contrario. Además de que a menudo son ilegales según la legislación local, usted incentiva la caza, la recolección insostenible e incluso la posible extinción de esos organismos y, como muchos de ellos están protegidos por acuerdos internacionales como la CITES o prohibidos por la legislación de su país de origen, es probable que sean confiscados por las aduanas y que le caiga una fuerte multa o incluso una pena de prisión.

Cuestiones económicas[editar]

El turismo puede ser a la vez una bendición y una ruina para la economía local. Por un lado, los dólares de los turistas pueden sacar a las comunidades rurales de la pobreza y de la dependencia de las cosechas variables o de los altibajos de los precios del mercado mundial para los cultivos comerciales. Por otro lado, los turistas que dejan muchas propinas pueden distorsionar gravemente los salarios locales, y si un camarero de un bar de copas puede ganar más en propinas en una buena noche que un médico en un mes, los jóvenes se preguntarán si deberían estudiar para ser médicos en primer lugar.

Por otra parte, cuanto más "desarrollada" esté la infraestructura turística de un lugar, más dinero acabará en manos de los inversores multinacionales, y los lugareños obtendrán trabajos sorprendentemente mal pagados en complejos turísticos de lujo y con todo incluido, si es que los hay. No todas las inversiones extranjeras en turismo son malas, y los inversores suelen tener un interés genuino a largo plazo en mantener intactas la naturaleza y la cultura del lugar en el que invierten y en que los turistas vengan, pero la mayoría de las veces, los complejos hoteleros sin alma construidos sin tener en cuenta la arquitectura local destruyen la sensación de "lugar exótico y auténtico" que intentan vender a los turistas.

A menudo (no siempre) la línea divisoria está entre hablar el idioma local y no hablarlo. Si estás en una instalación turística donde todo el mundo habla tu idioma y no tienes contacto con los lugareños más allá de la barra de cócteles, es poco probable que percibas los problemas inherentes al turismo de masas. Si, por el contrario, se aloja en una pequeña casa de huéspedes donde habla a diario con el propietario (local) y realiza una excursión con un guía local que intenta llegar a fin de mes, es probable que su viaje sea más gratificante para usted y mejor para la economía local.

Emisiones de CO2[editar]

Grupo de mujeres caminando juntas en el Parque del Templo del Cielo en Pekín. La mujer de la izquierda lleva una mascarilla quirúrgica contra la lectura de más de 300 de AQI de ese día

Los viajes, o los transportes en general es una de las grandes fuentes de emisión de carbono en el mundo (26% del CO2 mundial en 2004

Consumo de combustible por 100 kilómetros por persona
Caminar N/A
Autobús 1.0 litro (0.26 U.S. gal)
Tren 2.0 litros (0.53 U.S. gal)
Automóvil 6.4 litros (1.7 U.S. gal)
Avión 9.1 litros (2.4 U.S. gal)
Fuente: WWF y Deutsche Bahn. Las emisiones varían mucho en función de los detalles del viaje, especialmente el porcentaje de asientos (no) ocupados. En el caso del transporte público, utilizar un servicio menos popular que funcione de todos modos no causará emisiones adicionales.

Si eliges un modo de transporte diferente, puedes modificar tu contribución de CO2 de forma significativa. Según un análisis de la Union of Concerned Scientists, los autobuses, trenes y transbordadores son casi siempre menos perjudiciales para el medio ambiente que los aviones o los coches. La cantidad de gases de efecto invernadero emitidos depende de la distancia recorrida y del número de personas que viajen en el mismo vehículo, así como del combustible utilizado y de la forma de generar la electricidad, un factor importante en el caso de los vehículos eléctricos.

La Union of Concerned Scientists elaboró una serie de consejos para los viajeros en Estados Unidos basados en su análisis.

Caminar y montar en bicicleta son las opciones más ecológicas. Una pareja que viaje en autobús generará casi un 50% menos de emisiones de gases de efecto invernadero que si condujera un coche híbrido de bajo consumo. En el otro extremo del espectro están los grandes todoterrenos y los vuelos en primera clase, sobre todo de la aviación general, que suelen ser los más contaminantes. Un pasajero que ocupe un asiento de primera clase es responsable del doble de contaminación por dióxido de carbono que uno que ocupe un asiento estándar de clase turista. Un SUV grande e ineficiente emite casi cuatro veces más gases de efecto invernadero que un híbrido altamente eficiente como un Toyota Prius. Si no hay híbridos disponibles, los viajeros deberían considerar un coche convencional eficiente, que reducirá la contaminación y los costes de combustible. Muchas agencias de alquiler de coches ofrecen ahora tanto vehículos convencionales eficientes como híbridos poco contaminantes. Hay que tener en cuenta el tipo de viaje que se va a realizar, ya que los híbridos tienen poca ventaja cuando se puede mantener una velocidad constante, pero pueden minimizar las pérdidas por frenar y acelerar constantemente en una zona urbana.

Para las parejas y los viajeros en solitario, un viaje en avión sin escalas casi siempre supera a un coche promedio. A menudo se da por sentado que el avión es la peor opción para viajar en vacaciones, pero la contaminación del automóvil puede acumularse, especialmente cuando los vacacionistas conducen largas distancias o viajan con pocos pasajeros. Si se viaja solo o con otra persona, suele ser mejor volar directamente en clase turista que ponerse al volante. Esto es especialmente cierto para los viajes de más de 800 kilómetros.

Además, los vacacionistas deben programar su viaje con prudencia. Estar sentado en el tráfico consume gasolina, lo que significa que se emiten más gases de efecto invernadero. Modificar los horarios de las vacaciones para evitar los periodos de máxima afluencia puede ahorrar a los consumidores tiempo y dinero, y reducir la contaminación. El punto óptimo para un coche sedán moderno suele estar en torno a los 90 km/h, lo que proporciona el mayor número de kilómetros por litro de combustible. Suele ser más bajo para un todoterreno. Si se deja un tiempo extra para el viaje, se pueden reducir los costes de combustible y las emisiones de carbono.

Véase también[editar]